Coyuntura económica     
 
 Informaciones.    10/11/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

COYUNTURA ECONOMICA

EL tono de la situación económica española puede encontrarse en un párrafo de las declaraciones recientes a «ABC» del ministro de Industria, don José María López de Letona. «Al Gobierno—afirma el ministro—se le pide la cuadratura del circulo: que no suban los precios, que no se congelen los salarios y que no disminuya el ritmo de actividad económica.» «En un clima de inflación mundial —dice también el ministro—, con incrementos brutales de las materias primas, la Administración trata de contener al máximo las subidas, procurando que sean compatibles con el desarrollo y el pleno empleo.»

Por su parte, don Manuel Conde Bandrés, que preside el Consejo Nacional de Empresarios, ha estimado, comentando e proyecto de ley de Presupuestos del Estado, que la aceleración de los ingresos tributarios puede incidir sobre los costos de producción, ya fuertemente alcistas.

El señor Aguirre Gonzalo, presidente de Banesto, estima que el próximo año será de desaceleración económica y que para enero —opinión unánimemente compartida— volverá a sentirse él tirón de los precios. El señor Aguirre Gonzalo afirmó que «si no evitamos el mercado negro puede producirse una inflación con recesión». A juicio del presidente de Banesto, la economía está recalentada, los Bancos han perdido liquidez, los créditos no se incrementan lo que debieran, se ha frenado la inversión y todo ello está teniendo ya una acción deflectora que seguramente aumentará en el próximo año.

Para el economista don Jesús Prados Arrarte. la inflación española —la más alta de Europa— sólo procede en ana mínima parte de la situación inflacionaria mundial.

A nivel de hombre de la calle las repercusiones son tangibles. Los trabajadores del metal de Barcelona han expresado su desacuerdo con la política de precios seguida por el Gobierno, dada su ineficacia. El señor Alvarez Abellán (presidente del Consejo Nacional de Trabajadores) ha dicho claramente que «en el momento actual no puede pensarse en la congelación salarial después de lo que está acaeciendo con los precio»). Los empresarios navarros, de su parte, albergan temores de excesivas reivindicaciones económicas por parte de las secciones sociales de las empresas ante las negociaciones de convenios colectivos. Recuperar el poder adquisitivo de los salarios e incrementarlos supondría aumentar muy sensiblemente los costes de producción; no atender las reclamaciones laborales o ir a la congelación afectaría al nivel de vida de los asalariados a más de que disminuiría la demanda. De cara a los trabajadores, los precios son el centro del problema, y su desmedida crecida no puede ser paliada con medidas aisladas. Todo un instrumental de palancas económicas debiera ser puesto en juego para evitar la estagfla ción a que alude el presidente de Banesto. Se trata, en efecto, de la «cuadratura del círculo», tal como afirma el ministro de Industria. Con el agravante de un posible aumento de las tasas de desempleo si la recesión económica europea arroja sobre nuestras fronteras a miles de trabajadores emigrados.

 

< Volver