Autor: F. A.. 
 Conferencias. 
 Javier Tussell     
 
 ABC.    09/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

« CONFERENCIAS «

Javier Tusell

EXPERIENCIA DEMOCRÁTICA DE ESPAÑA.—El profesor don Javier Tusel) examinó, en el transcurso de una conferencia pronunciada en el Club Zayas. la experiencia democrática que ha temido España a lo largo de su historia, «contenida, sobre todo, en la etapa de la República».

«Esta —dijo— fue nuestra experiencia democrática por excelencia, experiencia que fracasó por razones bastante variadas: en parte, por la. coyuntura internacional —guando imitamos a Europa, ella se había vuelto loca—; «i parte, por la politizacion brusca y exacerbada, y también por culpa de la clase política que se enfrentó con los problemas de ta sociedad española, en base a unos propósitos que no fueron de concordia, sino de discordia, y mantuvo en una proporción elevada, únicamente la lealtad, muy dubitativa, con respecto aJ régimen.)»

Señaló que la guerra civil, «a la que hay que considerar como un pecado colectivo de toda la sociedad española», engendro el régimen del general Franco, «que no fue —subrayó— fascista, sino autori-tario-conservador». Y añadió: «Este estuvo caracterizado, en alguno de sus rasgos principales (desmovilización política, falla d« pluralismo organizado en partidos, etcétera), como una antítesis de la experiencia republicana. Sin embargo, permitió «ue los sentimientos de libertad fueran brotando progresivamente en su seno.»

Explicó cómo se produjo la transición a la democracia en los países de la Europa occidental después de la segunda guerra mundial, y se detuvo en el análisis de Ja evolución que se ha llevado a cabo, más recientemente, en Portugal y en Grecia. «Estas transiciones —dijo— conllevan normalmente traumas e importantes peligros del triunfo de sectores izquierdistas que hagan pasar de un autoritarismo de dere-eha a un totalitarismo de izquierda.»

Seguidamente, expuso cómo se había producido la transición en el caso español que empezó, según el profesor Tusell, de muy mala forma y siguió así hasta septiembre de 1976. «La forma en que se hacia la apertura —dijo—, permitía temer lo peor. Ahora bien, desde septiembre las cosas han cambiada de forma considerable Si hiciéramos un balance, habría que concluir que el Gobierno lo ha hecho bastante bien, la clase política bastante mal y, «MI general, el ciudadano español, «unciue aparentemente apático, también actuó de forma notoriamente positiva.»

Concluyó apuntando los peligros más inmediatos de la democracia, entre loe que destaca, sobre todo, la Indefensión ideológica.—F. A.

 

< Volver