Ola de atentados terroristas. 
 Tres guardias civilies y dos policías armados, asesinados en Madrid     
 
 Diario 16.    28/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Ola de atentados terroristas

Tres guardias civiles y dos policías armados, asesinados en Madrid

MADRID, 28 (D16). — Tres guardias civiles y dos policías armadas fueron asesinados a mediodía de

hoy en Madrid, en las sucursales de la Caja Postal de Ahorros de la avenida Padre Piquer (Aluche) y

Colonia de Oroquieta (Villaverde Bajo).

Un sargento de la Guardia Civil se encuentra gravemente herido.

Los dos miembros de la Benemérita que prestaban servicio de vigilancia en la Caja de Ahorros, sita a la

altura del kilómetro 8.500 de la carretera de Andalucía, en la colonia de Oroquieta, fueron ametrallados

por tres jóvenes, que penetraron en el interior de las oficinas, poco antes de la una de la tarde.

Según la Comandancia de la Guardia Civil, al acudir al lugar del atentado un coche de la Benemérita, se

produjo un enfrentamiento en el que resultó muerto un agente de la Guardia Civil.

Varios testigos aseguran, sin embargo, que los asesinos lanzaron un artefacto explosivo contra un Citroen

2 CV de la Guardia Civil, matrícula PGC 1364-S, que llegaba en esos momentos a, las oficinas de la Caja

Postal para hacer el relevo, resultando muerto el conductor y gravemente herido el sargento que le

acompañaba.

Según algunas personas allí presentes, los asesinos huyeron a pie corriendo a campo a través en dirección

a la zona de Villaverde la zona está lleca de pequeños comercios, y ea ese momento gran número de amas

de casa realizaban sus compras acompañadas por niños.

Inmediatamente de producirse los atentados, en una farmacia cercana comenzó a venderse tila al por

mayor.

Policías armadas

Aproximadamente una hora antes, a las 11.45 dos guardias armadas eran asesinados con pistolas provistas

de silenciadores en el vestíbulo de la avenida Padre Piquer, en Aluche.

Los dos miembros de la Policía Armada, José María Martínez Morales y Fernando Sánchez: Hernández,

prestaban servicio en la Caja Postal de Ahorros número 50 y recibieron de cuatro a cinco disparos cada

uno, ingresando ya cadáveres en el Hospital Militar Gomez Ulla, adonde fueron trasladados.

Los agresores llegaron a la avenida del Padre Piquer, número 13, en un coche R-12 de color azul, con

matrícula que podría ser M-3871-AE o M-3671-AB, según diferentes versiones.

Mientras dos personas se quedaban en el coche, los otros dos individuo^ vestidos con gabardinas blancas

y portando gafas oscuras, entraron en ia Caja y dispararon contra los dos policías armadas de la XVII

Bandera. En aquel momento el vestíbulo de la sucursal estaba casi vacio de clientes.

José María Martínez Morales estaba soltero y tenía veintidós años, en tanto que Fernando Sánchez

Hernández, veinticuatro años, estaba casado y tenía un bajo.

Alias y fuertes Según uno a testigos presenciales, uno de los que dispararon era do alta estatura, de

complexión fuerte y tenia el cabello rubio y rizado.

Las mismas fuentes indican que los dos individuos, después del atentado, entraron en los establecimiento

Simago que hay en el mismo edificio de Padre Piquer, mientras otros testigos declaran que los agresores

se dieron a la fuga en el automóvil R-12 que los esperaba.

Antes de la una de ¡a sarde, la Policía tomó declaración a Aquilino Peroren, quien contó haber visto en la

calle Virgen del Puerto un 1430 de color amarillo con banda negra que hacía adelantamientos peligrosos.

Loa conductores parecían nerviosos y conducían con mucha prisa. La matrícula, de Madrid, comenzaba

con el número 6.

