Autor: Santos, César. 
 En los medios políticos. 
 Faltan argumentos  :   
 (para dramatizar la detención de Carrillo). 
 Arriba.    29/12/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

GRUPOS POLITICOS

BONN

De nuestro corresponsal CESAR SANTOS

En los medios políticos

FALTAN ARGUMENTOS

(para dramatizar la detención de Carrillo)

BONN, 28. (Del corresponsal de ARRIBA y Pyresa, César Santos.)—Cuando ayer circuló por

Bonn la noticia de que Santiago Carrillo sería puesto probablemente muy pronto en libertad, un

joven miembro del Partido Comunista Español exclamó, con expontaneidad no reprimida:

«¡Qué pena!» Una pena, efectivamente. Una pena, porque no habrá mártir y porque el

proceder del Gobierno y de las autoridades de Orden Público, a pesar de la detención del líder

comunista y algunos de sus más estrechos colaboradores, no deja margen alguno a

justificadas alusiones a «terror gubernamental» o política de opresión. El silencio de

determinados medios politizados germanos de ultraizquierda, en torno al caso Carrillo deja ver

con claridad meridiana la carencia de argumentos para dramatizar dicha detención y sacar

baza política de la misma.

El cónsul general de España recibió ayer cortésmente a un grupo de jóvenes españoles

militantes del partido del señor Carrillo y aceptó el escrito de protesta que presentaron para

darlo curso a Madrid.

La puesta en libertad del secretario general del PCE supondría para los «pecés» españoles en

la República Federal una contrariedad, ya que carecerían de iodo sentido los actos de protesta

que proyectan. Un Carrillo en Carabanchel es más explotable para su propaganda entre los

emigrantes que un Carrillo esperando en libertad el proceso por tenencia de documentación

falsa y estancia ilegal en España. La normalización de la residencia del dirigente comunista en

el país desbarataría muchos planes tácticos del PCE. El hecho de que no se hayan registrado

oleadas de protesta entre los simpatizantes extranjeros —excepciones aparte— es una prueba

de que en esta ocasión falló la estrategia propagandística.

No habrá mártires fáciles

Por ahí apunta precisamente un comentario del columnista de «Die Walt», Heinz Barth.

«Carrillo —opina el periodista— sabía de sobra que no tropezaría con dificultades para salir de

la cárcel. Al jefe del PCE —agrega— le resultó mucho más difícil entrar en la cárcel de lo que le

va a resultar salir de ella. A pesar de todas sus calculadas provocaciones, el Gobierno del

señor Suárez se las ha ingeniado para evitar que Carrillo pueda presentarse con una aparente

aureola de mártir.» Para el comentarista, lo que el PC persigue es reponerse, mediante el

apoyo de una campaña de Prensa extranjera contra su detención, de la derrota sufrida en el

referéndum. Esa campaña, al menos en los medios informativos "germanos, no ha cuajado.

Muy al contrario, la maniobra del PCE ha servido para que el segundo Gobierno de la

Monarquía sea nuevamente piropeado por la táctica con que ha sabido enfrentarse con esa

difícil situación. A juicio de Heinz Barth, el Gobierno español ha hecho uso de la sobrada

consideración a la persona de Santiago Carrillo y a los peligros que de ella emanan para el

desarrollo democrá. tico en España. Carrülo —continúa el columnista— alardea de haber

trasladado ya en febrero su residencia permanente a Madrid. Una proeza para un agitador

profesional, al que se le niega el pasaporte por su notorio pasado.

 

< Volver