Inundaciones en el sureste     
 
 Informaciones.    27/10/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INUNDACIONES EN EL SURESTE

TRAS los primeros, días de angustia, dolor y desesperación por la pérdida de seres queridos, viviendas, cosechas, animales y propiedades, los habitantes del sureste español han comenzado la ardua tarea, de reconstruir los pueblos de Almería, Granada y Murcia, terriblemente castigadas con las inundaciones del pasado fin de semana, catástrofe que ha causado casi 300 muertos, ha destrozado cosechas y arrasado viviendas, ocasionando daños calculados en varíes miles de millones de pesetas.

El Gobierno y el pueblo español se han volcado sobre el lugar de la catástrofe: los Principes de España visitaron los pueblos más dañados de las tres provincias, alentando a los damnificados a conservar su moral. Los ministros de Comercio, Vivienda, Relaciones Sindicales y Agricultura acudieron a los lugares siniestrados con el fin de organizar de inmediato la reconstrucción y la reparación de los daños causados. El Comité Ejecutivo Sindical ha pedido ayuda para el sureste español y ha elevado al Gobierno la solicitud de medidas de apoyo para personas y cosas dañadas en Jas zonas afectadas. La Junta de gobierno del Consorcio de Compensación de Seguros —organismo dependiente del Ministerio de Hacienda— ha acordado compensar los daños causados por las inundaciones por medio, de diversas indemnizaciones a los damnificados. Junto a este interés de] Gobierno, el pueblo español ha volcado su ayuda a través de envíos de ropas, medicinas y enseres a la zona siniestrada.

Los mensajes de condolencia por los trágicos sucesos han llegado de todo el mundo, expresando el dolor y la solidaridad con la población siniestrada. Entre ellos figuran el del Rey de Bélgica, el del Presidente de la República italiana, Presidente de la Confederación Helvética, Presidente de la República francesa, Presidente del Líbano y secretario general de las Naciones Unidas.

El Consejo de ministros, por su parte, ha aprobado una serie de medidas oportunas para atender a la situación de las zonas aféctalas, que van desde la suspensión de la exención de tribuios pendientes hasta la concesión de un crédito oficial excepcional de 2.000 millones de pesetas.

 

< Volver