Autor: González Lucas, Modesto. 
   Más de treinta socios han sido o son ministros     
 
 Ya.    18/08/1974.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

MAS DE IRONÍA SOCIOS HAN SIDO O SON MMSTROS

Entrevista o don Antonio Guerrero Burgos, presiden/e del Club Siglo XXI

Entiendo que lo política es un bien cultural, o por lo menos considero que así lo entienden y practican los

miembros del Club Una cosa es que exista una total concordancia personal /de principios básicos y otra bien día-tinta es lograr el total diálogo

El Club fue creado con una finalidad concreta: aglutinar hombres que creen en el futuro de España

"La España de hoy, la continuidad de la institución monárquica en la España del futuro, su sentido nacional y sus relaciones internacionales", sobre estas ¡deas girarán las actividades del próximo curso

HON Antonio Guerrero Burgos, p r e s i d ente del Club Siglo XXI, responde & nuestro cuestionarlo con calurosa cordialidad. No hablamos con el hombre, sino con el presidente de un club que, tomando como trampolín la comunicación y el interés cultural, es capaz de transformarse en caja de resonancia del inquieto mundo de la política.

Como pórtico a la entrevista, el señor Guerrero Burgos comienza hablando de don Adolfo Muñoz Alonso, fallecido recientemente y vicepresidente del Club.

—En el que dejó tantas muestras de su excepcional inteligencia, brillantez, cordialidad, grandeza de alma y de corazón. Su ausencia resulta insustituible, y su recuerdo nos apretará en forma constante. Muñoz Alonso fue siempre un hombre integralmente bueno y desde el cielo Intercederá por los que aqui quedamos.

Y tras el recuerdo, sin más preámbulos, comenzamos la rueda de preguntas:

Favorecer la convivencia y la paz dentro del orden

—¿Cuáles son los fines específicos del Club Siglo XXI?

—Son los que figuran literalmente en el artículo 2.* de sus estatutos fundacionales: "Promover Jos bienes de la cultura, favoreciendo la convivencia y la paz dentro del orden." Ya lo he dicho en otra ocasión: entiendo que la política es un bien cultural, o por lo menos considero que asi lo entienden y practican los miembros del Club en la órbita de sus actividades y manifestaciones asociativas, y la convivencia y la paz dentro´del orden se afianza con la concurrencia de criterios expuestos y expresados responsablemente. En efecto, en la diversidad de personas que constituyen el Club " ,´V: "uno expone su punto ´de vista de acuerdo con lo más vivo de su preocupación y en consecuencia con «u preparación profesional o su dedicación política-, pero lo que no ofrece duda es que en todos los socios del Club Siglo XXI se aprecia siempre un gran rasgo común: su entrega a esa gran empresa que es Ksjmña y

18-VIII-1974

la fe en su futuro. El Club Siglo XXI se mueve y desenvuelve a nivel de ideas y de ideales, pero no de ideologías. Puedo asegurarle que con la clara concurrencia de criterios y permanente contraste de pareceres, hacia una evolución cuidada y cautelosamente abierta, mediante opiniones limpias y sanamente expresadas, la convivencia y la paz de España queda favorecida con la responsabilidad de las intervenciones de sus socios.

—Sociológicamente, ¿cómo se pueden clasificar los socios del Club Siglo XXI?

—Concurre una variada gama de todas las actividades y profesiones, sin la menor actitud clasista; lo que si existe es una selección de personas, sin otro condicionamiento que el respeto al orden constitucional.

—¿ Cuántos ministros pertenecen y han pertenecido a él?

—Sin perjuicio de que el Club se sienta muy honrado con contar entre sus socios tan relevantes; personalidades de esta condición (exceden de la treintena), sin embargo para el Club Siglo XXI tal circunstancia constituye un hecho totalmente ajeno al mismo, ya que, si mi memoria no me es infiel, de las ilustres personalidades a que u s t e $ alude varias de ellas ingresaron en el- Club siendo ya ex ministros, y su mayor parte fueron socios del Club, fundadores del mismo, antes de ser designados para las altas misiones que ocuparon o que hoy ocupan. Partiendo del hecho de que el Club fue creado con.una finalidad concreta: aglutinar hombres que creen en el futuro de España, y de que el propio Club se ha esforzado en incorporar y equilibrar en su seno no sólo dignísimos y cualificados representantes de las "familias políticas españolas", fieles a unos principios, sino además hombres y técnicos de excepcional valía en el campo de su dedicación y actividades, a nadie puede extrañar que estos hombres, antes, hoy y en el futuro, se hallen capacitados, por su vocación política y preparación personal, para ser llamados a puestos de la más alta responsabilidad. Pero tal circunstancia será siempre ajena y escapará a los cauces del propio Club.

