Conferencia de prensa. 
 Carrillo contra el dirigismo supranacional     
 
 Diario 16.    03/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Conferencia de prensa

Carrillo contra el dirigismo supranacional

MADRID, 3 (D16).—Los partidos comunista español, francés e italiano están plenamente de acuerdo en

rechazar "cualquier centro dirigente supranacional que trate de intervenir en los asuntos internos de otros

partidos y otros pueblos", aseguró a primera hora de esta tarde Santiago Carrillo.

Los tres protagonistas de la "cumbre" eurocomunista tomaron brevemente la palabra antes de iniciarse la

conferencia de prensa con que concluyó hoy la reunión, insistiendo todos ellos en que la presencia en

España de los secretarios generales de los Partidos Comunistas italiano y francés, Enrico Berlinguer y

Georges Marchais, "no implica ingerencia en los asuntos internos de España", ya que "la libertad y la

democracia son hoy una suerte de patrimonio de todos los pueblos".

El secretario general del PCE recalcó que "en Madrid no se ha creado ningún centro eurocomunista",

para insistir en que no tratan de señalar un camino a los demás.

Carrillo desmintió nuevamente que la reunión tuviera como fin presionar sobre el Gobierno y los

Tribunales españoles, ante quienes se encuentra actualmente la decisión de legalizar a los comunistas.

"No estamos aquí para dar consejos a los españoles, ni mucho menos para inmiscuirnos en los asuntos

internos de la vida política española", dijo esta mañana el dirigente del Partido Comunista Italiano, Enrico

Berlinguer, en la conferencia de prensa.

Berlinguer, que reiteró sucesivamente la importancia del hecho de que España logre plenamente la vida

democrática por decisión de su pueblo, habló del área que ocupan Francia, Italia y España en el

Mediterráneo y cómo la reducción de armamento y el nuevo ordenamiento económico son piezas

fundamentales en esta área.

George Marchais, secretario general del Partido Comunista Francés, habló en su intervención de los

acuerdos que en Francia existen entre el Partido Comunista, el Partido Socialista y el Movimiento

Radical, para pedir posteriormente que sea reconocida la legalidad del Partido Comunista Español.

 

< Volver