España y el Magreb     
 
 Diario 16.    01/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

España y el Magreb

El sorpresivo encuentro de los jefes de Estado de Argelia y Marruecos es un acontecimiento de primera

magnitud, que debería llevar a nuestra desorientada diplomacia a poner en claro sus prioridades en

política internacional.

Un acercamiento entre marroquíes y argelinos tiene, como primeras consecuencias, la estabilización

militar del Magreb, el solapamiento del problema del Sahara y, estratégicamente, un alineamiento

conjunto de Argelia y Marruecos con los USA, a pesar y en contra de la política pro soviética de Libia.

Lo que sería normalmente una excelente noticia para España, pues se trata de nuestro principal

abastecedor de gas natural y nuestro primer proveedor en materia de pesca, puede transformarse, sin

embargo, en motivo de inquietud estratégica. El reciente empujón diplomático sobre Ceuta y Melilla

puede ser cosa de risa al lado de lo que sería una acción diplomática occidentalista sobre Canarias a través

del nuevo Magreb alineado con Estados Unidos.

Francia es el principal patrocinador de la alianza argelino-marroquí, y de semejante patrón no cabe es-

perar una lotería de beneficios para España. Francia es, en estos momentos, el elemento europeo más de-

cididamente atlantista, y las indecisiones del Gobierno del PSOE pueden facilitar desesperantemente sus

maniobras.

Si nuestro Gobierno puede preocuparse menos del Polisario que Marruecos y Argelia, tal vez pueda pre-

venir los peligros de un eje Rabat-Argel-París-Washington.

 

< Volver