Autor: Sebastián Bueno, Pablo. 
 Ministros de Asuntos Exteriores de la CEE. 
 Interés por retrasar la entrada de España     
 
 Diario 16.    09/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Ministros de Asuntos Exteriores de la CEE

Interés por retrasar la entrada de España

Pablo Sebastián

BRUSELAS, 9 (Corresponsal D16) .—Mal día para la política exterior española de cara al Mercado

Común. Los debates de ayer en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores finalizaron con

perspectivas poco claras, por no decir pesimistas.

El tema de la adaptación del acuerdo España-CEE de seis a nueve y las posibilidades de ampliación de la

comunidad a otros países fueron los temas claves del Consejo, en el que también se habló del ya

tradicional problema de la pesca, de las relaciones CEE-Japón y en el que se firmó un protocolo adicional

CEE-Israel que incluye ventajas económicas y financieras para este país.

Sobre las negociaciones España-CEE (en fracaso permanente desde hace cuatro años), los ministros de

Asuntos Exteriores volvieron a las andadas. El Consejo decidió evitar al Comité de Representantes

Permanentes (COREPER) y a los expertos de la Comisión Europea la continuación del debate a nivel de

expertos. El Consejo pidió a la Comisión que los técnicas evalúen las posibles consecuencias en la CEE

que causaría la concesión de ventajas arancelarias a España en ciertos productos agrícolas.

La decisión de nunca acabar

Una vez más se inicia el Ping-pong Consejo - CORE-PER y viceversa. Pero lo que nunca llega es una

decisión última, una voluntad política del Consejo. En la mesa de los ministros estaba situada ayer tarde

la cuestión española con varias alternativas: simple adaptación jurídica del acuerdo, adaptación con

concesiones agrícolas y adaptación con concesiones agrícolas europeas y contrapartidas industriales

comunitarias. Estas tres posturas, que representan, respectivamente, las posiciones de Francia e Italia,

Alemania y Holanda, y Gran Bretaña, Bélgica y Dinamarca se enfrentan a la ya conocida posición

española de solicitar una adaptación económica con fuertes concesiones agrícolas que compensen la

ampliación de la CEE y la discriminación por los acuerdos que los "nueve" firmaron con otras naciones

mediterráneas.

Pero lo peor de este debate, que queda aplazado, al menos, por un mes es que para finales de Junio de este

año todo debe quedar arreglado entre España y la Comunidad, según lo establecen los tratados de

adhesión de Gran Bretaña, Dinamarca e Irlanda a la CEE, firmados en 1973. Si Madrid permanece en sus

"trece" y la CEE no unifica sus posiciones acercándose a la española, difícil se ve el acuerdo y difícil se

ve la negociación.

La voluntad política, invisible

¿Qué salidas entonces? ¿Denuncia del acuerdo España-CEE? ¿Denuncia de Gran Bretaña, Irlanda y

Dinamarca ante la Corte de Justicia comunitaria por no cumplir los tratados? Las denuncias, posibles, son

palabras mayores y nadie quiere llegar a ello. Pero para evitarlo la única salida está en la voluntad política

de los "nueve" frente a España, que por el momento no aparece por ningún lado.

El segundo tema que interesa a España de los debates del Consejo es el de la ampliación de la CEE. Los

"nueve" parecen dispuestos a decir un "sí, pero..." a Portugal, y ello es motivo de reflexión para los

españoles. La comunidad no puede negar el ´si" que obliga el Tratado de Roma, pero puede atrasar su

aplicación. Así lo desean muchos países del Consejo de Ministros de la CEE, así lo insinuó ayer el

presidente de la Comisión, Roy Jenkins, en su discurso. ¿Motivos? De toda índole: Políticos y

económicos especialmente para ambas partes, para Portugal y para la Comunidad.

 

< Volver