Preocupa la división del socialismo español  :   
 (Después de la decisión de no aliarse del PSCE-r). Para muchos sectores el "coco" no es Felipe González, sino Santiago Carrillo. 
 Arriba.    15/02/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

PREOCUPA LA DIVISIÓN DEL SOCIALISMO ESPAÑOL

(después de la decisión de no aliarse del PSCE-r)

Para muchos sectores el «coco» no es Felipe González, sino Santiago Carrillo

MADRID. (De nuestra Redacción.)—El fin de semana ha dado por lo menos una respuesta a la actividad poli-tica: el PSOE (r), de Felipe González, irá sólo a las elecciones. Irá sólo o acompañado de otros socialistas, pero todos bajo las siglas del PSOE (r). Esta es la decisión que anunció Felipe González en la rueda de Prensa del domingo para referirse a la fusión con los socialistas catalanes. Efectivamente, solamente en el caso de que los partidos regionales tengan un gran arraigo en la conciencia del pueblo a que representan se permitirá que en las próximas elecciones utilicen sus siglas, siempre, acompañadas de las del socialismo de verdad. A saber, los socialistas catalanes de Raventós harán su campaña con sus siglas PSC-PSOE. Hasta aquí llega Felipe González, con el artículo 16 de los estatuto del partido en la mano, más allá no. Es decir, que por mucho movimiento de base que pueda producirse en los próximos días, la decisión está tomada. Quedan, pues, feúra de juego los miembros del PSP, del profesor Tierno. Y queda también fuera de juego el proyecto de Unión Electoral Socialista (UES), que propugnaban los líderes del PSP, Tierno Galván y Raúl Morodo.

¿Es buena o mala esta decisión? Sin necesidad de consultar a las mismas fuentes socialistas puede adelantarse que tanto para Centro Democrático, como para Alianza Popular, [a medida de Felipe González es demasiado arriesgada. «Un traspié electoral dei PSOE (r) —comentan estos círculos— podría provocar un desastre del socialismo español en favor de| Partido Comunista de Carrillo.»

Efectivamente, ef tema del socialismo español es el tema que más preocupa en estos momentos a un sector importante de la clase política. Está claro que sin izquierda nunca podrá existir derecha, como acaba de decir Laureano López Rodó, pero e) miedo de fa clase política española, y un de un sector del Ejecutivo, es que la izquierda sea en exclusiva el Partido Comunista Español. El coco no es Felipe. Es Carrillo. Y Felipe acaba de echar a sus espaldas dos enemigos de gran importancia, los miembros de la FPS y del PSP. Y ha abierto, además, la casi cicatrizada herida con los socialistas históricos que representa Mu-rilfo.

Todos por Madrid

De cualquier manera la carrera política hacia las elecciones continúa sin tregua. Ayer, el Presidente det Gobierna, don Adolfo Suárez. recibió por segunda vez a la «Comisión de la oposición» para negociar la ley electoral. La normativa electoral es el tema controvertido .de estos momentos, porque el Ejecutivo tiene que atender todas las voces, pero al mismo tiempo tiene que ser fiel a lo que aprobaron las Cortes, cuando dieron vía libre al proyecto de ley para la Reforma Política. Las propuestas concretas de la oposición sobre este asunto puden leerlo ustedes en otras páginas de este diario, pero una cosa sí parece probable que tenga vía libre: el que los líderes de las distintas asociaciones o partidos políticos puedan presentarse por más de una circunscripción. Si fuera así —y parece que será así— tendremos en las elecciones un duelo sin cuartel de todas las opciones políticas en Madrid. Es seguro que los grandes partidos o alianzas presentarán a sus candidatos encabezando las listas e fectorales de Madrid. Así, don Manuel Fraga Iribarne encabezará la lista de Alianza Popular, por Madrid, con Licinio, Fernández de la Mora, Cruz Martínez Esteruetas, etc., al mismo tiempo que presentaría su candidatura por Lugo. Pío Ca-banillas iría por Madrid con Areilza y otros líderes del Centro Democrático, además de encabezar la candidatura por Pontevedra. Santiago Carrillo, ¡igual!, por. Madrid y Asturias, etc., etc. Un bello espectáculo electoral. ¿No les parece?

 

< Volver