Autor: Ceberio, Jesús. 
 Señor García Hernández, en Bilbao. 
 "Al terrorismo hay que combatirlo con sus propias armas"     
 
 Informaciones.    16/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

SEÑOR GARCÍA HERNÁNDEZ, EN BILBAO:

"AL TERRORISMO HAY QUE COMBATIRLO CON SUS PROPIAS ARMAS"

Por Jesús CEBERIO

BILBAO, 16. (INFORMACIONES.)

AL terrorismo hay que combatirlo con sus propias armas Cuando hablemos de política tenemos Que hacerlo con aquellos sectores que están decididos a dar un curso pacífico a sus aspiraciones por los procedimientos legales estable-cidos.í Estas fueron los palabras del señor Garda Hernández, -vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Gobernación, cuando en el transcurso de la rueda de Prensa ofrecida al final de su visita oficial a Vizcaya fue preguntado acerca de si la organización E. t. A. no admitía tratamiento de tipo político.

En torno a este mismo tema, dijo que «El terrorismo no es un problema exclusivamente español; es un problema, por desgracia, -universal, y mucho me temo que eri los próximos años no se puedan alcanzar, a este respecto, soluciones totalmente esperan-zadoras». Añadió, seguidamente, -y de forma rotunda, que «el Gobierno, y concretamente el Ministerio de la Gobernación, no tiene duda de que debe combatir al terrorismo .con todos los procedimientos que estén a su alcance, y en este sentido, nuestra actuación seguirá siempre por este camino. La paz pública no puede ser alterada bajo pretexto de nada».

ALCALDESA

Sobre Ja situación planteada en torno a la alcaldesa de Bilbao, cuya dimisión han pedido reiteradamente algunos grupos -de -vecinos, el ministro dijo que no tenia .mas información al respecto que la leída en los periódicos. «Mientras se mantenga el actual sistema, que, como ustedes saben, va a ser sustituido por otro, el sistema -de elección y cese de los alcaldes tiene unas vinculaciones con el .Ministerio de la Gobernación, que legitiman en este momento -el que -este ´tema quede til margen de cualquier comentario. Evidentemente, en muchos sitios, no solamente en Bilbao, sino en otras capitales o provincias, la -opinión ´de los ciudadanos puede ser diversa en orden a la actuación de .los Ayuntamientos, de los alcaldes o de los propios concejales. Esto es frecuente en cualquier sitio y no puede concedérsele más importancia que la que realmente tiene en el conjunto de sosiegos o desasosiegos que puede tener una ciudad en relación con sus propios problemas.»

Terminó diciendo que .las ciudades de hoy, por su crecimiento, en muchos casos desordenado, plantean problemas de equipamiento social, especialmente en los barrios, a los que no llega con la misma intensidad la acción de Jos municipios. cNuestro proyecto es dotar de fondos a las Corporaciones para que, efectivamente, dediquen sus mayores esfuerzos ´en aquellos sectores de población económicamente más necesitados.»

ULTIMA JORNADA

El señor García Hernández terminaba así su primer viaje oficial a "Vizcaya. La úlü-ma jornada de trabajo se habla .Iniciado a las diez ´y media de la mañana -en el Sanatorio rí e u r osiquiátrico de Zamudio, cuyas instalaciones recorrió detenidamente, parándose a conversar con algunos de los internados. Precisamente cuando hablaba con uno de ellos surgió la anécdota insólita de un viaje que ha transcurrido dentro de un apretado cauce oficial. El enfermo, un joven de veinte años, estableció un curioso diálogo con el- ministro, a quien preguntó en primer lugar si creía en Dios. A la respuesta afirmativa del señor García Hernández, le dijo que KBSÍ todo es posible». Seguidamente se presentó como presidente del Gobierno de Euzkadi y le invitó a almorzar. El ministro declinó la invitación en base a su apretado programa.

El señor García Hernández se detuvo particularmente en el departamento de Laborte-rapia, para ver los trabajos que realizaban los Internados. Seguidamente se trasladó a Punta Galea, desde donde contempló las obras del «su-perpuerto» de Bilbao. En las oficinas de la Jefatura Regional de Obras Públicas le fue´ ron explicados asimismo los principales proyectos de accesos por autovías que Bilbao y su comarca tienen en realización o en proyecto.

PECULIARIDADES REGIONALES

La última visita del ministro estuvo dedicada a la Diputación, donde, después de •unas palabras de bienvenida fie su .presidente, don Pedro de Aristegui, destacó el papel que les corresponde a las Diputaciones como instrumento para la planificación y para acometer directamente aquellos proyectos que los municipios no pueden abordar por si solos.

En este sentido reconoció que la Diputación de Vizcaya había dado pasos importantes y decisivos, pero a ella «le corresponde otra misión que no por ser menos material es menos importante, y es la de recoger todo el acervo ´histórico, todo ese gran contenido espiritual que representa para el señorío de Vizcaya la antigua tradición de la Casa de Juntas, en la cual, durante muchos años, se trató el porvenir de toda la provincia».

•«cijas peculiaridades de cada una de estas provincias —-continuó—, por razón >de su propia historia, tienen que ser, como es natural, acogidas dentro del Estado en que vivimos ton la debida ponderación y dando a ellas todo el matiz -expresivo que resulta -necesario para confirmar su propia personalidad e individualidad.»

«Yo quisiera que en lo sucesivo se pudiera, en .-mayor medida, poner en manos de las Diputaciones servicios y funciones que hoy la Administración central tiene a su cargo, porque entiendo que sobre el buen hacer de muchas de ellas ha de primar también el afecto y cariño que tienen que tener en todo momento para resolver aquellos problemas inmediatos ´que día a día se les presentan.»

Terminó sus palabras ofreciéndose como intermediario ante -el Gobierno para resolver"1 los problemas que Vizcaya tiene planteados, .asegurando que «si os guía, como siempre ha ocurrido, el leal propósito de servir a vuestro país, -de -servir a esta provincia, nos encontraremos siempre -en el mismo camino hacia tí objetivo final que todos •deseamos, mantener en la peculiaridad pluriforme de un Estado la unidad indisoluble de los hombres -y las tierras de íEspaña.»

 

< Volver