Autor: Paso Gil, Alfonso. 
   Instancia     
 
 El Alcázar.    07/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

"digo yo que

INSTANCIA

Ilmo. Sr. Director General de Seguridad:

Él abajo firmante, Alfonso Paso Gil, nacido el doce de septiembre de 1926, en Madrid, España, de

profesión escritor, padre amantísimo y profesional intachable, como patriota y como simple ciudadano, a

V.I. expone: que hallándose en pleno uso de sus facultades mentales, ha podido comprobar con espanto

no exento de un tierno humorismo, que aparecen fotografías en los Diarios, en las cuales se da por bueno

que Santiago Carrillo Solares, secretario del ilegal partido comunista, en el exilio, y comisario que fue de

Orden Público durante el mes de noviembre de 1936, en Madrid, cuando se realizaron las "sacas" de las

cárceles de San Antón y demás prisiones de la capital madrileña, provocándose en no más de diecisiete

días cerca de diez mil muertos, asesinados, que yacen en fosa común en Paracuellos del Jarama, provincia

de Madrid, digo y repito que, Santiago Carrillo Solares, na sido fotografiado en el Estadio Santiago

Bernabéu, dentro de un coche y que esta fotografía ha aparecido en varias publicaciones, entre ellas el

lúgubre "Diario 16". A.V.I. expone: que por si fuera poco y pudiera caber sospecha de trucaje o

amañamiento en tal fotografía, informes directos y fidedignos han llegado a este periodista de que el

Santiago Carrillo Solares, ha intentado establecer contacto personal con don José María Gil-Robles por

intermediario que no hace al caso. AL negarse el pater de la C.E.D.A. a tal encuentro se le dijo

textualmente que el Santiago Carrillo Solares le aguardaba en el bar de un hotel de la madrileña calle_de

Velázquez, cosa que al parecer causó malestar en don José María Gil-Robles, quien se excusó

reiteradamente por no asistir a la cita preparada.

A V.I. expone que en el caso de que el Santiago Carrillo Solares haya cruzado la frontera sin pasaporte

caben dos posturas y hasta tres que tomar ante tal hecho. La primera que el insistentemente citado Carrillo

Solares burlase la vigilancia de las autoridades fronterizas, en cuyo caso no cabe la menor duda que,

aparte otras consideraciones, es reo de un delito cualificado por el Código Penal. Que cabe también la

posibilidad de que exista un leve desentendimiento por parte de las autoridades sobre tal asunto, de lo

cual me permito dudar con la mejor buena fe. Y cabe aún una tercera exclusa para el canal del

razonamiento: que el Carrillo Solares esté; en España con la debida anuencia de las más altas jerarquías

políticas.

A V.I. expone que en cualquiera de los tres casos: burla a la autoridad, suave negligencia o acatamiento

de órdenes superiores, la presencia del Camilo Solares en España con impunidad manifiesta y sin ser

inquietado por la policía, está en flagrante contradicción con cuanto la Ley, hasta ahora vigente, estima

permisible. El Carrillo Solares no, solamente es reo y responsable de los crímenes que bajo sus órdenes se

cometieron en Paracuellos del Jarama, por lo cual los judíos —valga el ejemplo— le hubieran ya

sentenciado a muerte, sino que teniendo por prescritos todos los delitos que tuvieron origen y desarrollo

durante la guerra civil, es reo además, de intrigas y amenazas al régimen actual, de insultos a la

Monarquía a quien se ha atrevido a llamar "Rey fantoche" y "Rey fascista". Y todo ello escrito ha

quedado en periódicos franceses como "France Soir" y "Le Monde". Que es también culpable de fomentar

la subversión y culpable indirecto de los crímenes que ETA y FRAP han cometido, a los que el Carrillo

Solares, en su calidad de secretario del ilegal partido comunista, en el exilio, ha proporcionado sumas

cuantiosas, medios y aliento para sus delitos, con los que se ha convertido automáticamente en cómplice

de ellos.

A V.I. expone que no solamente es culpable de cuanto más arriba expresa el abajo firmante, sino también

de insultos y denuestos contra la Memoria del General Franco, del que un día dijo que no debía ser

normal que muriese en su cama como cristiano, sino que a tan gran dictador deberían aplicársele penas y

torturas. Tan grande es la lista de los atentados que el Carrillo Solares ha cometido contra la dignidad

nacional, la paz de los españoles y la unidad de las tierras de España, que el abajo firmante se le antoja

insólito, estremecedor y escalofriante que puedan ser ciertos los rumores que, con insistencia y buenas

justificaciones corren sobre su presencia en España. Como oficialmente no se ha dado versión de este

asunto, a V.I. suplica, en nombre de gran parte del pueblo español, cuya seguridad depende directamente

de la sabia tutela de V.I., se sirva dar democrática explicación al pueblo de si está, ha estado, ha

permanecido o ha cruzado la frontera el tristemente citado tantas veces, Carrillo Solares.

Es gracia que espera obtener de su reconocido espíritu de justicia y de su perseverante servicio a la Patria.

Dios guarde a V.I. la vida muchos años.

Alfonso PASO

 

< Volver