Autor: Moreno y Herrera, Francisco (CONDE DE LOS ANDES) (MARQUÉS DE ELISEDA). 
   Actualidad de un aniversario     
 
 ABC.    23/05/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL

DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL

ABC

FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA

ACTUALIDAD DE UN ANIVERSARIO

EL olvido de la ley de causalidad en eljuicio histórico sucede con frecuencia, porque ello halaga la pereza intelectual y excusa la falta de clarividencia. Si los hechos sucediesen fortuitamente no merecería la pena trabajar para procurar que ocurran como debieran y carecerían de valor las ideas que fueren sus antecedentes.

Además, despreciar la verdad inconcusa de que son las ideas las que gobiernan a los pueblos encierra el peligro de que se desfiguren los movimientos políticos que han nacido bajo un signo determinado.

En estos días, el 19 de mayo concretamente, se ha cumplido medio siglo de la muerte de don Marcelino,Menéndez Pelayo.

Me interesa destacar el carácter eminentemente político que la conmemoración del aniversario debe tener para los que durante los años de la república hicimos de la obra de Menéndez Pelayo un arma política.

En el esto es difícil acordarse de las frías mañanas en que el sembrador iba tapando con su arado la simiente que iba dejando caer en el surco. Pero es indispensable refrescar el recuerdo para que la cosecha no se pierda, volviendo la mirada a la obra del polígrafo montañés, engendradora de los esfuerzos precursores del Alzamiento Nacional.

El 14 de abril, la caída de la Corona arrastró la Cruz que la remataba, y con su caída, la Patria, cuarteada, perdió su grandeza y su unidad para volver al cantonalismo vasco y catalán, como en otro tiempo "había caído en el de los arevacos y de los vectones o de los reyes de Taifas".

La segunda república española nació culturalmente bajo la falsa idea de que España tenía que europeizarse.

La quiebra ideológica de la generación del 98 fue creer que Europa y España son antagónicas. Su error está naturalmente, en pensar que Europa ha nacido con la Reforma y la Revolución francesa, cuando la verdad es que son sus principios los que la están desintegrando y deshaciendo.

Más cierto es decir con palabras de Eugenio Montes que "Europa es España en sus momentos más bellos".

La república persiguió la descristianización de España, con lo que saltaba hecho pedazos el sentido de nuestra conciencia de nación y la unidad de la patria. Frente a esa política cultural buscamos en Menéndez Pelayo a "la España histórica, fértil en santos, héroes y sabios". Porque para don Marcelino, el catolicismo, además de ser la religión verdadera y la de la inmensa mayoría de los españoles, es un postulado doctrinal histórico y filosófico, sin e1 cual no tiene sentido nuestra historia.

El epilogo de los ´"Heterodoxos" leído anualmente en las veladas conmemorativas del 19 de mayo, organizadas por Acción Española, vino a ser por aquellos años como el "Discurso a la nación alemana", de Fichte, cuando el desastre de Jena.

En el mitin de Valladolid, que selló la fusión de Falange Española con las J. O. N. S., proclamó Onésimo Redondo que los principios de Menéndez Pelayo debían informar la doctrina falangista.

La doctrina tradicíonalista vio completado su pensamiento con la "Historia de los Heterodoxos", en los que con frecuencia buceó también Calvo Sotelo para contrastar sus argumentos políticos con aquellas verdades inconmovibles.

Por lo tanto, el nombre de Menéndez Pelayo es también el mejor símbolo de unidad que puede tener el Movimiento Nacional, que sólo puede lograrse alrededor de sus principios inquebrantables:

"La fe católica que en siete siglos de lucha nos hizo reconquistar el patrio suelo y que en los albores del Renacimiento abrió a los castellanos las vírgenes selvas de América."

"La antigua y tradicional Monarquía española, cristiana en la esencia y popular en la forma."

Son como un eco de estas palabras las pronunciadas por el Generalísimo Franco en uno de sus discursos en los primeros tiempos de la Cruzada´: "Tenemos que construir un Estado nuevo para continuar la obra de nuestros reyes sabios y nuestros misioneros santos."

Este aniversario es aldabonazó que nos recuerda la primicia de lo espiritual, y la evangélica y perenne lección de que la tarea de María es superior a los cuidados de Marta.

Ciertamente, hay que acometer los problemas económicos de la hora presente, pero más importante es resolver los políticos, como se viene haciendo también, en consonancia con los principios que inspiraron el Movimiento Nacional.

Acucia mejorar la situación da las clases humildes a costa de sacrificios para los más poderosos y sin perjuicio del crecimiento de la economía patria, tarea que está en marcha. Pero, sobre todo, interesa al remediar injusticias, no obrar jamás impulsados por el resentimiento, que es la envidia proyectada en el plano social. El resentimiento socava los cuadros orgánicos de 1a nación, se manifiesta como odio a los mejores, como enemigo de todas las aristocracias: la histórica, la del valor y la de la inteligencia, y se, traduce en subversión social-genérica y en rebeldía de las masas.

El complejo de resentimiento no se forma siempre por insatisfacción de dinero ; muchas veces, una tarea moral, un desvío amoroso, un defecto orgánico lo produce. El resentido es, en suma, un ser mal dotado para el amor y, por lo tanto, un ser de mediocre calidad moral. Frase típica de resentido, es aquella de Róbes-pierre cuando confesaba; "Sentí desde muy temprano la penosa esclavitud del agradecimiento".

Porque es muy característico de estos hombres no sólo la íncapacidad para agradecer, sino, lo que es más monstruoso, la facilidad con que transforman el favor que les hacen los demás en combustible de su resentimiento. Es evidente, por desgracia, que si los españoles tienen grandes virtudes nacionales, tienen, en cambio, una mayor predisposición al resentimiento. Es típica la frase española que traduce este sentimiento, consagrada para el uso. Me refiero a cuando se expresa en castellano un elogio de algo deseable decir "que es envidiable".

Sirva d« contrapeso a una desorbitada atención materialista, inspirada por el resentimiento, el recuerdo dé Menéndez Pelayo, en cuyos principios encontraremos los valores morales y políticos que mantengan el equilibrio y la unidad.

El hombre moderno ha adelantado vertiginosamente en el camino de la técnica, pero ha perdido mucho en valores espirituales. Si en España encontró el conde de Keyserling las reservas espirituales del mundo fue porque todavía en nuestra Patria se yive en muchos hogares con cristiana sencillez de rezo de ángelus y hondura de auto sacramental.

Este es el. sentido misional de la cultura de Menéndez Pelayo que dio aliento a su magna obra de rehispanización de la Patria.

Dejemos que otros nos adelanten en la obra de la civilización; a nosotros, los hispanos, nos corresponde rehacer la cultura.

Cultivar la verdad en su raíz católica y eterna para que se levante en todo su esplendor la luz que ilumine la oscuridad desolada del alma moderna. El Marqués DE LA ELISEDA.

 

< Volver