Tras prestar declaración en la D.G.S.. 
 Carrillo declara ante el juez en Carabanchel  :   
 Parece descartada la idea de expulsarle de España. 
 Informaciones.    23/12/1976.  Páginas: 2. Párrafos: 11. 

TRAS PRESTAR DECLARACION EN LA D.G.S.

CARRILLO DECLARA ANTE EL JUEZ EN CARABANCHEL

PARECE DESCARTADA LA IDEA DE EXPULSARLE DE ESPAÑA

MADRID, 23 (INFORMACIONES).—Don Santiago Carrillo se encuentra en la prisión de Carahanchel

desde primeras horas de la tarde, según se confirma a Europa Press en fuentes competentes.

A la prisión de Carabanchel se ha trasladado a última hora de la mañana el magistrado juez del Juzgado

de Orden Público núm. 1.

De fuentes solventes, hemos podido saber que tanto don Santiago Carrillo como tos restantes

dirigentes del P C. E. detenidos han ingresado en los calabozos de la Dirección General de Seguridad a

las ocho y media de la mañana, después de haber permanecido durante la pasada noche en las

dependencias noticiales de la D G S. donde, a su ingreso les fue tomada declaración. Se precisa, no

obstante, que el secretario general del P.C.E. ha permanecido durante toda la noche y hasta su ingreso en

los calabozos, totalmente aislado del resto de sus compañeros detenidos. Hasta las dos y media de la

madrugada permaneció en la Comisaría del Centro

Al parecer en la tarde de ayer la primera iniciativa del Gobierno habría sido la de enviar al señor Carrillo

a París por vía aérea, si bien finalmente se anuló tal decisión. Parece que incluso se pensó en el billete del

avión. A media mañana de hoy las citadas fuentes cercanas a la Administración ratificaban el proyecto del

Gobierno —reunido hoy en Consejo de ministros— de remitir al secretario general del Partido Comunista

y los demás dirigentes detenidos al Juzgado de Orden Público, sometiendo el tema a la decisión judicial.

Se cree, no obstante, que los dirigentes detenidos junto a don Santiago Carrillo puedan salir en libertad,

sin cargos y sin sanción gubernativa alguna, toda vez que su actividad política se considera oficiosamente

"normalizada" y teniendo en orienta que varios de ellos han sido beneficiados por la amnistía concedida

por el Rey con motivo de su proclamación

EL GOBIERNO OPTO POR LA LEGALIDAD

El Gobierno —según fuentes dignas de todo crédito— optó anoche por plantear el caso del señor Carrillo

dentro de los cauces de la más estricta legalidad. Por eso se rechazó la idea de ponerlo en la frontera, y se

decidió que puesto que se trataba de un caso político, juzgara el juez de Orden Público. El propio señor

Carrillo solicitó anoche, al parecer, que su raso pasara al Juzgado. En los mismos medios no se descarta la

posibilidad de que el caso quede resuelto en muy pocos días y que la situación del señor Carrillo quede

regularizada en España, lo mismo que pasó con el dirigente comunista catalán señor López Raimundo.

Por lo que respecta al señor Carrillo, la decisión de someter su situación política y jurídica a los criterios

de la autoridad judicial descarta la posibilidad, inicialmente apuntada, de que pudiera ser enviado a un

país extranjero ya que las decisiones judiciales no contemplan más que situaciones de procesamiento,

libertad provisional o incondicional, y procesamiento con prisión incondicional o libertad incondicional y

sobreseimiento de las actuaciones, situaciones que implican, naturalmente, la residencia del dirigente

comunista en territorio español.

ESPACIALES MEDIDAS DE SEGURIDAD

A última hora de la mañana, en las proximidades del palacio de Justicia se ha registrado un fuerte

despliegue policial que hace suponer la inminencia del traslado de los detenidos a las dependencias

judiciales para ser interrogados por el juez.

En el día de hoy, el titular del Juzgado número 2, señor Córdoba, realiza su turno de guardia, por lo que

probablemente será el encargado de las actuaciones correspondientes. No es posible precisar por el

momento cuáles son los cargos exactos de la imputación al señor Carrillo, toda vez que la aplicación de la

amnistía concedida por el Rey, sí se lleva a cabo, limitaría —se estima— su responsabilidad penal a la

entrada de modo ilegal y sin pasaporte en territorio español. En algunos medios políticos se ha especulado

con la idea de que el sometimiento de don Santiago Carrillo a la autoridad judicial sea una fórmula que

indirectamente contribuya, de una forma u otra, a la normalización jurídica de su situación en el país, al

igual que ha sucedido recientemente con el secretario general del P. S. U. C., don Gregorio López

Raimundo.

LAS DILIGENCIAS POLICIALES ESTAN YA EN LAS SALESAS

Las diligencias policiales efectuadas en torno a la detención de don Santiago Carrillo, secretario general

del Partido Comunista de España, han llegado minutos antes del mediodía de hoy al Juzgado de Orden

Público número 1, en Madrid, según han indicado esta mañana en círculos próximos al palacio de Justicia

a INFORMACIONES.

A partir de este momento y dentro del plazo legal de veinticuatro horas, el señor Carrillo prestará

declaración ante el magistrado juez de orden público encargado del caso, comparecencia que por otra

parte, no deberá efectuarse necesariamente en el propio edificio del palacio de Justicia, pues podría

efectuarse también en otro sitio fuera de este recinto judicial.

LAS MUJERES DE LOS DETENIDOS

Sobre las doce de la mañana, la esposa de don Santiago Carrillo, doña Carmen Menéndez, ha acudido,

junto con las esposas de los demás dirigentes del P.C.E. detenidos, a la Dirección General de Seguridad

para solicitar información sobre la situación de sus respectivos maridos. Las acompañaban varios

abogados, en cuyos medios profesionales no se descarta la posibilidad de que en lugar de ser conducidos

a las dependencias judiciales se determine su ingreso en la Prisión Provincia) de Carabanchel. a donde

podría desplazarse el juez para tomarles declaración. En cualquier caso, las razones de tal determinación

no condicionan en absoluto la posibilidad de que el juez pudiera, eventualmente, decidir la libertad

provisional de los dirigentes comunistas detenidos, aunque éstos sean procesados.

 

< Volver