Autor: Frutos García, Pedro de. 
 Don Luis García, presidente del F.O.R.P.P.A.. 
 No es el momento de abandonar nuestra producción agraria a su suerte     
 
 Informaciones.    04/10/1977.  Página: 8. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

«No es el momento de abandonar nuestra producción agraria a su suerte»

(Viene de la pág. anterior.)

García—, me parece estar de acuerdo con el fondo de la cuestión planteada, en el sentido de que conside-

ro insuficientes las dotaciones económicas y financieras que tradicionalmente han venido asignándose al

sector agrario, habida cuenta de su importancia social, económica y estratégica en caso de conflagración o

crisis alimentária de alcance mundial. Como dato revelador, y en lo que al F.O.R.P.P.A. atañe, puedo

decirle que, si se toma como referencia el período 1969-1976, mientras las rotaciones de los planes

financieros del organismo para subvenciones y pérdidas han acusado un incremento relativo del 30 por

100; las principales magnitudes macroeconómicas del país, tales como el importe de los presupuestos

generales del Estado o el valor de la producción final agraria, han crecido de forma ininterrumpida hasta

niveles que alcanzan el 250 por 100.»

UNA LABOR DIVERSA

El algodón es un tema que ahora preocupa dentro de los productos del sector primario. Parece ser que el

tema algodonero estuvo ligeramente abandonado por el organismo que preside don Luis García, aunque él

sale al paso: «Si inicial-mente, en el plan financiero del F.O.R.P.P.A. para 1977 suponía aparentemente

una fuerte reducción de la subvención destinada al algodón, alcanzando solamente 20 millones de pesetas,

en realidad dejaba un fondo de maniobra de hasta 1.500 millones de pesetas fijada por real decreto —

número 455-77 del 26 de marzo— por si las necesidades de compensaciones hicieran preciso su uso.

Además esta cifra supone un incremento de 500 millones sobre la campaña anterior.»

La labor del F.O.R.P.P.A. está orientada tanto al crédito como a la subvención; sin embargo, parece que

el organismo está orientando su política más por el primer camino que por el segundo. Sobre el tema, don

Luis García manifestó a INFORMACIONES: «La labor del F.O.R.P.P.A. incluye actuaciones diversas en

función de la problemática propia que presentan los distintos mercados agrarios; por ejemplo, el volumen

financiero necesario para la ordenación de producción y precios agrarios durante 1979, se previo en su día

que alcanzaría unos 53.000 millones de pesetas, de los cuales, un 18 por 100 se destinarán a

subvenciones, mientras que el resto pasará a cubrir la vertiente de dotaciones de capital y créditos para

actuaciones directas o llevadas a cabo mediante organismos de ejecución. Naturalmente —terminó

diciendo el presidente del F.O.R.P.P.A.—, se trata de cifras estimativas que, aunque bastante

aproximadas, no tienen por qué cumplirse en su totalidad, toda vez que resulta imposible prever con un

año de antelación todas las alternativas climatológicas, económicas o productivas que se produzcan.»

 

< Volver