Autor: Carabias Sánchez-Ocaña, Josefina. 
   Círculo vicioso     
 
 Ya.    03/07/1973.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

COLABORACIONES CIRCULO VICIOSO

Los franceses vienen abogando desde hace años por lo que ellos llaman e1 "étalement" de las vacaciones de verano. Es decir, la forma de convencer al público de que es Mejor escalonar el período de descansa para que no se produzcan esas aglomeraciones en las carreteras y en los lugares de veraneo a consecuencia del afán general de veranear en agosto.

También en España se siente con urgencia la necesidad de que no veranee todo «1 mundo al mismo tiempo.

Pero, a pesar de eso, los madrileños que veranean en junio, en julio o en septiembre representan algo así como un cubo de agua sacado del océano.

No había más que ver cómo estaban las calles ayer lunes, día 2 de julio, por la mañana, para darse cuenta de que casi todos los que se marcharon fuera el fin de semana último regresaron el domingo por 1a noche o el Lunes a primera hora.

—Incluso creo que se han incrementado. ¿No ve usted como está todo? ¡Peor que el Jueves! Yo creo que lo que pasa es que de los dos millones y medio de franceses que. según be oída por la radio, han salido de su país el sábado y «I domingo, más de 1a mitad se nos han venido aquí.

—Seguramente. Pero no a Madrid. Los franceses, como todos los otros extranjeros, cuando vienen en este tiempo se Instalan en las playas.

—La mayoría, sí. Pero con que sólo se les haya ocurrido posar por Madrid a doscientos o trescientos mil, ya es bastante para que nos hayamos quedado sin un taxi. ¿No ha visto usted que los porteros de los hoteles andan desesperados y salen hasta el centro de las calles con sus levitones y extendiendo los brazos—¡que parecen espantapájaros!—, sin conseguir encontrar taxis para los clientes extranjeros?

—¡Déjese usted de extranjeros ni de porteros de hoteles! Aquí los que se llevan los taxis son esos señares de la cartera grande. Yo los tenso una "hincha"...

—¿A quiénes llama usted "hombres de la cartera grande"?... ¿A los ricos?

—>"o A esos que salen por las mañanas con esas carteras que llaman de "papeles de negocios" debajo del brazo. Otros la llevan colgando de un asa. como si fuera un maletín. Si basca usted un taxi y ve a uno de los de la cartera que mira a un lado y a otro...— ¡cambíese de esquina! Porque, suponiendo que dé la casualidad de que aparezca un taxi, es para él.

Quien hacía tan sutil observación era una señora todavía joven y de aspecto vigoroso. Pero, como llevaba una pierna escayolada, no podía competir en la caza del taxi con los caballeros de la cartera. Ya no era uno, sino tres o cuatro tos que habían aparecido en el cruce de calles donde estábamos.

—i No ha oído usted decir que una desgracia nunca viene sol»? Pues con estos de la cartera pasa lo mismo. Tan pronto como se divisa uno, acuden tres o cuatro. Además, ya sabrá usted que en los taxis ocurre al revés que en los naufragios: los hombres, al bote los primeros.

—Sí, señora. La vida es difícil. La gente tiene prisa y cada cual va a Jo suyo.

Todo esto es normal, la que no es normal es que en Madrid quede tanta gente en el mes de julio, empeñándose la mayoria de ellos en marcharse en agosto. Hay quien no puede elegir. Pero hay muchísimos que pueden. A algunos de éstos les he dirigido la siguiente pregunta: ¿Por qué veranea usted en agosto pudiendo hacerlo en julio? En Madrid este mes es el más caluroso y uno de los más incómodos del año. Todo esto lo soporta usted aquí y, en cambio, luego se marcha justo cuando en Madrid refresca (al menos por las noches, que son más largas) y cuando los lugares de veraneo se ponen incomodísimos porque están rebosando.

Un gran número de entre los interrogados me ha dicho que la base de su veraneo es la paga extraordinaria del 18 de julio y que no pueden hacer las compras necesarias mientras no la cobren.

Los comerciantes me responden que eligen agosto porque es el mejor mes para cerrar, en vista de que se les va fuera la clientela. Pero algunos de esos clientes afirman que se van en agosto porque la vida se les pone antipática por el cierre de las tiendas.

La gente que sale mucho y se divierte dice que en julio está llena de compromisos sociales —fiestas de jardín, bodas, cocteles—, mientras que en agosto se aburrirían en Madrid porque no hay nada de eso. Pero resulta que los que dan las fiestas, celebran las bodas, etc., no tienen más remedio que hacerlo en este mes porque dicen que en agosto "aquí no queda nadie.

Los médicos también aseguran, y con razón, que sólo pueden veranear en agosto porque es cuando menos trabajo tienen. Los enfermos, si no están muy graves, también se marchan. Entre otras razones, porque saben lo complicado que resulta agravarse e incluso morirse en Madrid en el mes de agosto.

En suma, que el escalonamíento del veraneo es un problema que se plantea en forma de círculo vicioso, como el de la especulacion del suelo—hoy que levantar edificios de machos pisos porque el terreno cuesta muy caro, pero si el terreno cuesta tan caro es porque se sabe que sobre él Se pueden levantar muchos pisos y, por lo tanto, muy difícil de resolver.

 

< Volver