Más de medio millón de obreros sobrarán en España en 1980     
 
 Diario 16.    21/02/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Más de medio millón de obreros sobrarán en España en 1980

MADRID, 21 (D16).-España tendrá en 1980 un excedente de 580.000 trabajadores, afirma el profesor Livi-Bracci en un reciente estudio sobre migración de mano de obra en Europa realizado por encargo de la Comisión Europea de la CEE.

Los demás países mediterráneos no tendrán mejor suerte. El exceso de trabajadores portugueses oscilará para la misma fecha entre 300 y 454.000, mientras que Yugoslavia y Grecia pueden llegar a tener un excedente de casi tres millones, en el primer caso, y entre 270 y 660.000, en el segundo. En cuanto a Turquía, ya produce el 50 por 100 de la mano de obra excedentaria en el Mediterráneo.

Aunque esta situación conduce a fortalecer los movimientos migratorios, la existencia de más de un millón de parados en Gran Bretaña, Francia y Alemania Federal tiende a restringir la libre circulación de mano de obra.

Livi-Bracci asegura que a medio plazo hay que descartar cualquier posibilidad de que se reduzcan las barreras impuestas a la entrada en los países de la CEE de trabajadores provenientes del área mediterránea. En el Instituto Español de Emigración confirmaron a D16 tales previsiones. Agregaron que aunque la crisis económica occidental fuera superada por completo, las naciones europeas receptoras de mano de obra adoptarán una política distinta a la seguida hasta el momento. Exigirán mayor cualificación y una utilización mayor de los recursos laborales ya existentes entre la población emigrada, como serían las mujeres y los niños.

El año pasado, la nueva emigración española sufrió este cambio de orientación en los países receptores.

Las cifras oficiales apuntan que salieron de España 12.055 trabajadores, contra 20.610 en 1975. La disminución fue del 42 por 100.

España expulsa mano de obra

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico anticipa una tasa de crecimiento del 1,5 por 100 para la economía española durante 1977. "Ese incremento -dice el informe de la OCDE- será claramente insuficiente para poder absorber el crecimiento vegetativo de la población activa y para dar empleo a los emigrantes que retornan y cuyo número sigue aumentando todavía."

La población activa aumentará este año en España en 170.000 personas, según medios oficiales consultados por D16. En los mismos medios se señaló que la posible entrada de España en la CEE exigiría una adaptación mínima de las normas vigentes sobre emigración a la situación de paro en España.

El acuerdo preferencial de 1970 entre España y la CEE sólo hace referencia a los Intercambios comerciales. En el curso de las negociaciones, la Comisión Europea se limitó a destacar que los problemas de mano de obra de terceros países no entran dentro de las competencias comunitarias y que toda reglamentación en esta materia debería ser establecida en base a convenios bilaterales entre los países interesados.

La cláusula del Tratado de Roma sobre libre movilidad de la mano de obra -cláusula adoptada en el

año 1968- deja mucho que desear en su aplicación práctica.

Para que "cada ciudadano miembro tenga el derecho de pretender, a nivel de igualdad, cualquier empleo ofrecido en el seno de la CEE, cualquiera sea su nacionalidad, y de circular libremente dentro del Mercado Común", los trabajadores han de ser libres de emigrar, no impedidos ni estar obligados a ello por razones económicas o como consecuencia del paro, y deben poder escoger libremente entre una gama de empleos claramente descritos que ofrezcan, asimismo, condiciones de trabajo aceptables. Esto dice el Tratado de Roma, pero mientras subsistan diferencias eco-nómicas entre países ricos y países pobres, el libre movimiento seguirá siendo una declaración vacía de sentido.

 

< Volver