La semana política     
 
 Informaciones.    17/11/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA actualidad de la semana estuvo centrada, en parte en problemas de orden público relacionados, de una u otra forma, con la base y la jerarquía de la Iglesia católica española. El señor Linón, ministro de Información y Turismo y portavoz del Consejo de ministros, fue preguntado ayer a este respecto y remitió su respuesta a los párrafos del pasado discurso de fin de año del Jefe del Estado en lo que se hacía alusión a las relaciones del régimen can la Iglesia. En el Consejo de ayer, por lo demás, se recibió el esperado proyecto de ley de Bases para que el Gobierno pueda redactar una Ley Orgánica de la Justicia, y se remitió a las Cortes un proyecto legislativo tendente a mejorar pensiones de viudedad y orfandad. (Ver reseña del Consejo.)

El señor Allende (ministro de Agricultura) tomó la palabra en la conferencia anual de la F. A. O. (Organización para la Alimentación y la Agricultura, agencia especializada de las Naciones Unidas), celebrada en Roma, para denunciar que «España está encontrando firmes barreras a la exportación y en algunos casos una creciente discriminación en contra de algunos de sus tradicionales productos. España apoya una mayor liberalización del comercio internacional agropecuario».

Pon Ricardo de ¡a Cierva (director general de Cultura Popular en el Ministerio de Información y Turismo y autor de la biografía del Jefe del Estado que está a la venta por fascículos) ha lanzado desde el Ateneo sevillano su «ofensiva cultural», «Fomentaré —dijo— la comprensión y la apertura hacia aquellos intelectuales que no están en el marco del régimen, sin pretender adhesiones no deseadas.» El señor De la Cierva aportó los siguientes datos sobre nuestra, situación cultural: diez por ciento de analfabetos y un noventa por ciento de la población alfabetizada que ni lee ni escribe. Un ochenta por ciento de los españolas no lee ni un solo libro. Ahora precisamente asistimos a una subida sustancial del precio del papel y posiblemente de los libros.

Los Príncipes de España, finalmente, asistieron en Londres, oficialmente invitados, a la boda de la princesa Ana de Inglaterra. El Jefe del Estado permaneció durante algunos días en la provincia de Cádiz.

 

< Volver