Dos horas y media de reunión ministerial. 
 El Gobierno estudia las medidas a tomar si persiste el paro en el metro  :   
 Solís: "La Organización Sindical tiene que negociar para que se llegue a un acuerdo". 
 ABC.    07/01/1976.  Página: 71. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

DOS HORAS Y MEDIA DE REUNIÓN MINISTERIAL

EL GOBIERNO ESTUDIA LAS MEDIDAS A TOMAR SI PERSISTE EL PARO EN EL METRO

Solís: «La Organización Sindical tiene que negociar para que se llegue a un acuerdo»

Madrid. (De nuestra Redacción.) Castellana, 3, sigue siendo un bastión impermeable para los

requerimientos de la Prensa, durante la celebración de Consejo de Ministros. El de ayer tarde. convocado

con urgencia y con carácter extraordinario, mantuvo su línea de hermetismo, acentuada por la

circunstancia de que el titular de Información evacuó una nota oficial, al término de la reunión de

Gobierno, en vez de una «referencia de lo tratado», como suele ser costumbre.

Al parecer, el tema único tratado fue el del conflicto laboral del Metro madrileño. Tema de urgencia que

mantenía expectante a la inmensa mayoría de la población madrileña que utiliza este transporte

subterráneo.

En las puertas de Castellana. 3, chóferes, inspectores de escolta de los ministros y agremies de la Policía

Armada. ¿Periodistas? Tres. Ni uno más. . Al finalizar el Consejo, desfilan, en sus automóviles todos los

ministros y el presidente del Gobierno. Un redactor de A B C cambió impresiones con «fuentes

autorizadas» de solvencia en el Departamento de Relaciones Sindicales, saludó a don José Solís y a don

Rodolfo Martín Villa.

Balance de dos horas y media de reunión gubernamental: las medidas extraordinarias que habrían de

arbitrarse en su momento, caso de no darse el regreso a la normalidad laboral, están estudiadas

exhaustivamente Desde todas las parcelas de competencia.

A nivel sindical, las negociaciones están en compás de espera y deben continuar. Los términos de

conciliación serán, una vez reanudada la actividad en el Metro, el planteamiento de un conflicto colectivo

con lina base de «reparto» entre empresa y trabajadores: e! incremento de los beneficios repartidos por

acciones, al término de este ejercicio, y nue sobrepasan el 9 por 100 previsto en el convenio colectivo

último suscrito

CINCO HORAS DE CONVERSACIONES SINDICALES.—Según nos informan autorizadas fuentes

del Ministerio de Relaciones Sindicales, el escrito del Jurado del Metro, fechado en 24 de diciembre del

recién acabado 1975, no llegó a manos del señor Martín Villa hasta el día 30. Debido, sin duda, a las

ausencias por vacaciones, fiestas navideñas, etcétera,

El titular de Relaciones Sindicales se reunió el pasado lunes, día 5, con el Jurado de empresa de la

Compañía del Metropolitano, a las nueve de la noche, y hasta las once y media. Ayer, día 6, volvió a

conversar con el Jurado desde las dos y media del mediodía hasta las cinco de la tarde.

A esa misma hora comenzaba en el palacete de Presidencia la reunión de Consejo de Ministros,

convocada con carácter extraordinario, sin dada para abordar monográficamente el acuciante problema

del transnorte urbano subterráneo madrileño. El señor Martín Villa acudió al Consejo de Ministros veinte

minutos después de su comienzo

COMPÁS DE ESPERA.—Al término de esas conversaciones, que totalizaron, entre- las dos jornadas,

cinco horas, desde el punto de vista sindical se había establecido la posibilidad de plantear conflicto

colectivo, siempre que se diese por parte de los trabajadores la vuelta a la normalidad laboral. La razón de

ese planteamiento obedecería al hecho nuevo, no tenido en cuenta en el convenio de 1 de julio, de un

Incremento en la rentabilidad de las acciones.

En los estudios previos a las nueva» tarifas para los usuarios del Metro (las subidas de 1974 y 1975)

establecieron una rentabilidad del 9 por 104 para las acciones. Pero, al término de este ejercicio, se ha

distribuido un beneficio mayor Y ésta —y no la subida de tarifas, de la que los trabajadores en su escrito

se llamaban «a parte>. aunque en realidad estaba prevista a la hora de elaborar los salarios en el último

convenio—. es hoy por hoy la base de negociación entre las reivindicaciones de la parte trabajadora y de

la empresarial.

La Organización Sindical, mediada la tarde de ayer, estaba en fase de arbitrar una conciliación entre los

intereses v derechos de ambas partes en conflicto

Los empleados del Metro, en paro laboral «ilegal», no desean la solución del conflicto colectivo.

Por otro lado, los recursos legales y las medidas que pueden interponerse, caso de continuar

interrumpidos los servicios, llegan a la «militarización» de tales servicios

SOLÍS: «LA ORGANIZACIÓN SINDICAL TIENE QUE NEGOCIAR».—Cuando .poco después de las

ocho menos cuarto, el ministro de Trabajo abandonaba Presidencia del Gobierno, te saludamos cuando

subía al coche oficial. Nos comentó que «no se había resuelto nada todavía»- «se está muy en ello.... no

va a dejarse, claro está». .Y después, ya el automóvil en marcha: «La Organización Sindical tiene que

negociar para que se llegue a un acuerdo.»

Solis hubo de regresar en la mañana de ayer de la Costa del Sol. donde estaba descansando con su familia

Llesó a Madrid alrededor de las diez y media. Inmediatamente se reunió en el Ministerio de Gobernación

con sus colearas de Gobierno Fraga, Valdés González-Roldán y Martín Villa, titulares de Gobernación

Obras Públicas y Relaciones Sindicales, a quienes compete el estudio del conflicto y sus soluciones de

emergencia, desde el punto de vista de orden público, transportes y coyuntura laboral. La reunión duró

noventa minutos v trató este tema exhaustivamente

LA SALIDA DE LOS MINISTROS. Después de dos horas y media de Consejo, el señor Areilza es el

primero en salir de Castellana, 3. Le siguen los ministros de Marina y Ejército. Minutos después, don

Adolfo Martín Gamero. En el exterior del palacete, y a resguardo de las verjas con protección antibala

desde los tensos días de Carrero, charlan un rato Pérez de Bricio, Villar Mir y Valdés González-Roldán.

Fraga Iribarne y Garrigues salen,., separadamente, y a pie se dirigen a sus domicilios respectivos

Son casi las ocho cuando el presidente Arias abandona el palacete de Presidencia. El último en salir fue

don Rodolfo Martín Villa.

 

< Volver