Autor: VARELA. 
   Suárez y Carrillo     
 
 El Alcázar.    26/03/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

SUAREZ Y CARRILLO

La consigna es, al parecer, ésta: que ningún medio oficial comente las declaraciones del camarada Carrillo sobre su proclividad hacia don Adolfo Suárez y lo que él representa: el Partido Gubernamental. A última hora, don Santiago nos ha salido más hombre de orden que don Camilo Alonso Vega (q.e.p.d.) y más patriota que el Gran Capitán. Pero a pesar de todo, medios próximos al Palacio de la Moncloa, dicen sin tapujos que las declaraciones del jefe del Partido Comunista han hecho más daño que bondad al presidente del Gobierno. Usted perdone, pero el tema del apoyo de la izquierda al partido gubernamental y, en especial, a que don Adolfo Suárez se presente a los próximos comicios es, con la sola excepción de don Felipe González, un tema que ha lanzado a la cancha pública el P.C. y que hace más de quince días ya adelantó la Balanza". Es decir que por una vez, don Santiago Carrillo ha sido sincero: "soy pro-Suárez", "soy partidario de que se presente a los comicios". Pero, ¿a qué se debe esta desorbitada adhesión de S.C. hacia el presidente?. Para encontrar la respuesta hay que remontarse a la reunión de los líderes eurocomunistas en Madrid. En esas reuniones, en los pasillos y entre bastidores, líderes del P.C.E., comentaban, la aparición en el panorama político del Partido Gubernamental, con algunas risas. Y aún añadían: ojalá se presente encabezando por el presidente del Gobierno, porque desde el poder puede conseguir muchos votos y restar muchos votos a Alianza Popular. Y lo que es más importante: "si gana Suárez se prolongará la transición" que es, al fin y a la postre, lo que interesa estratégicamente al P.C.E. Es decir, por una vez, y sin que sirva de precedente, la estrategia de Suárez coincide con la del P.C.E., sobretodo en lo que se refiere a la fragmentación de las cámaras para que no existan mayorías claras y definidas. Así las cosas. ¿Por qué no había de estar de acuerdo con él don Santiago Carrillo?.

La otra pregunta que se estará haciendo usted es: ¿Por qué Felipe González, contra el criterio de Tierno, Morodo, Cantarero, Murillo, García López y Santiago Carrillo, no apoya el Partido Gubernamental ni la posibilidad de que se presente a las elecciones Adolfo Suárez si tal eventualidad beneficiarla a toda la izquierda?. Pues muy sencillo: beneficia a toda la izquierda menos al PSOE (r), porque Felipe teme —y teme bien— que los "rodolfistas", es decir, los miembros del Partido Social Independiente, vayan a las elecciones con los socialistas no marxistas —PSOE (h). Reforma Social y PSDE —, el socialismo amarillo, como suele decir Felipe, que puede hacerle, por la confusión, mucho daño a su PSOE. Casi tanto, si la operación es bien planeada, como el que puede hacerle el presidente a Alianza Popular.

VÁRELA

 

< Volver