Señor Hernández Gil, en el Club Siglo XXI. 
 "La monarquía ha de pronunciarse sobre la integración de España en Europa"     
 
   16/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SEÑOR HERNÁNDEZ GIL, EN EL CLUB SIGLO XXI

«LA MONARQUIA HA DE PRONUNCIARSE SOBRE LA INTEGRACIÓN DE ESPAÑA EN

EUROPA»

MADRID, 16 .(ResumeN de PYRESA.)- «¿Estamos prestando al Derecho comunitario de la integración

en Europa una atención digna de su importancia? Como español pienso que la Monarquía tiene aquí un

gran problema sobre el cual, necesariamente ha de pronunciarse», dijo el profesor don Antonio

Hernández Gil en el curso de una conferencia que, sobre el tema «El derecho como factor cultural de

unidad», pronunció anoche en el Club Siglo XXI. Al acto asistieron los ministros de la Vivienda

y Planificación del Desarrollo, los ex ministros señores Fernández-Cuesta, Garicano Goñi y Sánchez

Bella; el presidente del Tribunal Supremo, señor Suva Melero; la delega da nacional de la Sección

Femenina, Pilar Primo de Rivera; procuradores en Cortes y consejeros nacionales y otras personalidades.

Consideró el conferenciante el alcance de la cooperación Jurídica más allá de los módulos del

nacionalismo y el Estado, para verla predominantemente en los paños constituidos por el Derecho

comparado, el Derecho internacional en sentido amplio, el Derecho internacional privado y la llamada

supranaconalidad, presupuesto del Derecho comunitario de 1a integración.

Dijo luego el profesor Hernández Gil que la integración de Europa en el Mercado Común no excluye,

aunque ha tenido un inmediato objetivo económico, el punto de vista político a pesar de que no se llegue

a una política común. «La Comunidad añadió— viene a ser una identidad de fines y valores capaz de

traducirse en una coparticipación exponente de una coincidencia con entidad para continuar.» Subrayó

posteriormente que España fue precoz en la creación de la unidad nacional, superadora en su día de mas

menudas estructuraciones políticas, y que incluso puso en marcha —con mayor fuerza anticipadora

todavía— la idea de un concierto universal de hombres y pueblos. Se preguntó luego el profesor si

nuestra significación de hoy se corresponde con la de nuestro sentido y la de nuestro tiempo europeísta,

americano, cristiano y ecuménico.

En la última parte de su disertación el señor Hernández Gil se ocupó del acercamiento español a Europa,

sus posibilidades y sus límites.

 

< Volver