El grupo de combate potencia la seguridad de Ceuta y Melilla  :   
 El "Dédalo" atracó ayer en el puerto ceutí. 
 ABC.    18/02/1983.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 31. 

ABC/ 17

VIERNES 18-2-83

NACIONAL

El grupo de combate potencia la seguridad de Ceuta y Melilla

El «Dédalo» atracó ayer en el puerto ceutí

Madrid

La tranquila seguridad de Ceuta y Melilla se vio ayer moralmente reforzada por la llegada al puerto ceutí

del grupo de combate de la Armada española, con el buque insignia el portaaviones «Dédalo». El buque

insignia arribó a puerto hacia las doce de la mañana en medio de una densa lluvia traída por el fuerte

temporal de Levante.

Acompañaban al «Dédalo» las unidades de escolta, el destructor «Gravina», fas fragatas «Diana» y

«Andalucía» y el submarino «Narval». El destructor «Jorge Juan» no atracó en Ceuta, ya que antes había

abandonado el grupo para dirigirse a Cartagena, donde hoy tomará parte en un adiestramiento naval. El

jefe de la Fuerza, contraalmirante Fernando María Nardic Vial, manifestó en un encuentro informal con

los periodistas que la presencia en Ceuta no está relacionada con la última reclamación de Marruecos,

sino que se debe «exclusivamente a unas maniobras rutinarias». Sin embargo, a renglón seguido, añadió

significativamente «que las Fuerzas Armadas están preparadas para repeler cualquier agresión si se

produjera».

La presencia rutinaria aunque significativa en estos momentos del portaaeronaves «Dédalo» y de otros

buques de nuestra escuadra en Ceuta ha llevado a ciertos analistas a militarizar el problema de la

reivindicación marroquí.

Son muchos los españoles para quienes la única amenaza perceptible se encuentra al sur del Estrecho de

Gibraltar y no en los misiles soviéticos, en el Mediterráneo o en las islas Canarias. A este tipo de

percepciones ayudan, sin duda, las periódicas y permanentes reivindicaciones marroquíes y la utilización

periodística de los planes de defensa militar previstos por nuestras Fuerzas Armadas para un caso de

emergencia, y permanentemente renovados y actualizados.

Constituye un tópico decir que en el terreno defensivo las potencialidades marroquíes y españolas no

aguantan una comparación seria, y no sólo en el terreno de contingentes, material, capacidad tecnológica

y operatividad. Todos los datos indican que la inferioridad marroquí es más acusada en el terreno naval

que en el aéreo p en el terrestre. Y que incluso en estos dos apartados la superioridad española puede

establecerse en una relación de tres a uno.

No parece, sin embargo, que fuese en el terreno estrictamente militar donde se plantearían las mayores

dificultades en una situación límite o en sus prolegómenos. La posibilidad de que Marruecos utilizase sus

Fuerzas Armadas para «recuperar» Ceuta y Melilla sin previo aviso o sin que mediase una estrategia de la

tensión acumulativa. Por el contrario, lo que se ha llamado ya la «marcha de la tortuga» tendría su reflejo

en medidas aisladas o coordinadas que afectarían a la logística, tanto militar como civil, de ambas

ciudades.

Dependencia logística

Es público y notorio, que Ceuta y Melilla dependen de Marruecos en una serie de capítulos tales como el

abastecimiento de aguas, suministros alimentarios, mano de obra y (sobre todo, Melilla) comercio. La

utilización de estos factores de dependencia por parte marroquí no debería echarse en saco roto, máxime

cuando hace unos años en la ciudad de Melilla se produjo un «ensayo general» de lo que podría suceder si

las autoridades marroquíes decidieran cerrar la frontera, o simplemente cerrar el grifo, por razones

simplemente «técnicas». El ensayo general al que nos referimos se produjo cuando hace tres años fue

detectado un brote de cólera en Melilla, y según los expertos el origen del mismo era marroquí. Se

cerraron entonces las fronteras, y al cabo de unos días la actividad comercial y profesional de la ciudad

estaba paralizada.

Por poca imaginación que se tenga convendría prever uno o varios sucesos de estas características,

naturales o provocados, que inevitablemente llevarían a las dos ciudades a su bunkerización. La

bunkerización de Ceuta y Melilla sólo seria resistible si se dotara a las dos ciudades, de un nivel de

autosuficiencia, en servicios y abastecimientos que en la actualidad no tienen. En diversas ocasiones las

fuerzas vivas de ambas ciudades pidieron al Gobierno de Madrid que se facilitara la autosuficiencia en

agua, electricidad, alimentos, etcétera, teniendo en cuenta que algún día tal vez las fronteras con

Marruecos podrían cerrarse. Con gráfica exactitud pedían recientemente los ceutíes en un «documento

unitario» publicado por ABC que se reconociera a la ciudad el carácter de isla.

 

< Volver