Andalucía. En tres frentes agrícolas (algodón, aceite y arroz). 
 Semana conflictiva     
 
 Pueblo.    11/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EN TRES FRENTES AGRÍCOLAS (ALGODÓN, ACEITE Y ARROZ)

SEMANA CONFLICTIVA

SEVILLA. (PUEBLO, de nuestra Redacción.)—Esta semana que ya vivimos puede ser de gran

conflictividad aquí en el sur de España si los problemas agrícolas no encuentran los cauces adecuados en

busca de las soluciones más idóneas Esta semana van a amontonarse los conflictos del algodón, el arroz

—que se ha iniciado— y el del aceite, no lo olvidemos.

Como el asunto del algodón está harto manoseado informativamente, se entiende, trataremos los dos

últimos. La problemática laboral en el arroz no la ha planteado en esta ocasión la patronal, sino la parte

social. Los trabajadores del arroz de las marismas sevillanas, que se cifran entre cinco y ocho mil, se

declararán en huelga si los patrones no responden a sus reivindicaciones. Según las céntrales sindicales,

los trabajadores del arroz se ven sin salida eficaz a niveles oficiales y enfrentados con el silencio patronal

como única respuesta. Mientras tanto se está tratando de conseguir una entrevista con el gobernador civil

para buscar una salida al problema.

Los olivareros, aunque retiraron sus tractores de los arcenes de las carreteras andaluzas, aún no han

recibido por parte del FORPPA una respuesta a su petición a elevar hasta 120 pesetas el kilo de aceite.

Recordemos que la patronal aceitera dio como plazo a la Administración el día 15 de este mes, para

contestar a la oferta de estos agricultores. Los días pasan y el conflicto persiste latente y como telón de

fondo de ese espinoso agro andaluz hoy día en plena ebullición, tras bastantes años de conformismo.. No

sabemos aún cuál será la contraoferta ministerial al precio propuesto por los aceituneros, pero lo que sí

está urgiendo ya el tema es una salida; la postura de «avestruz» del FORPPA no conduce a nada Dentro

de unos días, si la Administración no lo remedia, Andalucía va a estar marcada por las protestas

mecanizadas —y valga la expresión— de algodoneros y aceituneros, por una parte; por otra, las centrales

sindicales se encargarán de que los braceros del arroz reivindique lo que según ellos les pertenece.

 

< Volver