Autor: Llansá, Jaume de. 
   Reacciones ante la detención de Carrillo     
 
 El Alcázar.    24/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CRONICA DE CATALUÑA

REACCIONES ANTE LA DETENCION DE CARRILLO

BARCELONA. (Una colaboración de JAUME DE LLANSA, por teléfono).— A lo largo de todo el día

de ayer y hasta bien avanzada la madrugada de hoy en que telefoneo ésta crónica, la noticia sensacional

de la semana, en todos los medios y ambientes políticos, así como en los periodísticos de Barcelona y

Catalunya, fue la detención de Santiago Carrillo, secretario general del P.C., al que miles de españoles

familiares de los asesinados en masa, en Paracuellos del Jarama y Torrejón, siendo él a la sazón

Comisario de Gobernación de la llamada Junta de Defensa de Madrid, calificaron durante muchos años de

"criminal de guerra" por su responsabilidad directa, política y funcional, en aquel genocidio.

Naturalmente, los "dirigentes" de grupos y partidos de la llamada ´oposición democrática catalana" que

integran "Consell" y "Assemblea", condenan la detención, acusan al Gobierno de "haber violado los

derechos humanos", de haber cometido un "tremendo error político", al tiempo que solidarizándose

"amorosamente con el P.C. y su sucursal catalanista el PSUC, capitalizan el hecho para proceder a la

convocatoria de una movilización de masas" en Catalunya para exigir al Gobierno "la inmediata libertad

del secretario general del Partido Comunista, y la inmediata devolución por el Gobierno de sus derechos

democráticos y libertades políticas". No puede sorprender a ningún observador que el PSUC y Partidos

Socialistas más o menos marxistas y más o menos "catalanes", profieran sus gritos airados e intenten —ya

lo están haciendo— convertir en "bandera emocional" la detención de Carrillo y la imperativa exigencia

de libertad inmediata y sin condiciones del otrora jaquetón y vociferante "chuleta" madrileño, dictador del

"orden público" y de las juventudes comunistas en Madrid.

Pero sí es antinatural y produce asombro e indignación en amplios sectores barceloneses de Cataluña con

"seny", es que haya "líderes" y partidos autorizados por sus identificaciones en clases medias, de la

pequeña y mediana burguesía —muchos de los cuales sufrieron en sus carnes y en sus cuadros las

persecuciones y crímenes de los comunistas "catalanes"—, caigan en la clamorosa y cínica trampa del

comunismo sumándose a sus propósitos y a sus escandalosas protestas "democráticas".

Los diarios barceloneses de ayer convirtieron la noticia de la detención de Carrillo en la más importante y

sensacional de sus números y páginas, haciendo de sus portadas grandes y de sus primeras de información

las más detonantes y sensacionalistas, como si el suceso fuese un acontecimiento nacional de primera

categoría afectando a la marcha en paz de la Nación y sus gentes.

"CARRILLAZO" DE SUAREZ

"Diario de Barcelona", en su portada, y ocupando el setenta por ciento de la misma, de una foto del

individuo bajo el título de "Carrillo, detenido", con un pie amplio en el que destaca que es "una de las

pocas personas a las que el Régimen ha negado el pasaporte para poder regresar a su Patria"; y toda su

primera página de tipografía, salvo un pequeño recuadro informando de los arrestos con motivo de la

manifestación del otro día en Madrid, la dedica espectacularmente al suceso titulado ´La detención, un

"carrillazo" de Suárez", con profusa e intencionada información elaborada, dando en recuadros especiales

opiniones de "dirigentes" ya conocidos de nuestros lectores, así como los "comunicados oficiales" del

P.C. y de su sucursal el PSUC.

El catalanista "Avui", en sus páginas primera, sexta y decimoquinta dedica nada menos que siete

columnas individualizadas: dos en la primera, tres en la sexta, dos en la quince, al "acontecimiento".

Todo, elaborado y trabajado por su corresponsal en Madrid, Josep María Puigjaner, conocido separatista y

filocomunista, con formidable despliegue de titulares y titulillos. Bajo uno de éstos, traduzco del catalán,

dice: "La detención de Santiago Carrillo ha estimulado las conversaciones, las especulaciones, y,

naturalmente, las decisiones pertinentes en todos los medios políticos tanto oficiales como de la oposición

democrática. Diversos observadores coinciden en señalar que la situación del Gobierno se ha convertido

en muy delicada..., y es un tópico de todas las conversaciones políticas que la extrema derecha está

prodigándose en una ofensiva que los observadores juzgan como peligrosísima".

Ese "friso" de las reacciones públicas y periodísticas de y en Catalunya sobre el suceso de la detención de

´él" Carrillo, lo he presentado a los lectores de "EL ALCÁZAR" cumpliendo, con rigor, mi deber

profesional. Pero no quedaría completo si no añadiese que son numerosos los catalanes —por supuesto, ni

separatistas, ni socialistas o comunistas— que opinan en voz alta que él buen servicio, a la sociedad y al

Estado Español, del Cuerpo General de Policía, cual ha sido la detención del que muchísimos españoles

denominaron "carnicero de Paracuellos", demuestra, una vez más, que la Policía española actúa con

eficacia cuando tiene órdenes concretas y respaldadas de actuar. Y añaden que es muy discutible que las

"presuntas" responsabilidades políticas, jurídicas y de actuación de Carrillo, puedan ser manipuladas por

leguleyos amparándose en una supuesta "prescripción".

24 — DICIEMBRE — 1976

 

< Volver