Azpilicueta Ferrer, Manuel;  :   
 Treinta y cuatro años, economista del Estado, casado, sin hijos, natural de San sebastian. 
 Actualidad Económica.    12/10/1974.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

10. AZPILICUETA FERRER,

Manuel; treinta y cuatro años, economista del Estado, casado, sin hijos, natural da San Sebastián.

Lleva a la espalda como una maldición bíblica el permanente complejo de que la gente le tiene más valorado de lo que debiera ser. Claro que no todo el mundo llega a convertirse en secretario general técnico a los veintinueve años. «Me han dado siempre cargos que me venían un poco grandes». Como buen vasco es introvertido con cierta timidez compensada y ha heredado de su padre cierta facilidad para descubrir el lado positivo de la vida. Gran deportista, ha cambiado ahora el fútbol y el frontón por el tenis y el golf. Su gran problema ha consistido en luchar constantemente con su llamativa juventud que le ha proporcionado una serie de dificultades. En cierta ocasión, Mortes le aconsejaba que se dejara bigote y se pusiera gafas para superar el problema. Estudió Económicas en Madrid y Estadística en el Economic Development Institute, del BIRD, en Washington. Después de su paso por la Comisaría del flan se convirtió en el «Kissinger» de Industria. En la actualidad es director financiero del INI. Le interesa asistir al espectáculo de la fiesta política nacional como espectador desde la barrera, pero nunca como protagonista. Se considera demasiado perfeccionista a la hora de trabajar y define su carácter como «el de una persona muy normal. Ni listo ni tonto, ni alegre ni triste, ni simpático ni antipático, aunque más bien tirando a lo positivo». Si por algo puede destacar es por su llaneza y, digamos, su transparente personalidad.

 

< Volver