Autor: Pemán Pemartín, José María. 
   Filosofía tranquila de una fecha exaltada     
 
 ABC.    17/07/1960.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DIARIO ILUSTRADO DÉ INFORMAC ION GENERAL

ABC

DIARIO ILÜSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL

FILOSOFÍA TRANQUILA DE UNA FECHA

EXALTADA

EL 18 de Julio es una fecha que significa un entusiasmo unánime, en la misma medida que contiene una Idea mínima y rotunda. Había que salvar a España porque la estaban desmintiendo radicalmente: quemaban sus iglesias; arrasaban sus cosechas; asesinaban impunemente; dividían sus tierras y sus clases; vitoreaban a Rusia. Los que se levantaron el 18 de Julio tenían "la razón"; no su razón. Tenían la razón elemental y fisiológica que tiene siempre la salud, cuándo expele, con calenturas y hemorragias, los anticuerpos infecciosos. Tenían la razón de ellos y la dé los otros que no lo sabian

Como la calentura que restablece la salud y equilibrio del herido, tiene la razón del cuerpo todo, incluso la de la herida. Por eso es una fecha llameante: pero que no necesita vivir de la canción lírica. Una fecha de gritos capaz de resistir la silenciosa meditación posterior. Un vocabulario exultante, cuyo contenido permanece intacto cuando se convierte en filosofía.

No hay mas guerra justa que aquella que pelea por la verdad y la razón del pueblo. No es que seamos especialmente los españoles peleones o iracundos. Los pueblos más cultos y civilizados se han constituido mediante una guerra interior y civil. Norteamérica saco su constitución de una terrible contienda de Norte contra Sur; Inglaterra vive del. pacto constitucional que cerró una guerra de barones y de rosas; Francia necesitó tres guerras, que son una sola—Albigenses, Liga y Fronda—para constituir la Francia centralista y unitaria que es por definición.Estas son las guerras con profundidad histórica y creadora: que significan mucho más que esas guerras territoriales c imperialistas que fueron puro movimiento de inscripciones de catastro. Incluso la última guerra mundial tuvo, para el mundo, sustancia interior y civil. Por eso hubo, en tantos países, dos países: colaboración y resistencia; "quislings" y partisanos. Por eso hubo dos Francias y dos Italias. Por eso ha salido de ella, todavía, dos Alemanias,, dos Chinas, dos Indochinas.

Cuando de una guerra salen estas dualidades´ es que la herida se ha cerrado en falso:-que el anticuerpo no ha sido del todo expelido. Por eso este mundo de las dualidades vive la "guerra fría" que es como los tres días limpios de fiebre de una cuartana´ un aplazamiento que no es calentura, pero tampoco es salud.

También España salió partida en dualidad de las guerras interiores en que, durante el siglo XIX venía tratando de acomodarse v constituirse. Hubo la España servil y la liberal ; la carlista y la cristiana; la derecha y la izquierda. Ahora, el 18 de Julio significó el esfuerzo rabioso por concluir ese, ciclo constituyente y cerrar el absceso en saludable cicatriz. La esperanza de que lo consiga radica en la profundidad quirúrgica con, que, casi sin darse cuenta, el 18 de Julio llegó al hondo del mal; a la trascendencia del desbarajuste. Ahí es donde no quito una silaba a mi "Poema de la Bestia y el Ángel", con su planteamiento apocalíptico de mal y de bien. Por eso el 18 de Julio fue algo que tuvo un crecimiento ciego y vegetal; se creyó "pronunciamiento", "golpe de estado"; se encontró "guerra civil"; se comprendió, al fin, Cruzada y experiencia universal.

Por eso se plantó en una tenacidad insobornable: porque se sabía inicio de una curva y parábola universal cuyo dibujo lógico y cadente no habia más que esperar. Las otras guerras constituyentes españolas se rompían en dualidad a media linea, porque las asfixiaba la atmósfera de un mundo que no había resuelto su propio problema. Por eso los resultados deesas guerras venían siendo adulterados por alguna importación extranjera. Terminábamos la Independencia: nos parecía que habíamos gritado demasiado alto, y nos afrancesábamos para pedir perdón. Acabábamos la guerra de la Regencia, e importábamos, con Angulema, un absolutismo totalmente galo. La República primera terminaba con una Restauración de pudores británicos. Media Patria y media verdad se quedaba siempre fuera en las contiendas carlistas.

Ahora mismo, al acabar la contienda, el mundo, que todavía no había resuelto su problema, nos hizo furibundas ofertas de figurines y modas que no eran, más que pedazos de su propia dualidad irresoluta. Se nos metieron, primero, embajadores que nos querían hacer "totalitalitarios"; luego; embajadores que nos queríán hacer "demócratas". Se nos ofrecían con desesperación de saldo, rebaja y precios de ocasión, los retales de la gran liquidación política del siglo.

Al general Franco no podrá negarle nadie su impasibilidad de hombre que sabía lo que quería. Resistía todos los muestrarios: el que le presentó Hitler y él que le presentó Samuel Hóare. No adquirió mercancías averiadas. Esperaba que la curva parabólica del problema universal cayera a sus pies.

Ahora, de pronto, el mundo ya no tiene figurines ni, dogmas, sino problemas. Entre la zarabanda del peligro atómico, Berlín, Cuba, China, el mundo africano, hay que llegar a pensar que ocurren cosas tan inusitadas que hasta es posible que el sentido común esté refugiado en España. "Todo es posible en el mundo." Incluso el régimen español!... Como también es posible que ahora resulte que Don Felipe II, el que tuvo que defender a Isabel de Inglaterra contra la ira y fanatismo de los católicos de la Isla, el que coleccionaba libros y amaba las flores y la música, era Un poder de inmensa y pacífica sensatez de hierro y de ética, en medio de la Inglaterra de reyes locos y sanguinarios que pintó Shakespeare y de la Francia de San Bartolomé, los Guisas y los asesinatos de los Enriques. No estaba preparado el mundo para encontrarse con esto de que la parte de España, en el Siglo de Oro o en el 18 de Julio fuese la parte de la moderación.

Pero ahora, porque "todo es posible", es cuando le toca a España el comprometido momento de dar toda la talla de su posibilidad. No tiene que traducir parcial ni mezquinamente lo que ella misma ha hecho. No tiene que tener miedo de la verdad total. Aquí hay un escritor que tiene la punta dé su pluma atorada de. himnos jubilosos, en espera de liberarlos, como una bandada de pájaros, cuando ya no puedan confundirse con las palomas convencionales de una ceremonia áulica ni oficial.

España tiene que hacerse ahora una conciencia madura de diecinueve de julio, de veinte, de veinticinco. De continuidad original y creadora. De colocación de las rentas vitales del heroico esfuerzo. Y ha de saber que esto tienen que hacerlo todos sus hijos. Ya no es la hora del "despotismo ilustrado". Ahora es la hora del "clero indígena". No nos oirán con respeto los hombres a los que les traemos el vocabulario de un día heroico, si no les damos audiencia a todos para que ellos construyan su día. Hay que ir entregando el 18 de Julio a los queno lo vivieron, como un .impulso dinámico, no como una retórica paralizante, Fue un inmenso negocio histórico, cuyas rentas dan para comprar libertad, justicia social, respeto europeo, ciencia, cultura y cristianismo auténtico. Dios nos dará todo eso si nosotros, los hombres de 18 de Julio, le damos a Dios la humildad. Porque el día fue de, Dios y no de la humana industria.

José María PEMAN

de la Real Academia Española

 

< Volver