Arias: Un mandato de cinco años     
 
 Informaciones.    23/08/1975.  Página: 6, 8. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

ARIAS: UN MANDATO DE CINCO AÑOS

(Vieae de la páff. 6)

pantallas de la TVE» las grandes decisiones se toman en un lugar qat no es Castellana, 3.

José Oneto («´Cambio 15»):

«LA SALIDA O E ARIAS SUPONDRÍA EL FINAL DEL ACTUAL INTENTO APERTURISTA»

El relevo de Arias´´Navarro aor José Solis (a pesar y en contra probablemente de tos deseos del ministro del Movimiento) es un,rumor tan extendido como la canelón del verano del wnis-ky, Cheli´y él personal. Tan rumoroso que habrá que pensar que puede ser otro y no Solfa el que está llamado a ser el protagonista de esa gran operación política que dicen se puso´ en marcha con la ´prórroga"de Ja legislatura.´ a la que´ desde él principio se "opuso" el: equipo de ´Presidencia del Gobierno y el propio presidente Carlos Arias, Navarrcv ´

La misma "prórroga-de la legislatura," el grado de incertldumbre y expectación qué vive el país, la ola de teiTdTÍsmo que en los últimos meses se ha desatad» y la´éJspérk q:ae parece-desprenderse en estos momentos de transición política han sido los factores fundamentales para que ese .´Érairrúmor haya; tomatloíctierpo: = .JDeJodo^ modos, la, salida de Arias como presidente (cuando apenas lleva dos años´en el Poder) supondría la vuelta del Régimen a la más pura ortodoxia, tras unos honrados intentos de reformas políticas. :

Supondría igualmente el final de este tercer intentóle ápertüía del propio sistema {después de los intentos,dé,JSuiz .Giménez y.de los inspiradores de. ía- Ley Orgánica del -Estado* hacia el establecimiento -de un Régimen .que del > autoritarismo intenta convertirse en un sistema de participación poli tita."

En* fin, un cambio en la "Presidencia del G«v ´biertro en estos momentos´ (cuando ninguno de los dos titulares han llegado a cumplir sus mandatos, de cinco añcjs) supondría una´.´verda-dera;´crisis "pplítica,_.ya´ qye"´3tóás!´ftava;rró ´ha repetido.-dentro y rfüeráf tíel país, que ´ está, dis-.pueáto a agotar.sa. período´de mandato, que debe extenderse haBta"´1979, -y- sólo sería ´comprensible", desde una´ óptica -de estricta" ortodoxia ,y en relación con otra operación política dé -mayor alcance. De todos, rriados/.e! rumor parece ^remitir ante los desmentidos. Ce las-´fuentes ofiefá-les más autorizadas

Luis Blanco Vila l«Ya»j: «EXTREMAR LA PRUDENCIA»

El análisis oajetivo ae los datos coa que contamos no sirve en este «aso; V no- sirve, en primer lugar, porque tengo la impresión de que Cas decisiones al más alto , nivel dependen de tactores, que no tienen nada que ver con esos datos a que-acabo de referirme. Dentro de la «lógica» de los últimos meses, toda imprevisión resulta posible por "lo ~que se~refiere a las conjeturas. ¿Tío, "es normal 1» posición ;del presidente del Gobierno» hombre que, en razón de $ presentación, debiera estar al margen de sospecha desviacionista. No resulta aceptabl pura especulación política-, que los hombres desgastados en su paso por- el Poder ´vuelv ser arbitros de una situación a todas luces tinta si se tiene en cuenta la normal evolu del país, que se asoma cada ,dia con .mayor tereza al foro nacional en.busca de razoni

Y*, sai emuarso segunüo motivo .ae impt sión para el comentarista—, la apariencia dice que se vudre a contar con ellos en tnentos de ..necesaria renovación de. cuadros ´Uticos´que´puedan preparar -un futuro distii Es ppsíble^qae a estes alturas el Jefe del, EÍ do crea que existe el peligro de ^tle´las in tuciones puedan ser desbordadas por, la im ciencia mas .que por el deseo de superarlas. . té temor obligará al Jefe del Estado a extren la "prudencia y a´.contar: con sns-,httmbres n seguro*.

Pese a todas .estas reservas, y responaien i la pregunta, supongo que los rumores acer le posibles y próximos cambios en el Gobier —incluido- el presidente^ tienen: visos -de ir p buen camino. Creo que, aun en el caso de q se tratara de puras especulaciones —deseos o i mores, según los-Intérpretes—, podrían ser i dicios bastante claros de´ que el mecanismo c císorio se hia desgastado.

En cuanto, a .la orientación de los posibl cambios, distinguiría, una vez más,"entre ´tea res y deseos. Temo que se realizarán en´ un se tido más-conservador, limitando1 el-abanieo posibilidades que hoy nos; qwüíjtn..

 

< Volver