La evolución política, en tres conferencias     
 
 Informaciones.    30/04/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La evolución política, en tres conferencias

Desde la tribuna de oradores y desde la tribuna de la Prensa siguen día a día —en esta primavera variante— alzándose las voces de los políticos en un evidente contraste de pareceres. Ayer eran los señores Utrera, Girón y García Rebull. Hoy, los señores Giménez Torres, Areilza y Gü Robles. Los tres hablan de evolución política con la futura Monarquía como punto de referencia.

"La Monarquía y la España social" fue el título de la conferencia pronunciada ayer por don Francisco Giménez Torres en el Club Siglo XXI. Asistieron el señor Fernández Sordo, ministro de Relaciones Sindicales, y los ex ministros señorea Nieto Antúnez, Solís, Arburúa, García Ramal y Ga-ricano.

"La Corona —dijo el señor Giménez Torres, antiguo se-, cretario general de la Organización Sindical— tiene que abanderar la reforma social, en pos de una mayor justicia; tiene que ser beligerante en lo social. Tí ba de serlo desde el primer momento de su nacimiento, pues le va en ello su arraigo popular verdadero y su definitiva consolidación."

"La Monarquía —dijo también el conferenciante— va a llegar cuando la onda mundial de crisis económica acaba de iniciarse. No se trata de pesimismos ni de optimismos. Se trata de realidades que no pueden ser escamoteadas. De ahí que, ahora como nunca, sea necesaria una democracia de participación.

De participación a todos los niveles y no sólo a, nivel de instituciones políticas." El señor Giménez Torres se muestra partidario de "configurar un sindicalismo de los trabajadores, plenamente autónomo, demócrata y representativo".

0 Don José María de Areilza declara, por su parte, a la "Hoja del Lunes" de Barcelona: "La Monarquía tendrá que tener el sentido de lo que fue siempre la Monarquía como institución: un pacto de progreso social y político entre el pueblo y el Rey." A su juicio, "el Príncipe, futuro Rey al cumplirse las previsiones sucesorias, sólo tiene una cosa que hacer: que se cumplan las leyes y que se desarrolle hasta el máximo el orden institucional vigente". El conde de Motrico subraya que habría qne conseguir un código de libertades civiles, que están en la base´de todas las constituciones modernas.

0 Don José María Gil Robles, por su parte, opina que para que el día en que falte el Jefe del Estado se lleve a cabo con toda normalidad el trance sucesorio, se deberían dar los pasos de "fortalecer la personalidad del Príncipe," cuidar mucho del problema de su legitimidad histórica y darle los cauces necesarios para una evolución sincera y prudente hacia una libertad democrática".

(Página 6.)

 

< Volver