Autor: Ostos López, Manuel Eulalio. 
   El Polisario guarda silencio sobre la suerte de los pescadores españoles     
 
 El País.    19/11/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INTERNACIONAL

EL PAÍS, sábado 19 de noviembre de 1977

El Polisario guarda silencio sobre la suerte de los pescadores españoles

MANUEL OSTOS, Argel

Mientras el Frente Polisario sigue manteniendo oficialmente el silencio en lo que concierne a la

desaparición de tres pescadores españoles en aguas del Sahara occidental, Argelia ha señalado que el

incidente es una «maniobra grosera» para desacreditar al pueblo saharaui y ocultar su tragedia. Pero las

acusaciones más graves de los argelinos se dirigen a Senegal, al que estiman implicado en el «eje de

agresión» formado por París y Rabat. El ministro de Relaciones Exteriores argelino, Abdelaziz Buteflika,

ha declarado por otro lado que Túnez no debe desinteresarse de las consecuencias que tendría para el

Magreb una violación de las fronteras argelinas.

Aludiendo a las declaraciones hechas por el presidente del Senegal, Leopoldo Senghor, quien afirmó que

tres personas de ese país habían desaparecido en el curso de una de las acciones militares del Polisario, la

agencia oficial de prensa argelina estima que el propósito de Dakar sería promover posibles reacciones

contrarias a los saharauis en la opinión negra africana.

En cuanto al tema de los pescadores canarios, la agencia argelina, que probablemente desconoce todos los

hilos de la trama, se pregunta si la emoción suscitada en España no es una justificación destinada a limitar

el impacto de las recientes manifestaciones a propósito de las ventas de armas a Marruecos, así como un

intento de frenar las exigencias en favor de la Revisión del acuerdo tripartito. La campaña de acusaciones

a la actitud gubernamental francesa sigue ocupando casi todas las energías de la prensa argelina,

adquiriendo tonalidades cada vez más negras. París no sólo es acusa, da de haber tejido una red de

cómplices a lo largo del continente africano, sino de actuar incluso con verdadera «miopía» política.

 

< Volver