Una vida polémica     
 
 Pueblo.    23/12/1976.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

UNA VIDA POLEMICA

Nació en Gijón. el 18 de enero de 1915, en el seno de una familia obrera; hijo de Wenceslao Carrillo y

María Rosalía Solares Martínez. Su padre era militante del P. S. O. E., partido en el que ingresó Santiago

siendo aún muy joven. Estudió en Asturias y en el grupo escolar Cervantes, de Madrid, ciudad a la que se

trasladó por imperativos de la militancia política de su padre. Muy influido por las posturas radicales de

Largo Caballero, Carrillo comenzó a destacarse como líder de las Juventudes Socialistas, desempeñando

un importante papel en la formación de las Juventudes Socialistas Unificadas, que aglutinaban a las

juventudes del P. S. O. E. y del P. C. E., llegando a ocupar el cargo de secretario general de dicha

organización. Desde dicho puesto, impulsó el proceso de radicalizaron de la organización, que culminó

con la integración de todos sus miembros en el Partido Comunista. Durante su inicial estancia en Madrid,

Carrillo vivió habitualmente, en el barrio de Cuatro Caminos y trabajó como tipógrafo. Su paso a las tilas

comunistas inició un proceso de distanciamiento en las relacionen con su padre, cito responsable del

Partido Socialista Obrero Español, que culminó en la total ruptura a raíz de la participación de Wenceslao

Carrillo en las negociaciones que condujeron a la entrega de Madrid por el coronel Casado.

En noviembre de 1936, al constituirse la Junta de Defensa de Madrid. Santiago Carrillo fue nombrado

consejero de Gobernación, con facultades similares a las de un ministro de Seguridad. Fue entonces

cuando tuvieron lugar los trágicos sucesos de Paracuellos del Jarama, en los que perdieron la vida miles

de prisioneros que eran trasladados de Madrid. En recientes declaraciones, Carrillo se ha declarado

dispuesto a dar cuenta de sus responsabilidades ante un Tribunal Popular, siempre que otros responden de

similares actuaciones en el otro bando. Por otra parte, en una larga entrevista aparecida en Francia, bajo el

título • Demain I´Espagne», Carrillo se declara inocente de dichas muertes e insiste en que su tarea como

consejero de Gobernación consistió precisamente en evitar los «paseos» y ajustes de cuentas

incontrolados, unificando jurídicamente los asuntos de orden público.

La derrota en la guerra, la intensa represión padecida por los comunistas en la posguerra, la dispersión del

exilio y la agitada situación internacional de los a ñ o s cuarenta provocó la desorganización del partido y

la subsiguiente lucha de facciones para alzarse con su control, especialmente virulenta tras la muerte del

secretario general José Díaz. Le sustituye en el puesto Dolores Ibárrurí (La Pasionaria), quien tras hacerse

con el control del partido, desplazando al grupo de Vicente Uribe. propugna a partir de 1948 un cambio

de linea política, ejemplificado en la consigna «cambiar lo? fusiles por las alpargatas». Santiago Carrillo,

que iba ascendiendo rápidamente en la jerarquía del partido s la sombra de La Pasionaria, jugó un papel

decisivo en el abandono de la guerrilla, la renuncia a la lucha armada y la adopción de una estrategia de

trabajo en los movimientos de masas.

La nueva línea se consolida a partir del V Congreso del partido, en 1954. Ello supone un triunfo de

Carrillo, que dos años más larde accede al puesto de secretario general, pasando Dolores Ibárruri al cargo

de presidente. El acceso de Krus

Parece ser que Carrillo entró clandestinamente varias veces en España, y que aquí vivía desde febrero de

1976, salvo algunos viajes que hizo a Francia, Italia y otros países. Es secretario general del Partido

Comunista Español, puesto en el que sucedió a Fernando Claudín, quien actualmente reside en Méjico.

La línea comunista de Carrillo ha sido siempre de fidelidad al Kremlin, aunque se enfrentó con Moscú

cuando condenó la invasión de Checoslovaquia por los rusos. Pero aquella disensión la arregló La

Pasionaria, que vivía en Moscú, y de nuevo Carrillo fue bien visto por el Kremlin. En 1971 y en 1972.

respectivamente, fue Carrillo expulsado de Francia y de Alemania occidental por sus ataques al régimen

español.

 

< Volver