El dinero de los políticos     
 
 Ya.    10/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El dinero de los políticos

De "Posible":

• José María Triginer, secretario general del Comité Federal da Catalunya del Partido Socialista Obrero Español.

Vivo exclusivamente de mi sueldo de 30.000 pesetas mensuales como perito industrial en funciones de tecnólogo en una empresa de exportación que se llama Extensión Comercial industrial, S. A., donde trabajo únicamente por las mañanas. Vivo con unos amigos en un piso alquilado del "barrio de Cabordeta, de Barcelona, por el que pagamos 1.500 pesetas mensuales. Tengo un automóvil Mini Morris 850 y una biblioteca de 400 volúmenes. Ningún otro ingreso o propiedad.

• Joan Cornudella, dirigente de Front Nacional de Catalunya. Soy licenciado en Ciencias Económicas, pero en la actualidad estoy jubilado. Sin embargo, sigo prestando servicios de asesoramiento en una empresa de construcción., -por lo que recibo entre 20.000 y 30.000 pesetas mensuales, que son todos mis ingresos. No tengo casa propia; vivo en la que es propiedad de mi hijo, en el número 86 de la avenida del Hospital Militar, en Barcelona. Soy un simple peatón, ya, que no poseo ni uso automóvil. No tengo fortuna personal de ningún tipo y tampoco tengo propiedades. Tengo una simple biblioteca de trabajo y no poseo ni obras de arte ni colecciones de valor.

• Jordi Solé Turé,, miembro del Comité Ejecutivo del Partido Socialista Unificado de Catalunya.

Todos mis ingresos proceden del sueldo de profesor agregado de Derecho Político en la universidad Central de Barcelona, puesto que ocupo desda hace sólo un año, pues anteriormente era profesor adjunto.

El sueldo es de unas 65.000 pesetas aproximadamente. Mis derechos de autor son en la actualidad prácticamente nada. No tengo ningún otro ingreso.

Soyt propietario de la vivienda que habito, un piso pequeño, de unos 80 metros cuadrados, en Sarria, que compré hace dos años por un millón de pesetas. Indudablemente se ha revalo-nzado mucho en este tiempo, pues está en una zona muy buena, y ya su compra por aquel precio fue una casualidad, una verdadera ganga. De todas maneras, no me he preocupado por saber lo que vale ahora exactamente. No tengo residencia secundaria ni tampoco alquilo nada en el verano; paso las vacaciones en tienda de cam.paña. Poseo desde hace un par de años un Seat 184.

Justamente acabo de comprar una televisión en color. No juego al golf, ni poseo colecciones de arte o embarcaciones. Gasto bastante dinero en mi biblioteca de trabajo, que puede tener ahora mismo un par de miles de volúmenes. No tengo servicio doméstico.

 

< Volver