Autor: Llansá, Jaume de. 
 Al parecer, para la presentación de Santiago Carrillo en Barcelona. 
 Hubo "Linea Directa" entre el Grupo Mundo y el Palacio de la Moncloa     
 
 El Alcázar.    24/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

CRÓNICA DE CATALUÑA

Al parecer, para la presentación de Santiago Carrillo en Barcelona

HUBO "LINEA DIRECTA" ENTRE EL GRUPO MUNDO Y EL PALACIO DE LA MONCLOA

Se dice que la Jefa del Gabinete de Presidencia esperó bastante tiempo en el restaurante "La Trainera" a

un periodista barcelonés, que venía de hablar con Carrillo

BARCELONA (Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono).—Con acentos varios

en la intención — extrañeza, ironía, sarcasmo—, se han exteriorizado comentarios — me consta — ,

algunos de ellos estando yo presente, en diversas reuniones y en bastantes sectores, tanto catalanes como

madrileños, incluidos unos próximos a los organizadores del "suceso" del Ritz, el hecho que califican de

sorprendente de que la CRÓNICA DE CATALUÑA de este periódico no la dedicase JAUME DE

LLANSA al estupefaciente y promocionador —industrial y político— evento de la "presentación"

en y a la sociedad barcelonesa del hombre que, al parecer, tiene que ser tratado con "respeto" por

periodistas y periódicos que todavía mantenemos y mantienen buena memoria histórica, dignidad

espiritual, entereza y vergüenza política. Me refiero, naturalmente, a "don" Santiago Carrillo,

secretario general de PC y patrón de su sucursal catalana el PSUC, en libertad provisional no cautelar y sí

legalizadora de su presencia en España y de su actividad "oficial" de dirigente comunista, "con olvido

del pasado —dijo él con sonrisa cínica y cáustico acento— para lograr la reconciliación nacional".

Aclaro: Estuve en el Ritz hasta los momentos iniciales de la cena, hasta constatar la sorpresiva y

"sensacional" presencia de Carrillo y poder recibir informaciones varias, la mayoría de ellas respetables y

fiables, de los porqués, de los cómo y de los "modus operandi" que se emplearon para "epatar" y quedar

semiparalizado a lo mejor y más selecto de la sociedad barcelonesa, incluidos políticos y representantes

del Gobierno de la Nación allí presentes, presentando a Carrillo como "vedette" de una de las fiestas

sociales, periodísticas y políticas más destacadas del año 1977; es decir, la concesión y entrega de los

premios "español", "mundial" y catalán del año anterior, organizada por ese águila de los negocios

inmobiliarios, editoriales y periodísticos que es don — esta vez natural y sin comillas— Sebastián

Auger Turó, progenitor, mantenedor, alma y patrón máximo del "Grupo Mundo".

Pero como ni "EL ALCÁZAR" ni JAUME DE LLANSA, tenemos compromisos ni obligaciones, sean

oficiales o políticas, con el señor Auger y su "imperio", podemos perfectamente eximirnos de tratar

informativamente un acto que nos produce pena y repulsión por el protagonista elegido y por la falta de

elegancia de su "presentación", porque de haberse anunciado, como así ha hecho siempre el organizador,

la presencia de Carrillo con anticipación al día de la cena en el Ritz, más de la mitad de los presentes —a

pesar de la asistencia del "encanto" de la Presidencia del Gobierno, señorita Díez de Rivera— no habrían

asistido, como no asistió, el alcalde, José María Socias Humbert —que, al parecer, tuvo "onda directa" —

, quien mandó en sacrificado acto de servicio al amigo y compañero Figueruelo, delegado de Promoción

Ciudadana, que, con su barba florida y su sonrisa profesional, saludó al excomisario de Orden Público en

Madrid cuando la tremenda matanza de españoles en Paracuellos del Jarama.

Hecha la aclaración para satisfacer a buen número de lectores catalanes y no catalanes, presentaré una

serie de hechos y curiosidades que precedieron, enmarcaron y rodearon la "Operación Mundo-Auger de

presentación política y comercial en y a la selecta sociedad barcelonesa" del Carrillo del PC, de la

"Pasionaria" y del genocidio de noviembre de 1936, del que trata esclarificadoramente Ángel Ruiz

Ayúcar en las páginas de su espléndido libro "El Partido Comunista - 37 años de clandestinidad".

HECHOS Y CURIOSIDADES

UNO.—Al parecer, según fuentes que me han informado, "línea directa" de entendimiento preparatorio

de la "presentación" societaria de Carrillo, entre la sede barcelonesa de "Mundo" en Cardeval Reig y el

Palacio de la Moncloa —no lo afirmo, digo que, "al parecer"— para dar "luz verde" al "evento". También

se dice que, al parecer, la distinguida y muy respetada jefa del Gabinete de la Presidencia, tuvo que

esperar en el restaurante madrileño "La Trainera" bastante tiempo a que llegase un periodista barcelonés

con el que estaba citada a comer y para "hablar" del "asunto", pues el aludido periodista se retrasó por

estar en el domicilio de Carrillo, tratando del desplazamiento del "líder" a Barcelona y de su

"presentación" en la fiesta de "Mundo". Tal periodista llevó a Carrillo la invitación afectuosa del señor

Auger, en la que iban incluidos los gastos del viaje en avión, de alojamiento elegante en la "suite" 308310

del Ritz, la seguridad de la sorpresa de la selecta concurrencia, unida a la de que no habría desbandada,

así como la segura celebración de una rueda de prensa en el mismo hotel, y la promoción de otros actos

políticos e informativos complementarios.

