Autor: R.. 
   Nota de Hunosa  :   
 Es evidente que se trata de mantener un clima laboral sostenible. 
 Informaciones.    01/04/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NOTA DE HUNOSA

ES EVIDENTE QUE SE TRATA DE MANTENER UN CUMA LABORAL INSOSTENIBLE

El día 15 de marzo, como consecuencia de un referéndum, en el que los trabajadores en paro tomaron

libremente la decisión de reintegrarse a sus labores, hecho que cavo una amplia difusión y causo un

impacto en el resto üe¡ mundo laboral del país, se reanudaron con normalidad ios t r a b a jos en

HUNOSA. Esta había aceptado, en pru e b a de actitud constructiva, una serie de peticiones del Jurado de

Empresa, entre las cuales destacaba anticipar la tradicional paga del convenio.

Parecía que, después de lo que antecede, y teniendo en cuenta que las cuestiones puramente laborales

estaban en plena discusión, en el seno de la comisión deliberadora del convenio, la normalidad ce

prolongaría y el esfuerzo de los trabajadores se polarizaría en conseguir las máximas ventajas posibles.

Sin emba r g o, inmediatamente comenzó una campaña dirigida en dos vertientes. Por una parte, contra el

referéndum, en un intento de convencer a la opinión de que la verdadera decisión democrática se basa en

unas asambleas, cuya representatividad y decisiones no se fundan más que en la credibilidad que pueda

darse a los escritos en que se divulgan sus contiguas.

Por otra parte, y naturalmente desde otro plano, contra la paga de 6.000 pesetas que el día 16 de marzo se

acordó en la comisión deliberadora del convento, deformando la información, hasta tal punto que la

propia comisión Atibo de salir al paso de la misma, en una nota publicada el pasado día 18.

Los frutos de esta campaña no tardaron en producirse. El mismo día 18, viernes, el primer relevo del pozo

«Tres Amigos» entró con un retraso de media hora. A partir de este instante, se produce una serie de

alteraciones laborales, con días Intercalados de normalidad, que van desde paradas en varios pozos de una

o dos horas, pasando por el abandono del trabajo el día 27 en los pozos «Barre-do», Tres Amigos» y

«Polio», hasta la paralización de las zonas del Nalón, Sarna-Siero, Caudal y Turón, producida en el día de

ayer martes. Los argumentos esgrimidos en cada caso, han sido muy variados: desde los extralaborales,

mantenidos durante la pasada huelga, a la falta de información sobre la marcha del convenio, hasta

considerar la jornada (caso del día 27) como jornada de descanso, pasando ñor el envío a fila», por orden

de la autoridad militar, de algunos productores a causa de faltas cometidas en el trabajo.

Se ha acusado a HUNOSA, en todos tos sentidos, de falta de diálogo y flexibilidad HUNOSA, a su vez,

ha con-testado hasta la saciedad que las reivindicaciones presentadas durante la huelga, en gran parte de

los casos de forma anónima e ilegal, eran de carácter político y, por tanto, se salían de su ámbito.

En cuanto a las laborales, HUNOSA siempre estuvo dispuesta a discutirlas en el marco de la comisión

deliberadora del convenio, cuyas reuniones, es preciso recordarlo, no fueron suspendidas en ningún

momento. El carácter político y extralaboral de la huelga quedó claramente definido por las propias

organizaciones subversivas en escrito que se difundió por las cuencas mineras: «Todo este conjunto de

factores nos han llevado a incorporar a las peticiones iniciales, otras con un carácter más claramente

político...»

Es claro y evidente que no es HUNOSA, por cierto, quien no quiere un diálogo constructivo, que

beneficiarla a todos los trabajadores de la misma. Ño hay más remedio que preguntarse: ¿Qué es lo que se

busca en todo este clima de confusión, y dónde están los verdaderos motivos de quienes empujan a los

trabajadores a una situación anárquica, manejando toda una colección de argumentos variables en el

tiempo y en la, zona minera respectiva, llegando Al extremo de que no hayan conseguido siquiera

concretarlos en una bandera única?

Sin embargo, esa bandera existe. Pero sacarla a la luz sería tanto como confesar, una vez más, y ésta en

proporciones desmesuradas, que se trato de manipular a los mineros asturianos con fines específicamente

políticos. A ¡os agentes de la subversión les preocupa profundamente la actitud positiva de HUNOSA

respecto al convenio. Actitud que ha comenzado a ser comprendida y a calar hondo en tos trabajadores.

Es evidente que se trata, en suma, de mantener un clima laboral insostenible y un supuesto poder de

convocatoria, al tiempo que permite a las organizaciones ilegales y subversivas utilizar a los mineros

asturianos cara a las Jornadas de desórdenes que activamente preparan para «1 período del 14 de abril al 1

de mayo.

Oviedo, 30 de marzo de 1976

 

< Volver