Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Penosa excepción     
 
 Ya.    14/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PENOSA EXCEPCIÓN

. ""PENDREMOS que resignarnos a ver cómo es deteriora el clima social en el País Vasco? Precisamente ahora, cuando más necesario resulta mantener loe nervios, una parte de la población de aquellas provincias, sensibilizada por un tema ciertamente humano—la amnistía—, engañada—no retiro el adjetivo—por unos señuelos políticos que nada tienen que ver con las posibilidades reales del paíe, ha cometido, está cometiendo, el tremendo error de hacer el juego a quienes buscan todo menos el interés de los que ahora mismo loe están secundando.

Bochorno nacional

DESDE fuera del País. Vasco, después de reconocer una vea más el cúmulo de errores cometidos por un régimen que no entendió nunca el problema. vasco, después -incluso de coincidir en que el tema de la amnistía no ha tenido-—sobre todo en el aspecto temporal—el tratamiento políticamente más adecuado, no podemos por menos de lamentarnos de que la casi uniforme paz de España ee vea rota de forma tan violenta y, lo que es más grave, los vínculos del País Vasco con su entraña natural—España—se vean cada vez más deteriorados. Depde una perspectiva tan provinciana como pude ser 1a que ofrece Bilbao o San Sebastián para otros temas, desde aquí la sensación que tengo es la.de bochorno. El País Vasco,, tan singular por tantas cosas dentro de la misma singularidad del solar ibérico, está cometiendo un error tremendo al consentir tamaños desafueros, promovidos, con frecuencia, por gentes que nada tienen que ver con los vascos. La singularidad en la algarada, en el terrorismo, en el claro desprecio de las fuerzas del orden, no es precisamente adorno que llevarse a su escudo de nobleza, sino un auténtico baldón. Lo digo con el sentimiento de quien, por lazos familiares, tiene también arraigo ti e años en aquellas tierras.

Dinero a ios partidos

DESDE ayer mismg, loe bancos tienen un aval con que poder prestar dinero a loe partidos políticos de cara a la campaña electoral. El aval lleva la firma, nada menos, del Consejo de Ministros, que abre registro de garantías para que, a su debido tiempo, cuando los votos hagan contable el dinero de la Hacienda Pública, puedan rescatar los préstamos efectuados. Nada menos que por real de-creo, el Gobierno garantiza la seriedad de los partidos legalizados y se compromete, dentro de los términos de la ley electoral, a salir fiador de los mismos. Dando incluso una cierta prioridad a la hora de devolver los préstamos.

No sé si se puede sacar alguna conclusión de todo ello. Yo, al menos, sacaría una: la seriedad con que se ve la participación directa "del ciudadano en los nuevos rumbos del país, el clima de confianza con que, en las más altas instancias, se ve, la aportación de los partidos a la nueva etapa.

Ir y venir

SIN intentar que la coincidencia vaya más allá de lo que se merece, doe mujeres centran hoy la atención pública en este ir y venir de la política, tan movida la pobre en los últimos meses. Doña Carmen Diez de Rivera abandona la jefatura de-1 gabinete del presidente del Gobierno; doña Dolores, "La Pasionaria", abandona la confortable situación de monstruo-sagrado del comunismo Internacional—con hibernación de años en Moscú—para trasladar su tienda a Madrid, lo cual, seguramente, equivale a su desmitíficación.

Los. dos movimientos parecen lógicos. El primero, el de doña Carmen, porque Jas posiciones políticas se han delimitado hasta el punto de que la cuestión de confianza se ha hecho fundamental. El segundo, el de "La Pasionaria", entra en ía lógica de los tiempos de normalización propiciados por la Monarquía.

Luis BLANCO VELA

 

< Volver