Cita con la esperanza     
 
 Ya.    03/07/1973.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

CITA CON LA ESPERANZA

LOS 34 países que hoy acuden a la conferencio de Helsinki realizan en realidad una cita con la esperanza. Después de más de medio año de trabajos y discusiones a nivel de expertos diplomático», corresponde ahora a los ministros de Asuntos Exteriores trazar •1 programa que después los expertos (sin prisa y sin tensiones Internas) habrán de ir llenando de propuesta concretas para que dentro de un año los jefas de Gobierno puedan adoptar acuerdos. La conferencia que hoy le abre en Helsinki puede ser decisiva para la paz de Europa. Y no perdamos de vista que si hay paz en el área de los países representados en la conferencia de Helsinki que abarcan desde el mar de japón al Pacifico y desde el Polo Norte al Mediterráneo y zona atlántica central la habrá en el resto del planeta.

Ya se ha dicho que la conferencia de Helsinki podra tener la Importando que hace siglo y medio (en 1814-1815) tuvo el Congreso de Víena. Quizá la correlación no es exacta. En la Viena de 1814 se daban cita, en realidad, tres voces mayores: el Reino Unido, Francia (aunque derrotada) y Rusia, las otras voces eran simples ecos. Si ahora sucediera lo mismo en Helsinki (con Estados Unidos y Rusia do moderadores y protagonistas y reducidos los demás países asistentes a coro), la conferencia se limitarla a establecer dos ámbitos hegeménicos. Y no es eso lo que se espera de Helsinki, sino la instauración de un sistema de seguridad y cooperación (en lodos los terrenos) que garantice la libre intercomunicación de bienes y personas y «E respeto de las respectivas soberanías y de los distintos regímenes (dentro de uno» principios básicos a los que todos los países asistentes habrán de obligarse). De no ser asi, la esperanza se vendría abajo. La conferencia de Helsinki, quiérase o no, está condicionada por los acuerdos que sobre desarme general y el específicamente nuclear se vayan adoptando en Ginebra y en otras reuniones. Por eso también la conferencia de Helsinki se diferencia del Congreso de Viena.

Lo indudable es que la serie de decisiones de principio que ahora adopten los ministros de Asuntos Exteriores en Helsinki dependerá el futuro de esta conferencia (y de las relacionados con ella).

 

< Volver