Autor: MARQUÉS DE VALDEIGLESIAS. 
 Tres promociones de españoles ante el futuro de España: 49 microartículos. 
 La República y la Guerra Civil     
 
 ABC.    02/04/1964.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL

¿Es licito el propósito de extraer enseñanzas de la Historia? ¿Se incurre, al intentarlo, en el vicio de hacer pedagogía barata o, por el contrario, en el loable intento de conseguir que alguna vez imite el hombre al animal y no tropiece dos Veces en la misma piedra?

Frente a la aseveración de que las mismas causas suelen producir los mismos efectos son bastantes los que les conceden más crédito a sus propias intuiciones que al juego de las leyes físicas o históricas. La secuencia, república-guerra civil, sigue probablemente impresionando a los que la vivieron, pero no faltan,´ entre los que no están en ese caso, los que se sienten indinados a pensar que pudo ser todo obra de especiales circunstancias y, por tanto, que no está suficientemente demostrada la indisoluble unidad de ambos términos.

A errores de táctica—como el de la C. E. D. A. al no atreverse, tras de su victoria electoral en X933i ni a acortar el experimento republicano ni, por lo me-nos¿. a administrar ella misma la República, o sea, a fallos personales que no tendrían por qué repetirse con otros dirigentes más capaces—ha sido atribuida la catástrofe. Siempre hay un elemento de decisión humana en todo acontecimiento político, pero falta por saber si cada forma de régimen no condiciona la resultante de la gran variedad de acontecimientos que constituyen el tejido de la Historia. Los que lo niegan suelen hacerlo en nombre de unas ideologías elaboradas en el vacío con desprecio de toda realidad objetiva. La realidad no existe ni siquiera en física, alegan. Y en política, añaden, todo se reduce en último término a una lucha de ilusiones e ideales falsos contra otras ilusiones e ideales falsos. Esta es la verdadera expresión del nihilismo moderno en la forma calificada por Weizsacker de nihilismo ilusionista que se enmascara con ilusiones para lograr engañarse a sí mismo.

Marqués DE VALDEIGLESIAS

 

< Volver