Santiago Carrillo habla en su domicilio de Vallecas. 
 "La guerra civil es un hecho historico ya superado"     
 
 Pueblo.    31/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Santiago Carrilio habla en su domicilio de Vallecas

"LA GUERRA CIVIL ES UN HECHO HISTÓRICO YA SUPERADO"

MADRID. (PUEBLO.)—El centro de la política de nuestro partido será el de conseguir la amnistía total.

Mi primer pensamiento al salir de Carabanchel ha sido para los presos políticos.»

Santiago Carrillo decidió, a las nueve de la noche de ayer, no ponerse más al teléfono. «Llegan llamadas de

todo el mundo y estoy muy cansado.» En el piso de Vallecas, su mujer, sus tres hijos, Victoriano Díaz

Cardiel y Pilar Bravo están al lado del secretario general, que viste un traje gris y fuma constantemente.

Ahora sabemos más detalles de su detención. Tras saber que, por fin, eran policías —en un principio pensó

que podría ser un comando extremista—, dijo: Sí, soy Santiago Carrillo. Aquí está la peluca, la conservo

como recuerdo.» Pero el agente tuvo más tarde que entregarla al juez. «Creo —dice— que mi libertad y la

de mis camaradas debe facilitar un nuevo clima de comprensión. En un país con nuevas generaciones, la

guerra civil es un hecho histórico ya superado.»

—¿Tiene ya carné de identidad?

—Lo solicitaré inmediatamente.

Santiago Carrillo pide disculpas por la poca atención que puede dispensar a los informadores, al no haberse

autorizado una rueda de Prensa. «Esta noche quiero dedicarla a los amigos íntimos.»

Los del Ejecutivo, también presos en Carabanchel, en ningún momento pudieron hablar con el secretario

general, que estaba en las dependencias de la enfermería. Los presos políticos que quedan en prisión —

quince de la E. T. A.— dejaron a Santiago Carrillo toalla y jabón, y éste les entrego las dos mil quinientas

pesetas que llevaba en el bolsillo. Pilar Bravo, que estuvo detenida en la cárcel de mujeres, dijo: «Las siete

presas políticas que aún quedan allí se portaron muy bien conmigo. Espero que la amnistía llegue pronto

para ellas.»

• LIBERTAD BAJO FIANZA

Poco antes de las tres de la tarde de ayer, Santiago Carrillo abandonaba la cárcel de Carabanchel en la que

había permanecido durante ocho días. Los demás dirigentes del P. C. E. lo harían pasadas las tres y media y

con intervalos de diez minutos. El J. O. P. número 1 había decretado por la mañana la libertad provisional

bajo fianza de los detenidos. Las fianzas fueron de 200.000 pesetas para Simón Sánchez Montero. Pilar

Bravo, Santiago Alvarez y Victoriano Díaz Cardiel: de 150.000 pesetas, para Jaime Ballesteros, Julio

Aristizabal y Manuel Azcárate, y de 300.000 pesetas, para Santiago Carrillo.

El secretario general del P. C. E. abandonó la cárcel en un automóvil particular, en el que viajaban su

mujer, Carmen Menéndez, y su abogado, Manuel López. Los hijos de Carrillo siguieron al coche de su

padre en otro automóvil. Los demás miembros de la Comisión Ejecutiva de1 partido también abandonaron

Carabanchel en coches particulares.

Marcelino Camacho declaró a Europa Press, preguntado sobre la incidencia que podía tener el hecho en las

negociaciones Gobierno - oposición, que había desaparecido el principal obstáculo para que éstas llegaran a

buen fin.

Por otra parte, los abogados del señor Carrillo han anunciado su propósito de presentar ante los Tribunales

un recurso de apelación, ya que no se contentan con el recurso de reforma ya presentado. El recurso de

reforma —aún sin resolver por el Juzgado— es el que prescribe la ley y debe ser presentado ante el mismo

juez que participa en el juicio. «El deber de presentar recurso de reforma en los procedimientos de urgencia

—declaró don Antonio Rato— ha sido hasta ahora mal interpretado y cabe recurso de apelación.»

En caso de que no sea aceptada, los abogados del señor Carrillo deberán demostrar ante el Tribunal que el

Partido Comunista «no es totalitario» ni «obedece a consignas de una Internacional», las dos causas

fundamentales por las que se declara a un partido en la ilegalidad, según el Código Penal.

 

< Volver