Autor: VARELA. 
   "Una Cortes sin P.C. son unas Cortes f..."     
 
 El Alcázar.    27/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

"UNAS CORTES SIN P.C. SON UNAS CORTES F..."

La pregunta de ahora mismo es ¿qué hacemos con Santiago Carrillo? Pero las respuestas son tantas —

para bien o para mal— que el pueblo empieza a cansarse del primer secretario del P.C.E. Al parecer, en

Carabanchel brindaron los líderes comunistas por el éxito de la operación "Estrella Roja", operación que

no fue negociada, como dejaba ver en ARRIBA, Pedro Rodríguez, aunque, por supuesto, el ejecutivo y la

policía la conocían, como conocen también dónde se imprimieron los panfletos, muchos de ellos antes de

la detención de Carrillo, que dieron sal y pimienta a la campaña en pro de su libertad. Decía que en

Carabanchel brindaron los líderes comunistas por la operación "Estrella Roja", convencidos de que la

movilización "popular" de los días veintidós, veintitrés y veinticuatro habían supuesto más grado de

participación que en las fechas anteriores al referendum para pedir al pueblo la abstención. La

movilización "popular" en torno a estas dos efemérides no han sido, para el P.C., otra cosa que un ensayo

general de cara a las próximas elecciones, en donde él P.C., sin posibilidad de legalización, no va a buscar

escaños parlamentarios, sino a hacer una campaña de proyección de imagen cuya rentabilidad recogerán

en las siguientes elecciones generales que para sus líderes, efectivamente, van a celebrarse, no más tarde

que seis meses después que se celebren las primeras. Para entonces el eslogan será más o menos: "Unas

Cortes sin P.C. son unas Cortes «fascistas o franquistas» (indistintamente)". Y para entonces también el

primer secretario del P.C. no será don Santiago, por razones pactadas antes de su detención y no con el

Gobierno —¿quién se acordará del actual Gobierno para entonces?— sino con sus correligionarios.

RELIGIÓN Y POLÍTICA

Efectivamente, muchas cosas están cambiando en esta vieja piel de toro, aunque la velocidad reformista

no haga posible que podamos medir, en sus justos medios, cada uno de los hechos que sucesivamente van

apareciendo. Por ejemplo, el político Coronel de Palma, tuvo que salir al paso en una asamblea celebrada

en Santiago de Compostela, sobre el polémico tema del divorcio: "insistimos, y esto es de vital

importancia, en el valor del Sacramento del Matrimonio. La indisolubilidad y fidelidad en éste es

indiscutible"; mientras que Tarancón, príncipe de la Iglesia, escribía en la revista "Iglesia en Madrid", su

séptima carta política, en la que ponía en duda la viabilidad o posibilidad de que existiera un partido

político de cara al futuro con el nombre de cristiano. Se refería, claro, a la democracia cristiana, asunto

que como algunos lectores saben ya había adelantado "La Balanza" y que curiosamente puede costarle al

Cardenal Tarancón su "traslado" a Roma. En la carta del señor Tarancón, Presidente de la Conferencia

Episcopal, se pone en duda el valor cristiano de la "democraciacristiana", por que una tendencia con este

nombre "indudablemente ha de ser germen de división".

POR TORCUATO, "NO HABRÁ DETENCIONES"

Y por último, hay que recoger, aunque solo sea a título de rumor, que a pesar de la campaña que algunos

medios de comunicación están realizando para que sean detenidas las personas que abuchearon al

Presidente de las Cortes, don Torcuato Fernández Miranda, no habrá detenciones. Fuentes dignas de

crédito han indicado que los incidentes del veinte de diciembre estaban olvidados: "no son más que

situaciones de la democracia, ¿o es que no han abucheado a Ford, Brand, Kennedy o Giscard?". Los

políticos, según estas fuentes, tienen que acostumbrarse a estas inconveniencias y a estas manifestaciones.

"Los extremistas quisieran producir más confusión con perseguidos, pero no las tendrán". Al parecer,

según personas allegadas a don Torcuato Fernández Miranda, es el Presidente de las Cortes quien tiene

más interés en dar por zanjado el pequeño incidente.

VARELA

 

< Volver