Palabras del Rey en la cena de Numeyri. 
 Jamás transigimos en nada que pueda atentar a nuestra integridad territorial  :   
 El monarca español subrayó la importancia de la OUA para conseguir un acuerdo en el conflicto del Sahara. 
 ABC.    11/10/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

PALABRAS DEL REY EN LA CENA A NUMEYRI

"JAMAS TRANSIGIREMOS EN NADA QUE PUEDA ATENTAR A NUESTRA INTEGRIDAD

TERRITORIAL"

El Monarca español subrayó la importancia de la O.U.A. para conseguir un acuerdo en el conflicto del

Sahara

«Estamos dispuestos a prestar nuestra colaboración para que el diálogo euro-africano sea más

constructivo y eficaz», señaló el Rey Don Juan Carlos en la cena de honor ofrecida anoche en honor del

presidente del Sudán, Gaafar el Numeyri, quien inició ayer su visita oficial a España. A la cena asistieron

varios ministros y representantes de los partidos parlamentarios.

El Rey empezó diciendo: «Constituye para mí una gran satisfacción recibiros hoy aquí, acompañado de

vuestro vicepresidente y ministro de Asuntos Exteriores y de los ministros encargados de impulsar el

desarrollo y el bienestar de vuestro gran país. Me complace tanto más cuanto que se trata de la primera

visita que haya realizado nunca a España un presidente de la República Democrática del Sudán.

El Sudán ha ejercido siempre una gran fascinación para los españoles. Cuna de una de las más viejas

civilizaciones de la Humanidad, vuestro pasado histórico está lleno de resonancias. Recibimos al

arquitecto del Sudán de hoy, libre e independiente.

AFECTO.—Sois el jefe del Estado —señaló más adelante— de un gran país árabe y también africano.

Vuestra Excelencia sabe del afecto fraternal que los españoles sentimos por la nación árabe, y por todos y

cada uno de los Estados y pueblos que la componen. Sus justas causas las hemos hecho nuestras, con el

sacrificio incluso de nuestros propios intereses materiales, con desprendimiento sincero, por creer obede-

cer así a los dictados de la justicia y de nuestra propia tradición. El pueblo español está seguro de que esta

clara postura será siempre comprendida, apreciada y correspondida por los pueblos árabes. Estos saben

que jamás transigiremos en nada que pueda atentar a nuestra integridad territorial.

Esos lazos entrañables que nos unen con el mundo árabe y el grave peligro que para la paz mundial

entraña el problema del Oriente Medio, son causa de que su solución haya constituido siempre para

España motivo de profunda preocupación.

Señor presidente: Vuestra Excelencia ha definido al Sudán como el microcosmos de África. Por ello, con

gran acierto, la Organización de la Unidad Africana aceptó reunirse en su decimoquinta Conferencia

«cumbre» en Jartum, la ciudad de los dos Nilos. La O.U.A. ha sido el foro de un debate franco y sincero,

y de un año de evidentes dificultades para el Continente africano, la prudencia y habilidad de vuestra

dirección y de vuestra objetiva presidencia, han supuesto un especial éxito para el país anfitrión y, al

mismo tiempo, ha reforzado la credibilidad de la Organización. El conjunto de las resoluciones aprobadas

hablan del alto nivel de madurez política alcanzado.

SAHARA.—Confiamos en que bajo vuestra presidencia el Continente africano continúe avanzando en el

camino de la solución de sus problemas. Entre éstos, merece especial preocupación a España, dada

nuestra vecindad y los lazos que nos unen a las partes implicadas, la tensión en el área mogrebí, en torno

al Sahara occidental.

Señor presidente: Deseo que, en su calidad de presidente de la O.U.A., recoja Vuestra Excelencia el

mensaje de amistad y de cooperación del pueblo español. España no tiene ningún contencioso con los

países africanos que pueda impedir la posibilidad de excelentes relaciones. Deseamos tenerlas amistosas

con todos los pueblos de ese Continente y deseamos, además, profundizarlas y darlas contenido real y

concreto en la medida de nuestros recursos.»

 

< Volver