España-C.E.E.: gestiones de última hora     
 
 Informaciones.    15/12/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESPAÑA-C. E. E.:

GESTIONES DE ULTIMA HORA

LA Prensa especializada en temas comunitarios no sale de su asombro ante la urgencia española por salir del "paquete mediterráneo", desde el que negociábamos con el Mercado Común, para tratar de "tú a tú" con los "nueve". No porque nuestra inclusión en el poco homogéneo "paquete mediterráneo" nos hubiera sido alguna vez favorable, sino porque optemos tan tardíamente por salir de él. La última ofensiva española de cara a la C. E. E. (hasta ahora la más audaz e inteligente) se ha producido en la semana que acaba cuando el lunes se reúne el Consejo de ministros de la Comunidad y cuando dentro de diecisiete días (según todos los pronósticos) nos encontraremos en la misma situación que el 29 de enero de este año: con un acuerdo comercial con seis miembros de la C. E. E. y un "arreglo" aduanero transitorio con los otros tres (Reino Unido, Eire y Dinamarca). Lo que se llama "la prórroga de la prórroga". Compleja y curiosa situación que heriría seriamente nuestros intereses.

Vista esta posibilidad —casi una certeza—, el ministro de Industria, señor López de Letona, suspendió imprevistamente una gira por las plantas siderúrgicas bilbaínas para volar a Holanda, Bruselas y París. Desde Madrid acudió, al tiempo, el ministro de Agricultura a Bruselas, para entrevistarse con su colega italiano. Ambos ministros han mantenido un "tour de forcé" de entrevistas con ministros comunitarios en un intento de convencerles de que España, aunque mediterránea, no es Argelia o Israel, de que necesitamos un acuerdo global con todo el Mercado Común dentro del calendario establecido (antes del 1 de enero) y de que nuestro país no tiene ninguna culpa de la actitud tomada en materia petrolífera por los productores de la cuenca oriental del Mediterráneo. Tesis ciertas y además acertadas. Tesis inteligentes a las que nada puede objetarse, ni desde Madrid ni desde la capital de la C. E. E. (Bruselas), como no sea el inexplicable hecho de que no se hayan formulado precisamente baste ahora: menos de veinte días antes de la expiración del calendario de negociaciones, y cuando el Mercado Común tiene "la cabeza caliente" a cuenta de las restricciones petrolíferas.

Por parte de nuestro ministro de Industria, las palabras antes no escuchadas han sido las siguientes: "Insistimos en la necesidad de que se despejen las incertidumbres. Las dificultades que se van a encontrar para lograr un acuerdo transitorio son iguales a las planteadas por un acuerdo definitivo, por lo que España se pronuncia por este último." (...) "El caso español debe tratarse aisladamente, al margen del conjunto de los países mediterráneos." Por su parte, el ministro de Agricultura afirmó que "el conflicto del Próximo Oriente y la crisis petrolífera han introducido en el diálogo entre los países mediterráneos y la Comunidad una grave perturbación en la que los españoles no tenemos la menor responsabilidad y que parece lógico no debiese penalizarnos, retrasando una negociación que por parte española está perfectamente preparada (.»). España considera que su asunto merece una consideración especial y aislada, sin esperar para afrontarla el desarrollo de la negociación global con el gran conjunto mediterráneo".

Se sabe de otra parte que prosiguen a buen ritmo negociaciones oficiosas y bilaterales con los miembros de la Asociación Europea de Libre Cambio (E. F. T. A.), como solución "de recambio". Intentaríamos ingresar en ella bien como miembros de pleno derecho (difícil por la oposición de miembros nórdicos; se precisa unanimidad de aceptación, como con la C.E.E.) o como meros asociados. De nuestra hipotética asociación al Pacto Andino —otra alternativa— ya no se habla. La realidad es que no existen alternativas, al menos a plazo largo. No hay más camino que el de la plena integración en la C. E. E., que, pese a su actual momento critico, parece más sólida e irreversible de lo que quieren advertir maximalistas de izquierda o derecha.

 

< Volver