¿Dónde están las llaves... De HICONSA?     
 
 Blanco y Negro.    26/04/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

¿DONDE ESTÁN US LUVES.. DEHKONSA?

JA pregunta parece idénti-•*•* ca a la del juego infantil. Manuel Colina Vergés y José Colina García, padre e hijo, copropietarios de un apartamento de Hiconsa, sociedad en suspensión de pagos, empiezan a creer que la llave de su piso está, efectivamente, en el fondo del mar.

En apariencia, el bloque Zurbarán, construido en Isla Cristina (Huelva), está terminado. Listo el certificado de *erminación de obra. Cumplida la cédula de habitabilidad. Pero, a pesar de sus intentos, no han conseguido las llaves de su apartamento, pagado a tocateja, en la cantidad de 1.112.000 pesetas, en marzo de 1973. Durante algún tiempo percibieron de Hiconsa Renta ia cantidad de 156.720 pesetas anuales, que la compañía les abonaba como administradora y arrendadora del inmueble. La renta se evaporó poco antes de la suspensión de pagos, trámite que parece la constante de varias de estas empresas desde que Sofico inició la moda.

A través de su abogado, don Eduardo Ajuria, los Colina han enviado un requerimiento a la compañía de seguros Crédito y Caución, con quien Hiconsa contrató una póliza global, según dicta la ley. Piden la devolución del dinero entregado, más el 6 por 100 de interés anual. La entidad aseguradora replica que si el apartamento está terminado y los propietarios recibieron rentas por él.

está fuera de lugar el reembolso

Por su parte, el señor Aju-ria, letrado de los copropietarios, nos dice que las cláusulas son claras: ´Crédito y Caución tiene treinta días pa ra pagar al asegurado desde el momento en que se incumplen los plazos de entrega de las llaves. La suspensión de pagos faculta a la aseguradora para recurrir, a su vez, contra Hiconsa, cuya prima neta suscrita anualmente para cubrir el apartamento en litigio era de 28.500 pesetas-

 

< Volver