Un «icio que acaba / otro que comienza

— ¿Está usted satisfecho con el curso que acaba de finalizar?

—Sin duda alguna, el ciclo de conferencias del curso 1972-73, en que intervinieron los ¡profesores Fueyo, Muñoz Alonso y marqués de Valdeigleslas, puso de manifiesto el enorme interés que éste despertó. Ello movió a la Junta directiva a organizar en el pasado cur-

so un ciclo más amplio, en el que, bajo el lema genérico de ´1.a evolución política, económica, cultural, social y religiosa de la Monarquía española en relación con Europa", intervinieron, con toda brillantez, F e d e r ico Silva, Alfonso Osorio, José Miguel Ortí Bordas, Emilio Romero, Antonio Hernández Gil, Antonio Garrigues, José Luis Cerón, Francisco Giménez Torres, Gabriel Cis-neros, Adolfo Muñoz Alonso, Rafael Pérez Escolar y Cruz Martínez Esteruelas. Conferencias todas ellas pronunciadas ptor socios y para socios, cuyos resultados están a la vista,

—¿Y en qué consistirá el programa del próximo curso?

—En principio se cuenta con las intervenciones del conde de los Andes, Luis Apostua, Ricardo de la Cierva, Francisco Fernández Ordóñez, Alejandro Fernández Sordo, Joaquín Gutiérrez Cano, Laureano López Rodó, ´Enrique de la Mata, Juan Ortega Día z-Ambro-na, Emilio Romero, Fernando Suárez, José Solís. Es posible también que en este curso sea presentado en el Club un nuevo libro de Federico Silva, que recopila sus cuatro últimas conferencias (la primera de las cuales la pronunció en el Club Siglo XXI). Manuel Fraga Iribarne ha ofrecido que la primera conferencia que pronuncie en Madrid lo será en este Club; pero, en suma, todo ello no constituye más que un preavance, ya que se piensa también en la intervención de otros con. ferenciantes nací onales y extranjeros.

—¿Sobre qué puntos s« piensa hacer hincapié?

—No creo que el tema ofrezca dudas: "La España de hoy, la continuidad de la institución monárquica en la -España del futuro, su sentido nacional y sus relaciones internacionales".

El espíritu del Club Siglo XXI

—¿En qué cifra usted la influencia que tiene todo lo que se hace -en el Club?

—La realidad, la fecunda realidad del Club Siglo XXI, ha sido lograr lo que tantas veces ha intentado, no siempre con éxito, ya que una cosa es que exista una concordancia personal de principios básicos, y otra, bien distinta, es lograr el total diálogo y entendimiento entre personas tan diversas como se ha conseguido en el Club Siglo XXI. A «us miembros les resulta totalmente compatible pertenecer al mismo con su independencia política o con el hecho de su adscripción a agrupaciones de carácter específicamente p o 1 í t ico. Existe entre todos los miembros del Club una manifiesta voluntad de coexistencia, respeto mutuo, contacto y convivencia. A este respecto, tal vez resulte aconsejable recordar aqui las palabras que un ilustre miembro del Club y de su Junta, don José Solís, pronunciara con motivo del homenaje que el Club le ofreció a su consocio el teniente general Alvarez Arenas. Entonces el señor Solís dijo: "Este Club contribuye al entendimiento de n u e s t ro pueblo, pues en el, personas de diversas procedencias, de pensamiento diferente, e incluso algunos que antes de conocernos nos considerábamos, distanciados, al tratarnos,´al cambiar impresiones en nuestras reuniones, comprendemos lo poco que nos separa y lo mucho que nos une, en aras de conseguir una necesaria con tinuidad constitucional."

Cuanto antecede pone de manifiesto lo que pudiéramos denominar espíritu del Club, y esta numerosa concurrencia de hombres con lealtades básicas y con fe en «1 >futuro de España, que les es común, dentro de la más amplia gama de pensamientos politices individuales, hacen que el Club constituya la casa de todos, y por ello no se trata de adjudicar al Club una influencia de la que como corporación carece, sino que es el Club el lugar donde personalidades tan relevantes, de tendencias tan diversas, incluso distantes dentro del orden constitucional, tal vez sin el Club no tendrían esa cómoda y necesaria posibilidad de diálogo, de entendimiento colectivo y >Je expresar sus diversos puntos de vista con tanta eficacia. Por eso el Club Siglo XXI es una obra de todos, y esa heterogeneidad y mutua comprensión es natural que produzca una manifiesta resonancia y t r a s cendencia fuera del Club.

Modesto González Lucas

Póg. 7 — YA

 

< Volver