DOS.—Ciertamente, la "operación" fue llevada con el mayor sigilo, y la aparición de Carrillo en el gran

comedor del Ritz provocó enorme sorpresa, sensación y estupefacción, según qué mesas y comensales,

así como un enorme y bastante paleo e interesantísimo revuelo en los informadores y en algunos

asistentes a la cena; pero nadie de aquella selecta concurrencia burguesa y capitalista, salvo un miembro

del Jurado, director vasco de "La Gaceta del Norte", ninguna de las personas que ostentan en Barcelona

autoridad y representación del Gobierno del Rey, tuvieron el gesto digno de levantarse y abandonar salón

y acto ante la presencia coaccionadora e impuesta del líder del Partido Comunista, todavía ilegal, sujeto él

a proceso judicial por asociación ilegal y entrada clandestina en España. Debo señalar, no obstante, que

ninguna de las autoridades aludidas estrechó la mano y conversó cordialmente con Carrillo como así lo

hizo, luciendo su mejor sonrisa política, la muy respetada jefa del Gabinete de Presidencia quien, al

finalizar el "tête-á-tête" con el personaje, del que se tomaron infinidad de fotografías, dijo al excomisario

de Orden Público comunista de Madrid, "a ver si luego nos reunimos para tomar un chinchón".

TRES. — En su conversación con los afanados y entusiastas periodistas, "don" Santiago Carrillo, al

referirse a su actual situación documental, dijo que tenía el certificado de solicitud del Documento

Nacional de Identidad, en el que figuraba como profesión suya la de "periodista". Y hubo uno, socarrón e

intencionado, que apostilló en un aparte: "No me extrañaría nada que en cuanto tenga el D.N.I. solicite su

ingreso en la Asociación de la Prensa de Madrid; avalistas no le faltarán; en Madrid les conocen muy

bien".

CUATRO. — Después de la cena capitalista con langostinos, después de la accidentada pero lograda

rueda de prensa en la habitación 308 de la "suite" que ocupaba, al día siguiente, guiado y acompañado por

un enlace y por el aragonés López Raimundo, líder de la sucursal comunista en Catalunya, "don" Santiago

Carrillo, en figura de director general o de ministro en activo, visitó a los directores de los periódicos

barceloneses en sus sedes, y al mediodía les invitó a comer: nadie ha informado de quiénes fueron los

directores que no le recibieron y que no acudieron a la comida, ni tampoco de quién pagó la factura del

ágape. Lo que sí puedo decir es que fueron dos periódicos, "Diario de Barcelona" y "El Correo Catalán"

— sus Redacciones—, los que le recibieron y le agasajaron con entusiasmo, que se tradujo en amplia

información de la visita y de sus declaraciones. En "La Vanguardia", fueron más circunspectos; hasta tal

punto, que la información sobre Carrillo que aparece muy discreta en la página 21 del día 21, hay un

ladillo final que dice, "Visita a los periódicos" en la que curiosamente no se habla de tal "visita a los

periódicos"

CINCO. — "Don" Santiago Carrillo, en sus declaraciones a los entusiasmados compañeros barceloneses,

afirmó que él y el PC son decididos partidarios del "Estatut de 1932" y de la "Autonomía de Catalunya".

Un compañero, hablando de estas declaraciones, me mostró un artículo de Manuel Fernández Areal,

publicado en las páginas gráficas del "ABC" del día 15, en el que había acotado la frase que transcribo:

"El Partido Comunista, por ejemplo —lo que es perfectamente coherente con la filosofía marxista,

puramente dinámica, basada sobre la contradicción y la negación de toda verdad objetiva—, será

autonomista en un país, y enormemente patriota en otro: enemigo de toda secesión o autonomía territorial

o administrativa".

SEIS. — Finalmente, como colofón o broche de esta crónica, voy a transcribir el párrafo final de la

crónica que, en "ABC", dedica al "evento" ese magnífico periodista y catalán que es José Tarín Iglesias:

"Ya lo ven ustedes. Se lo pueden creer. No pretendemos hacer demagogia. Se acabaron los descamisados

y el recuerdo de las siniestras cazadoras de cuero que puso de moda don Santiago Carrillo allá por el año

36. Se acabó todo. Ahora se vive en, una "suite" del Ritz, se usan buenos abrigos y se zampan excelentes

manjares, mientras que alguna señora de nuestra pobre burguesía, según cuenta Juanito de Segarra, le

pedía a don Santiago permiso para tocarle ligeramente la barriga porque —según ella— le traía suerte...

¡Sobran, como lo ven ustedes, todos los comentarios...!

Espero que la dirección y los lectores, que comentaron lo que indico al principio, queden informados

sobradamente de todos los escandalosos, y de los menos escandalosos por curiosos, "meandros" de la

estupefaciente "presentación en y a la sociedad burguesa y capitalista" de Barcelona, sabiamente montada

por el promotor señor Auger, de "don" Santiago Carrillo.

 

< Volver