Autor: Vaca, César. 
   Tensión entre fuerzas extremas     
 
 Ya.     Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

TENSIÓN ENTRE FUERZAS EXTREMAS

QUE el espíritu humano tenga una tendencia a la simplificación de las cosas y sobra todo de las Ideas es bien sabido. Es siempre mas cómodo y más fácil mirar la realidad por un solo lado y dar por supuesto que el resto es exactamente igual Los avisados y desde luego los experimentados huyen y desconfían de la simplificación, porque la vida les ha enseñado que las cosas son muy complejas y que los juicios tajantes suelen ser erróneos. Valgan algunos ejemplos, a los que puede aplicarse bien lo que intento decir cuando propongo sustituir «1 "o" por el "v".

Se ha barajado últimamente mucho la distinción entre una Iglesia "ontológico-cultualista" y la "ético-profética". Si se separan, oponiéndolas, como dos actitudes rígidas e incompatibles, nos salen una Iglesia farisaica, por un lado, y por el otro, un desconcierto d« iluminados. Ninguna de las dos es verdaderamente "católica". Si las unimos por "un "y", vamos más seguros. Porque la Iglesia es, al mismo tiempo, ontológico-cultualista, y ético-profética. Hay en ella unas leyes, una jerarquía, tinos cánones y todo un sistema ontológico y cultual. Pero también alberga en su seno la fuente inspiradora del Espíritu, que "sopla por donde quiere" y ha provocado siempre, a lo largo de su historia, brotes profetices, carismas 9 iniciativas originales, regidos por la ética de la conciencia libre de los cristianos. El error comienza cuando los ontológico-cultualistas rechazan o desconfían del profetismo, o cuando los ético-proféticos quieren saltarse todas las normas de la ontologia y del culto. El dilema entre las dos posturas esta mal planteado porque lleva a dos extremos que, no siendo inconciliables, se hacen aparecer como excluyentes.

EN el orden politico se dan extremismos parecidos. O todos de "derechas" o todos de "izquierdas". Los primeros, apenas aparece ´un atisbo de ideología o de programa con cierto olor a lo que pueda conducir por caminos distintos a los suyos, lo califican de "desviacionismo", convertido hartas veces en peor enemigo para ellos que la franca, oposición. Díganlo las "purgas" y los "aplastamientos" de ciertos paises "satélites" de Rusia. Exactamente ocurre cuando quienes ejercen el poder son los d« "izquierdas", que se han convertido en "derechas", cuando se aplica este calificativo a quienes viven dentro del sistema establecido.

La realidad será siempre qua en cualquier pueblo del mundo habrá dos alas, que mantienen, como las aves, el equilibrio del Cuerpo central; sin aquéllas el cuerpo caería e. tierra. Como, por otra parte, es humanamente imposible que todos estén conformes con un programa y sobre todo con el modo de llevarlo a cabo, la Intransigencia, representada por el "o", se convertirá en una tensíón, hostilidad y lucha más o menos sorda. Lo único que nunca podrá lograrse sera la conviyencia. pacífica y la libertad de los ciudadanos. ¿Que con la libertad se produce una especie de lucha libre, en la que son licitas todas las "llaves" y zancadillas que a cada contrincante se le ocurran? Desde luego, pero en los campeonatos de lucha libre al final se proclama un vencedor, al que da la mano deportivamente el vencido, sin guardar en el corazón rencor alguno porque sabe que otro día podrá, ser él quien venza y sin el Juego no hubiera llegado a ser buen Jugador.

Por último, apliquemos nuestro esquema a las doctrinas y luchas sociales. La "sociedad de consumo", el "capitalismo" deben ser erradicados del mundo, dicen unos: sólo así acabaremos con los abusas, con la explotación del hombre por el hombre, con la Injusticia y todos los males de !a humanidad. Es preciso eliminar o al menos silenciar a esos anarquistas y revoltosos que socaban los cimientos mismos de nuestra seguridad, sobre la cual se monta el progreso, la riqueza la elevación de vida etc., dicen los otros, ¿De verdad están seguros unos y otros de que todo se arreglarla con el triunfo definitivo de uno de los dos bandos? O muy poco han leído la Historia o muy poco han reflexionado sobre ella. El capitalismo " necesita de los extremistas para no dejarse llevar de la ambición y caer en la tiranía. ¿ Acaso no ha llegado a extremos de explotación Inhumanos cuando ha tenido las manos libres? ¿No fue el capitalismo quien creó los esclavos y quien mantiene aún a muchos hombres en la miseria, en condiciones no mucho mejores que los antiguos "amos"? Y la revolución que se complace en destrucciones insensatas ¿ ha creado alguna vez un modo de vida que valga la pena? Tras de todas ellas han venido formas de autoridad que difieren muy poco, si no lo superan, a las peores tiranías que Intentaron y consiguieron derrocar.

¿ TAN difícil es comprender que ¿Y la tensión entre fuerzaz opuestas es fecunda cuando se sabe armonizarlas? En física lo estudian los niños de la E. G. B. y lo mismo ocurre en el mundo social, politice y hasta espiritual, porque los santos no son sino el resultado de la lucha entre la gracia y e1 pecado; sin tensión no hay lucha, ni mérito, ni opción a la ´´corona de justicia" que Dios reserva a los triunfadores.

César VACA

 

< Volver