Junto con varios dirigentes comunistas. 
 Don Santiago Carrillo, detenido en Madrid     
 
 Informaciones.    23/12/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

JUNTO CON VARIOS DIRIGENTES COMUNISTAS

Don Santiago Carrillo, detenido en Madrid

MADRID, 23 (INFORMACIONES),

UNAS mil personas se manifestaron anoche, a las once y media, ante la Dirección General de Seguridad

para protestar por la detención, efectuada poco antes, del secretario general del Partido Comunista de

España, don Santiago Carrillo, así como de varios miembros del comité ejecutivo del P. C. E.

La detención de don Santiago Carrillo se llevó a cabo a las siete menos diez de la tarde de ayer por

miembros de la Brigada Político-Social a la salida del número 14 de fe calle Padre Jesús Ordóñez esquina

a López de Hoyos, donde se celebraba una reunión con varios miembros del Comité Ejecutivo del P.C.E.,

que también fueron posteriormente detenidos: don Simón Sánchez Montero, don Manuel Azcárate, don

Víctor Díez Cariel, don Jaime Ballesteros, doña Pilar Bravo, don Santiago Alvarez y don Julio

Aristizábal. Uno de ellos pudo efectuar una llamada antes de ser detenido y comunicó a la Prensa la

detención del secretario general del P. C. E.

FUERTE VIGILANCIA

Según declaraciones de testigos presenciales, el señor Carrillo fue conducido a un coche policial

fuertemente vigilado y en medio de un gran despliegue de fuerzas de orden público que se habían

distribuido en las inmediaciones del inmueble. También fueron detenidos, pero puestos en libertad a las

cuatro de la mañana tras prestar declaración, don Ramón Tamames y don Jaime Sartorius, que habían

acudido al lugar de la reunión, esperando que allí iba a tener jugar una rueda de Prensa.

Se da la circunstancia de que en uno de los pisos de la casa en que se celebraba la reunión del P. C. E.

vive una hija del ministro del Ejército, doña Alvarez Arenas. Un matrimonio que también vive en la

mencionada casa fue utilizado como testigo de las diligencias policiales, al igual que el portero de la finca

situada enfrente del número 14 que permaneció en el interior de la casa más de una hora.

FILMACION PARA TVE.

Don Santiago Carrillo, que, según la información oficial, llevaba en el momento de su detención una

peluca gris, fue conducido junto con los demás dirigentes del P.C.E. a la Dirección General de Seguridad,

pasadas las siete de la tarde, si bien más tarde fue trasladado a la Comisaria de Centro donde prestó

declaración, para ser de nuevo conducido a la D. G. S.

Al parecer, la película filmada por Televisión Española y difundida en el servicio informativo de las

once de la noche, en la que podía verse a Santiago Carrillo, tras su detención, se efectuó en la mencionada

Comisaría. El señor Carrillo aparecía solo, muy serio, con un traje oscuro y fumando un cigarrillo.

Tras la comunicación facilitada a las siete de la tarde por la dirección del Partido Comunista informando a

la Prensa de la detención de Santiago Carrillo, se produjeron momentos de confusión sobre las

circunstancias de la detención y en especial a la identidad de los otros dirigentes comunistas detenidos

Algunas agencias informativas divulgaron el nombre del secretario general del P.S.U.C., don Gregorio

López Raimundo. Sin embargo, una llamada de éste desde Barcelona, sobre las diez y media de la noche,

a un local de la dirección del P.C.E. desmentiría el rumor. Numerosos periodistas trataron de confirmar

oficialmente la noticia de la detención de don Santiago Carrillo en la Subsecretaría de Orden Público, que

no confirmaría la noticia hasta pasadas las siete y cuarto. Hasta las once de la noche no se produjo, sin

embargo, el comunicado oficial del Gobierno, en el que se relatan las circunstancias de la detención del

secretario general del P.C.E

PETICION A TIERNO GALVAN

A partir de las ocho de la noche se produciría una intensa actividad periodística y política en torno a la

detención del señor Carrillo y los demás dirigentes comunistas. La Policía estableció una continua

vigilancia en torno a dichas actividades, presentándose en los locales que el P.C.E. tiene en la calle de

Peligros, 8, donde se preveía que iba a celebrarse una rueda de Prensa con los dirigentes del P.C.E. y la

esposa de don Santiago Carrillo: en determinado momento, la Policía impidió la entrada de los periodistas

y de cualquier otra persona que no justificara habitar en la mencionada casa. Finalmente, sobre las nueve

de la noche se celebró en otra calle la rueda de Prensa, a la que asistieron numerosos periodistas.

