Autor: Urbano, Pilar. 
 La delegación del Consejo de Europa chequeó nuestra política con vistas al ingreso de España en dicho organismo. 
 "España cambia favorablemente: se democratiza"     
 
 ABC.    04/09/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 31. 

ABC. SÁBADO 4 DE SEPTIEMBRE DE 1976 PAG 9.

LA DELEGACIÓN DEL CONSEJO DE EUROPA CHEQUEO NUESTRA POLÍTICA CON VISTAS

AL INGRESO DE ESPAÑA EN DICHO ORGANISMO

«ESPAÑA CAMBIA FAVORABLEMENTE: SE DEMOCRATIZA»

MOMENTOS antes de su partida hacia Estrasburgo, charlé ayer con los cuatro miembros de la

Delegación del Consejo de Europa que, durante cuarenta y ocho horas de infatigada actividad, han

chequeado nuestro organismo político a fin de elaborar el informe que ha de presentarse y debatirse en la

Asamblea parlamentaria de dicho organismo europeo el 21 de septiembre. Ese día, España comparecerá

ante la Europa de los diecisiete países «consejeros». El resultado de la sesión dictaminará si nuestra

eurofísonomía y el pulso de nuestra democratización es o no apto para el acceso al Consejo de Europa.

Así de sencillo, asi de interesante.

«El Gobierno español se ha percatado de esta importancia —me dicen casi al unísono los señores Hofer y

Reale—_y nos han concedido el honor de su atención por espacio de muchas horas.»

«Hace un año no se nos permitió la entrada. Ahora España mira a Europa con otros ojos, con otro

interés.»

«El Gobierno tiene pendiente la legalización de los objetivos de conciencia y de la libertad asociativa

sindical.»

La legalización del comunismo, problema difícil y delicado.

«El Gobierno español va a tomar medidas concretas contra la inflación y el paro.»

«Tienen ustedes demasiados grupúsculos políticos. Deberían aglutinarse cara a las elecciones generales.»

EUROPA AUSCULTA A ESPAÑA

Los miembros de la Delegación, que antes de visitar Madrid habían estado en Barcelona, son Walter

Hofer, un catedrático y parlamentario liberal suizo; el democratacristiano italiano René Reale, el

socialista francés Clámele Delorme y el secretario de la Comisión de Países no Miembros del Consejo de

Europa, Roger Massie.

No es ésta la primera vez que el Consejo comisiona una Delegación para auscultar de cerca «el caso

español».

«En dos o tres años —me Indican— ya hemos hecho tres informes. Este será el cuarto. Esperemos, así lo

deseamos todos, que el año próximo España pueda ser miembro de pleno derecho del Consejo de Europa.

Si se cumple el calendario que el Gobierno nos ha indicado, entonces puede pasarse a discutir esa

admisión. El próximo día 25 ingresará Portugal.»

—¿Difiere ese calendarlo del Gobierno del que la Prensa española conoce?

—El presidente y algunos ministros nos han dicho que tienen ustedes pendientes un referéndum, una

verdadera consulta popular nacional, para antes del 15 de diciembre. Y que a partir de entonces se podrá

acometer la, reforma, de modo que haya elecciones generales, como en cualquier país democrático, antes

de junio del 77.

DE LA ESPAÑA DE FRANCO, A HOY

—Ustedes han estado aquí antes de la Monarquía, en tiempos de Franco. ¿Podrían sintetizarme las

diferencias más notables que aprecian entre la Hispana de antes y la de hoy?

—Se pueden constatar ya progresos considerables de liberalización de la vida política. España está

embarcada en un proceso, que creemos sincero, de democratización Pero falta el referéndum, faltan las

elecciones parlamentarias por sufragio universal, para que existan unas Cortes representativas; faltan

también las garantías le sales de los derechos humanos. Y precisamente en estos puntos es donde están,

hoy por hoy, las dificultades para la integración europea de España. El Gobierno nos ha parecido

plenamente consciente de ello v bien dispuesto a operar esos cambos sin embargo..

