Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Hablando de regresos     
 
 Ya.    13/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

BOLETÍN DE URGENCIAS

HABLANDO DE REGRESOS

ATENCIÓN a la Universidad. Las aguas han subido -en exceso y es posible que se desborden antes de que los exámenes se hayan cumplido. La simpatía natural que despierta la situación de los profesores no numerarios—tos populares P´NN—se puede convertir en repulsa por el olvido fundamenta] de su condición de profesores por encima de todo. Se preguntan ¡os estudiantes si tendrán que sacrificar iños y años, cursos y cursos, en apoyo de las reivindicaciones, algunas de ellas nada claras, de sus profesores no numerarios. Y se preguntan los padres hasta cuándo van a estar subvencionando—dentro d-e lo qu-e cabe—un pulso de años entre los •profesores de sus hijos y la Administración. Ojo, pues, a la Universidad. Pompidou, joncra el criterio de De Gaulle. pudrió la revolución de mayo de 1968 provocando la antipatía de los ciudadanos, que en las primeras semanas estaban del lado de los estudiantes. No vaya a pasar aquí lo mismo, sin Pompidou y sin De Gaulle.

Ya viene

DOLORES Ibarruri. alias "La Pasionaria", ya tiene pasaporte español y de un momento a otro tenará residencia en Madrid. Dolores—ahora dicen que ni siquiera se llama Dolores—, que ha pasado por todos los estadios de la dictadura del proletariado en la Unión Soviética, va a pasar ahora por la dictadura da Ja legalidad en España, Aseguran fuentes no demasiado seguras que va a establecer su morada—y su curioso dormitorio—en la Ciudad de los Periodistas. Eso se llama llevar la información a casa. Al fin y al cabo, fue redactara de "Mundo Obrero" y, según ella, todavía se gana la vida en la URSS con sus colaboraciones.

No se trata ahora de hacer radiografía de este espléndido ejemplar político. A los ochenta y dos años, la proyección de futuro arranca de la ejemplaridad del pasado. Y hay ejemplarídades que mueren muy pronto. Tal vez la de "La Pasionaria" sea una de ésas, y lo poco que se pueda aprender de ella sea la sumisión, Ella la ha practicado generosamente en sus langas décadas de vida en la Unión Soviética.

Petición de voto

DON Carlos Arias, ex presidente del Gobierno, ha salido de nuevo a la palestra de la prensa diaria para justificar —si falta hiciera—su presentación como candidato de Alianza Popular para ei Senado. Su comentario, sereno, razonado, termina con un párrafo que nos recuerda sus apariciones «n televisión cuando era jefe del Gobierno: "Por amor a España y en servicio al Rey he preseata-do mi candidatura al Senado y os pido vuestro voto. Yo he cumplido con mi deber. Ahora tenéis vosotros la palabra."

La imagen de don Carlos Arias tuvo que ser por fuerza, contradictoria. De hecho enoai--nafoa la vieja aspiración del régimen de Franco d-e su;ederse por medio d-e las instituciones. Cometió, seguramente, el prior de pensar que el régimen de participación que necesariamente debía suceder al de adhesión pasaba por las mismas coordenadas de sumisión total a los dictados del Gobierno. Acaso su reaparición en el terreno de la política venga precedida de un sereno propósito de enmienda. Si no es asi, su reentrada en la política supondría una equivocación total acerca del contexto en que s€ mueven hoy los españoles.

Luis BLANCO VILA

 

< Volver