Igualmente, varios dirigentes del P.C.E celebraron una reunión de urgencia, en la cual acordaron dirigirse

al presidente del Partido Socialista Popular, profesor Tierno Galván, con el fin de que éste, en su calidad

de intermediario en las negociaciones con el Gobierno, interceda ante el presidente Suárez para conseguir

la libertad de don Santiago Carrillo.

• EL SECRETARIO GENERAL DEL P.C.E. ESTUVO HASTA LAS DOS Y MEDIA DE

LA MADRUGADA EN LA COMISARIA DE CENTRO

• MANIFESTACION DE PROTESTA EN LA PUERTA DEL SOL

GESTIONES DE SU ESPOSA

Al término de la rueda de Prensa, la esposa del señor Carrillo acudió, acompañada de su hijo mayor,

Jorge, a la Dirección General de Seguridad para obtener información sobre la detención de su marido, sin

conseguir, como deseaba, una entrevista con el director general. Sus otros dos hijos, Santiago y José,

conocieron la noticia más tarde y se dirigieron al Ministerio de la Gobernación para tratar de obtener

información sobre la detención de su padre, sin obtener tampoco resultado alguno

Los abogados que inicialmente se han ocupado de la detención del señor Carrillo y de los demás

dirigentes del P.C.E. han proseguido sus gestiones, y habrán de acudir hoy a la Dirección General de

Seguridad.

Según hemos podido saber por uno de los detenidos que han sido puestos en libertad, los demás dirigentes

que permanecían en la D. G. S. han pasado la noche en las dependencias superiores del edificio sin pasar

a los calabozos, al menos hasta las cuatro de la mañana.

El señor carrillo no ha estado en la D.G.S. con los demás detenidos. Hasta las dos y media de la

madrugada ha permanecido en la Comisaria de Centro (calle de la Luna), de donde fue trasladado a la

Dirección General de Seguridad.

MANIFESTACION ANTE LA DIRECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD

Sobre las once de la noche, unas mil personas se concentraron en la Puerta del Sol y se dirigieron, en

silencio y por la acera, a lo largo de la calle Mayor, con la intención de llegar hasta el Gobierno Civil. La

manifestación, que se prolongó durante unos quince minutos sin que aparecieran las fuerzas del orden

público, fue observada por los miembros de la Policía Armada que vigilaban las puertas de la D. G. S..

cerradas.

A la altura de la plaza de Herradores, los manifestantes fueron interceptados por varios «jeeps» de la

Policía Armada, que trataron de disolverlos. Los dirigentes del P.C.E. conversaron con los policías y

rogaron que se gestionara una autorización para circular pacíficamente hasta el Gobierno Civil; la gestión

se demoró unos diez minutos, durante los cuales la larga fila de manifestantes que llegaba hasta la Puerta

del Sol se mantuvieron en orden v silencio.

Cuando finalmente la Policía reiteró de nuevo la prohibición de la manifestación, os dirigentes del P.C.E.

que la encabezaban instaron a los manifestantes a que se disolvieran, pero la gran mayoría de ellos se

volvió de nuevo hacia la Puerta del Sol gritando.

Varios grupos permanecieron algunos minutos en la Puerta del Sol hasta que irrumpió la fuerza pública y

tas manifestantes se dispersaron por las calles próximas a Gran Vía. Entre los manifestantes se encontraba

el poeta Gabriel Celaya, quien manifestó a un redactor de INFORMACIONES que «la decisión torpe,

pues el Gobierno sabia hace tiempo cómo detener a Santiago Carrillo. Esto puede tener peligrosas

consecuencias».

 

< Volver