Autor: Urbano, Pilar. 
   Sahara, Tercer Grado     
 
 ABC.    16/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SAHARA, «TERCER GRADO»

Mientras en París se debatía el futuro de Gibraltar, en Madrid-Congreso las manecillas del reloj marcaban

«Sahara, hora pasada» y «Constitución, hora presente». La Ponencia Constitucional se reunía, sin Peces-

Barba. «Estamos desplegando toda clase de esfuerzos y maniobras para lograr el consenso», me dice

Pérez Llorca (Unión Centro Democrático), ya en el umbral de la habitación de trabajos. ¡E1 consenso! Y

sobre las espaldas del Rey se quiere echar también esta carga: motor del cambio, árbitro de la democracia

plural y, ahora, negociador del entendimiento constitucional. Un rumor circula por los pasillos, en simultáneo

con su mentís: «¿Roca Junyent, presidente de las Cortes por cese de Hernández Gil? El diputado catalán lo niega

como «bulo infundado», y después agrega «que quizá se trate de un globo sonda interesado...». Las teorías se

cortan en un punto: Miquel Roca, desde esa presidencia, podría restaurar el consenso perdido. Con buen humor,

el presidente Hernández Gil le dice: «Por mí, te ofrezco el despacho rápidamente.»

• EL «TERCER GRADO» SOCIALISTA

En la sala verde de Comisiones sigue el maratón del Sahara. Ayer comparecieron tres ex ministros de

Arias: Alvarez Miranda, Carro y Cortina Mauri. Sorprende a todos que Alianza Popular no pregunte nada.

Lo comento con López Bravo: «No queremos hacer interrogatorios porque no estamos de acuerdo con

todo este montaje. Yo, personalmente, no creo que sirva para nada.» Después me recuerda que «el gran

país socialista Argelia, tan defendido por los del P.S.O.E., fue quien falló en el momento decisivo», y

profetiza: «La autodeterminación saharaui ahora, óigalo usted bien, Pilar, costará una guerra.» Y es lo

cierto que a la luz de las nueve declaraciones oídas, el denostado Gobierno Arias evitó, cuanto más, una

guerra inútil; cuanto menos, una «massacre» que hubiera sido imperdonable.

• CORTINA: «NO HA HABIDO ENSAYOS»

He salido un momento de la sala. Al regresar oigo que Carro —ex ministro de la Presidencia— declara:

«No, no tengo documentos oficiales. Hubiese hecho un mal servicio a mi país reteniendo documentación

de mi paso por el Gobierno...» «¿Que si existió la "opción Waldheim"? Sí, existió. Pero tardía e

inútilmente. Las Naciones Unidas fueron ineficaces para resolver en el Sahara un conflicto caliente...»

En un descanso, pregunto a Cortina y al general Blanco si se reunieron los informantes antes de

comparecer en el Congreso para cotejar sus datos e informes. Me aseguran que no se reunieron con nadie:

«Somos espontáneos. Entre nosotros no ha habido "ensayos" ni puestas en común.»

• CARRO: ALTA TENSIÓN

Hay un momento tenso en la sesión cuando el socialista Marín —aquel chico barbudo que blandió contra

Calvo-Sotelo y Víctor Moro los Acuerdos Pesqueros, ¿recuerdan?— pregunta a Carro «si el interés por

mantener en su trono feudal al Rey Hassan II no respondía más bien a afinidades entre dos regímenes

igualmente absolutos y autoritarios». Carro se exalta y responde que «entender así las relaciones

internacionales es rebajarlas a un nivel que yo no acostumbro». Y ante cierta pregunta tendenciosa del

socialista catalán Lluch, el ex ministro «saltó»: «¿Que yo he atribuido la responsabilidad de lo que allí

pasó al Ejército? ¿Quién ha hablado de "responsabilidad"? ¿No será que usted busca "responsables",

empeñándose en manchar una página limpísima de la Historia de España?»—-Pilar URBANO.

 

< Volver