La Policía ha registrado los almacenes Simago,

La Dirección Genera] de Seguridad detalla que los dos individuos portaban pistolas del calibre 9 mm.

modelo largo, a los que habían aplicado silenciadores, y dispararon sobre las víctimas varias veces en la

sien y, una vez en el suelo, vaciaron los cargadores de las armas sobre sus cuerpos.

La fuente oficial señala que los agresores huyeron en un automóvil R-12, en cuyo interior se hallaban dos

individuos más.

Los autores del atentado no hicieron intención de llevarse dinero, sino que directamente atacaron a los

agentes, que se encontraban en el vestíbulo. En ese momento. había escasos clientes en la Caja.

En el hospital

En el Hospital Militar Gómez Ulla fue imposible hacer nada por los dos policías, pues ingresaron

muertos.

Al centro médico, según Europa Press, han Acudido altos dirigentes de la Policía Armada y del

Ministerio de la Gobernación nada más enterarse de lo ocurrido. También se ha trasladado el Juez de

Guardia, que corresponde al Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, para iniciar las diligencias

oportunas.

Felipe Andrados Hernando, compañero de los asesinados y a quien correspondía haber prestado hoy

(servicio en la Caja de Ahorros, relató a D16 que, debido a una avería en el cuarto de baño de una de las

dependencias policiales, cambió el servicio y se quedó a arreglarla.

En su lugar fue José María Martinez Morales, qiuen hace apenas veinte días ingresó en el Cuerpo,

después de realizar los dos mesas de servicio militar.

A Fernando Sanchez Hernández se le conocía cariñosamente por el apodo de "Doña Rogelia", por su

parecido coa este personaje televisivo, cuenta Felipe a D16, agregando que él mismo se había inventado

el apelativo, "que le hacia ´mucha gracia a Fernando".

Detenidos

Según Europa Press, se han efectuado tres detenciones en el barrio de San Fermín, relacionadas, al

parecer, con el atentado sufrido esta mañana por miembros de la- Guardia Civil. Este barrio se encuentra

en las Inmediaciones del lugar cíe! atentado.

Atentados contra las Fuerzas del Orden

Ocho son los policías armadas muertos por actos de terrorismo desde Junio de 1975. Hasta entonces los

atentados iban dirigidos contra agentes del Cuerpo General de la Policía o contra la Guardia Civil. El 6 de

Junio de 1975 murió en Barcelona Ovidio Díaz López. Pocos días mas tarde, el 30 de julio, murieron,

también en Barcelona, otros dos policías en el atraco a la Residencia Sanitaria, que se atribuyó el GRAPO

y del que obtuvo 32 millones de pesetas de botín. El 14 de septiembre murió en Barcelona Juan Ruiz

Muñoz, cuyos atentados fueron reivindicados por el FRAP. El 1 de octubre cíe 1975, después de las

ejecuciones de los militantes de ETA y FRAP, mueren asesinados los policías armadas Antonio

Fernández Ferreiro, Joaquín Alonso Abajo y Agustín Crines Navarro, acción que reivindicó el GRAPO.

Dieciocho son los guardias civiles muertos desde quise agravó la ola de terrorismo. En 1968 murió en

Guipúzcoa José Pardines Arcay, y Dionisio Medina Serrano en 1971. En 1974 fueron asesinados siete

guardias civiles, todos ellos en el País Vasco, en la época de máximo endurecimiento de la tensión en

aquella región. Las víctimas fueron, Gregorio Posadas Zurrón, Manuel Pérez Vázquez, Martín Duran

Grande, Jerónimo Vera García, Argimiro García Estévez y Luis Santos Hernández. En 1975 tres fueron

los guardias civiles asesinados en. Vascongadas y uno en Madrid, los guardias Andrés Segovia Peralta,

Domingo Sánchez Muñoz y Antonio Pose Rodríguez. El pasado año 1976 murieron asesinados Manuel

Vergara, Julián Soria. Miguel Gordo y Antonio Frutos, todos ellos en acciones terroristas en el País

Vasco,

 

< Volver