—¿Sin embargo.. ?

—Ya actualmente, la diferencia entre esta España de la Monarquía y la de Franco es muy grande. Mire

usted un ejemplo gráfico: hace dos años no fuimos recibidos por ningún miembro del Gobierno, la

autoridad más alta que nos atendió fue un subsecretario. Hace exactamente un año, cuando yo quise venir

para elaborar mi «rapport», como ahora —me explica Reale—, ¡ ni siquiera se me permitió la entrada en

el país! Podía pensarse que a España no le interesaba la llamada de Europa.

MAS DE UNA HORA CON EL PRESIDENTE

Y esta vez la Delegación ha visto cómo se les abrían las más innaccesibles puertas del Gobierno: los

ministros de Asuntos Exteriores (Oreja Aguirre), de Relaciones Sindicales (De la Mata), de Justicia

(Lavilla). de Gobernación (Martín Villa) conversaron extensamente con ellos, asistidos por algunos

subsecretarios de sus Departamentos respectivos.

—El propio presidente Suárez nos concedió una audiencia de más de una hora, cordial, franca y abierta.

Lástima que no podamos dar información y detalles de esas conversaciones; pero se conocerán cuando

celebremos el debate en la Asamblea del Consejo de Europa el día 21. Está usted invitada. Sería un honor

para nosotros, y una alegría, que un periódico como el suyo quisiese estar presente en los debates.

-¿Podría decirme si han hablado de la aplicación de la amnistía?

—La amnistía fue una petición del Consejo de Europa al Gobierno español. Era realmente necesaria. Sí

que hemos hablado de los objetores de conciencia. El Gobierno tiene en proyecto inmediato un estatuto

legal que los permita.

—¿Y sobre el tema de la reforma sindical? ¿Se liquida el sindicalismo vertical?

—Se nos ha indicado que en este misma mes se hará público un texto legal que autorice la asociación

libre de los sindicados.

—¿Le han mostrado el borrador de nuestra reforma constitucional?

—De eso, no sabemos nada.

—Sin duda habrán tratado la cuestión de la legalización del Partido Comunista. Una mayoría no lo desea;

y una minoría, muy sonada, la reclama casi como condición para ir a las urnas.

—Esa cuestión del comunismo legal es muy difícil. En España, además, por razones históricas y de

ideología, muy delicada. Nosotros no podemos intervenir, sería una injerencia. En cualquier caso, lo que

podemos es ayudar con un consejo, mediar, escuchar..., pero nada más.

—Al practicar su chequeo, habrán constatado ustedes el bajo pulso de nuestra economía, ¿qué hay de

esto?

—Se nos ha asegurado que el Gobierno va a turnar medidas concretas y diversas para subsanar la

inflación y el paro laboral. Son dos problemas acuciantes.

¡LA POLÍTICA ESPAÑOLA ESTA SERVIDA!

—¡Oh, vraiment. mademoiselle. la situation á l´Espagne a changée! El concepto positivo que nos

llevamos es éste: Las puertas de España se han abierto a Europa. La disposición es favorable. España mira

a Europa con otros ojos...

La Delegación, además de recorrer alfombrados pasillos ministeriales y de Presidencia, tuvo acceso a

significativos sectores de la vida política española: departió en el Palacio de Exposiciones y Congresos

con algunos miembros del Grupo Parlamentario Independiente. Conversaron en entrevistas separadas, con

«cabezas de fi-la> como Felipe González. Fraga, Alvarez de Miranda. Camuñas... Y de su última cena en

Madrid, pagó la factura «un grupo de políticos de la oposición».

—Nos preocupa que tengan ustedes tanta dispersión de grupúsculos y asociaciones. ¡Demasiados! —

comenta el jefe de la Delegación, Mr. Hofer—. Es preciso que se aglutinen por tendencias similares, cara

a las elecciones.

—i En eso estamos, señor!—Pilar BAÑO.

 

< Volver