No hubo noche de paz en Madrid: un herido de bala. 
 Dura represión a la manifestación del PCE     
 
 Diario 16.    24/12/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

6/N ACION AL

Viernes 24diciembre 76/DIARIO 16

Carrillo: La solución está próxima

MADRID 24. (D16).—La solución al problema planteado con la detención de Santiago Carrillo parece

estar próxima, afirman varias fuentes. Circulan diversas hipótesis en torno a cuál pueda ser esta solución:

la más probable, se dice, será la aplicación de la amnistía al dirigente comunista y su liberación, ya

legalizado. No se descarta, pues, que el secretario general del PCE pueda tornar turrón —aunque sea con

retraso— en un hogar ya no clandestino.

Mientras la solución llega, manifestaciones y protestas se suceden en varios puntos del país, pidiendo la

libertad de Santiago Carrillo, actualmente detenido en el hospital penitenciario de Carabanchel.

No hubo noche de paz en Madrid: un herido de bala

Dura represión a la manifestación del PCE

MADRID, 24 (D16). —El Partido Comunista de España (PCE), ha respondido con una gran campaña a la

detención de su secretario general, Santiago Carrillo, y de siete miembros de su comité ejecutivo. La

campaña culminaba ayer con una manifestación en la Puerta del Sol, duramente reprimida, y donde se

registró un herido de bala.

Manifestantes, transeúntes que acudían a realizar sus compras navideñas a una hora "punta" y hasta

periodistas sufrieron la acción policial durante mas de dos horas, de siete a nueve y cuarto de la noche, en

la zona más céntrica y comercial de Madrid: Puerta del Sol, Preciados, plaza del Carmen, Gran Vía...

Medio millón de octavillas

Varios miles de personas acudieron a la manifestación, convocada por el PCE para protestar contra la

detención de Santiago Carrillo. Medio millón de octavillas habían sido distribuidas a lo largo de todo el

día de ayer, convocando la manifestación, que no pudo realizarse, sino a través de pequeños y dispersos

"saltos", merced a la acción policial.

Minutos antes de las siete de la tarde, fuerzas de Policía lanzaban granadas de humo, tratando de despejar

de gente la Puerta del Sol. Grupos de manifestantes, por las calles de Alcalá y Preciados, gritaban

"amnistía", "libertad", y "1ibertad para Carrillo". Se produjeron carreras y numerosas personas fueron

golpeadas por policías uniformados y personas de paisano.

Herido de bala por un hombre con gabardina

Testigos presenciales indicaron que en la Gran Vía, a la altura de Callao, un joven fue herido de bala en la

cabeza por un individuo vestido de paisano, con gabardina, de unos cuarenta años y 1,75 de estatura,

aproximadamente. El herido fue recogido por agentes de Policía.

Varias otras personas, algunas de ellas de avanzada edad, hubieron de ser asistidas de contusiones, en

cafeterías de la zona, al haber resultado golpeadas o alcanzadas por balas de goma. Todas las calles

adyacentes a la Puerta del Sol quedaron envueltas en el humo de las granadas, lanzadas por la Policía.

Otras personas fueron asistidas en el Hospital Francisco Franco.

Periodistas, a Paracuellos

Dos policías de la Brigada Social agredieron a dos fotógrafos de "Cambio 16", Elio Bugallo y Luis Rubio,

después de que éstos se identificaran. "Si queréis hacer una información objetiva, iros a Paracuellos,

cerdos", fue la frase empleada por los agresores tras golpear a los fotógrafos y antes de dejarles escapar.

La Redacción de "Cambio 16" ha enviado un telegrama de protesta al ministro de la Gobernación,

exigiendo el castigo inmediato de los responsables.

También un redactor de D16 sufrió los golpes de la Policía, ante la que se había identificado como

periodista. Un grupo de policías comenzó a golpear, cuenta el redactor, a varios transeúntes jóvenes, sin

que mediase ningún tipo de provocación, en las esquinas de las calles Preciados y Carmen. A pocos

metros, otro agente propinó un fuerte culatazo con un fusil al redactor de D16, a lo que siguieron otros

varios golpes. "No tenía que venir aquí ninguno de vosotros", dijeron los golpeantes al golpeado.

El espíritu navideño, roto

Varios comerciantes —algunos de ellos impidieron el paso de cualquier persona a sus establecimientos—

protestaron más tarde ante la merma de ventas que supusieron las carreras, golpes, botes de humo y

disparos. Docenas de bombillas de las estrellitas navideñas con que se adornaba la Puerta del Sol

quedaron rotas por los proyectiles lanzados por la Policía. Un rótulo luminoso estuvo a punto de caer

sobre la cabeza de dos guardias municipales que, en la calle de Alcalá, desviaban el tráfico hacia Peligros.

Estas alteraciones provocaron un embotellamiento de automóviles que duró cerca de dos horas.

Una nota oficial de la Policía indica que a lo largo de la tarde se recibieron amenazas telefónicas en

algunos centros oficiales si Carrillo no era puesto en libertad. La misma nota señalaba que se practicaron

cuatro detenciones como consecuencia de la manifestación. Pero la agencia Cifra calculó que unas 25

personas habían sido retenidas y llevadas a las distintas comisarías. Dos de los retenidos dijeron ser

policías argentinos.

Sin conferencia de Prensa

Miembros de los comités Provincial y Ejecutivo del PCE habían convocado, tras la manifestación, una

conferencia de Prensa para dar a conocer los diversos acontecimientos del día. Pero el Gobierno Civil

impidió que la mayor parte de los periodistas que acudieron al despacho de abogados donde la

conferencia iba a tener lugar pudiesen acudir a la misma prohibiéndoles el acceso al portal.

Sin embargo, el PCE pudo hacer públicos varios comunicados de protesta, así como difundir a la Prensa

una edición especial de "Mundo Obrero", reclamando la libertad de Carrillo. Durante la noche del

miércoles se habían impreso miles de carteles con la inscripción "Libertad para Carrillo, PCE"

Al margen de la manifestación, Madrid amaneció ayer sembrado de octavillas y pintadas reclamando la

libertad de Carrillo. Jóvenes recorrían las calles con pegatinas en la solapa pidiendo la liberación del

secretario general del PCE y de los restantes comunistas detenidos.

Y al final, optimismo

A última hora de la mañana de ayer, Carrillo había sido conducido a la prisión de Carabanchel, en cuyo

hospital penitenciario se encuentra alojado. A la una menos diez, poco antes de que dirigentes comunistas

acudieran a la Presidencia del Gobierno para solicitar una entrevista con Suárez, la mujer de Carrillo era

recibida en la Dirección General de Seguridad por el secretario general técnico de la misma. Pero no se

divulgó el contenido de la entrevista. A última hora de la mañana, Carrillo era puesto a disposición del

magistrado juez del Juzgado de Orden Público número 1.

Miembros del Comité Ejecutivo del PCE, reunidos a primera hora de la tarde de ayer, expresaron su

confianza en que el "affaire Carrillo" tenga una resolución realista". Indicaron que la idea de hacer salir a

Carrillo del país parecía descartada.

 

< Volver