El dinero de los políticos     
 
 Ya.    24/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

El dinero de los políticos

De "Posible":

"Francisco Fernández Ordéñese, presidente del Bloque Socialdemócrata».

Al dimitir de la presidencia del INI renuncié también a todos los consejos de empresas que tuvieran relación con la Administración. En la actualidad eoy presidente no ejecutivo de dos empresas privadas y ejerzo mi profesión de abogado especializado en temas económicos y financieros.

Loe ingresos por estos conceptos son variados, pero oscilan entre tres y cuatro millones anuales en ciíras brutas, ce decir, sin deducción de gastos.

Tengo un Seat -850 con diez años de antigüedad y un Seat 132 comprado hace cuatro años. Socnos un matrimonio sin hijos y vivimos habitualmente solos. En estas fechas tenemos una empleada de hogar.

Vivo en un piso-chalé de mi propiedad en cuya adquisición invertí en su día cinco millonee de pesetas. Tengo algunos cuadros de pinturea modernos, en su mayoría amigos míos. He adquirido una televisión en color hace quince días. Finalmente, en la actualidad realizo obrae de ampliación en un chalé propiedad de mis suegros en Villalba estación, provincia de Madrid.

Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista.

No poseo ninguna propiedad, ni rentas, ni acciones, ni apartamento, ni residencia secundaria alguna. Percibo un salario de 20.000 pesetas mensuales como secretario general del PCE. Naturalmente, con eso no podría mantener una familia; nos hemos sostenido gracias a que mi mujer ha trabajado (siempre y a qué mis hijos trabajan también y nos ayudamos mutuamente. En el apartamento en que residimos pagamos 16.000 pesetas mensuales.

No poseo coche personal alguno y, sin embargo, puedo disponer de bastantes coches cuando por mi trabajo lo necesito, pues numerosos militantes y amigos del partido se sacrifican y los ponen benévolamente a disposición de éste.

En mi casa no hay servicio doméstico alguno; Este último tiempo hay, el camaradas que realizan un servicio de protección permanente, turnándose. Son obreros y profesionales, que siguen trabajando diariamente en sus empresas y que prestan este servicio al partido sin percibir un céntimo y sacrificando su propio descanso.

Los derechos de autor los entregó regularmente a la tesorería del partido.

Obvio es decir que no poseo ni embarcaciones, ni colecciones de arte o de otro tipo. Tengo una litografía de mi inolvidable amigo Pablo Picasso, dedicada por él, que para mí pose* un valor sentimental inapreciable; un reloj de oro, de valor, que no suelo usar, y que me regaló mi amigo y camarada Kim II Sung hace un par de años. Poseo una biblioteca con unos cinco mil volúmenes, deshecha y rehecha varias veces a causa de mi vida no muy normal, cuyo valor consiste en que muchos de sus libros me han sido dedicados personalmente por sus autores y que están llenoa de notas de lectura que me son útiles en mi trabajo. No juego a! golf, no tengo vldeocasete ni—por e] momento, al menoe—tengo televisión en color,

Sin embargo, a pesar de no tener un céntimo propio, poseo 5a fortuna que yo más aprecio: ta amistad y solidaridad de mis eamaradas y amigoe y el apoyo de mi partido, que vale más que todo el oro del mundo,

Manuel Murillo, secretario general del Partido Socialista Obrera Español (histórico).

Hasta octubre del año pasado, en que fui elegido secretario general por unanimidad de loe 13.473 votos del congreso, ganaba unas 250.000 pesetas mensuales ejerciendo mi profesión de abogado en La Coruña. Actualmente sólo me dedico a la actividad" política y mis ingresos eon 50.00 pesetas mensuales, que me pa«a el partido.

Desde 1961 vivo en un piso alquilado de la calle Juan Fló-rez, de La Coruña, por el que pago 4,000 pesetas mensuales, Tenía en la misma calle un despacho de abogado colectivo por el que se pagaban 9.000 pesetas de alquiler mensuales, pero he cesado en el mismo. Actualmente las necesidades del partido me obligan a vivir en Madrid y ocupo vma habitación en el hostal Valentín, de esta capital, que tiene categoría de tres estrellas.

Tengo un automóvil, un Austin, adquirido hace diez añoe en una subasta, y en mi casa familiar hay una muchacha como servicio doméstico. No tengo residencia secundaria ni ningún otro ingreso o propiedad."

 

< Volver