Autor: Portillo, Joaquín. 
 Relaciones España - CEE. 
 Negociación sobre los agrios  :   
 Problemas en torno a los aranceles aplicables por el Reino Unido. 
 Ya.    12/07/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

12-VII-77 INFORMACIÓN DEL EXTRANJERO Pag.9 ya

Relaciones España-CEE

NEGOCIACIÓN SOBRE LOS AGRIOS

Problemas en torno a los aranceles aplicables por el Reino Unido

(De nuestro corresponsal, Joaquín Portillo.)

Una nueva sesión de negociación celebrarán el miércoles, día 13 de Julio, en Bruselas, las delegaciones

de España y de la Comunidad Económica Europea (CEE) para intentar otra vez llegar a un acuerdo sobre

las condiciones de acceso de los agrios españoles al mercado británico.

Este problema parece el de más difícil solución en el marco de las conversaciones que vienen celebrando

las dos partes para extender al Reino Unido, Irlanda y Dinamarca los contenidos—arancelarios y no

arancelarios—del viejo convenio comercial hispano-comunitario de 1970.

Los agrios españoles, que, con los vinos de Jerez, constituyen la partida más importante de la exportación

agraria española a los "nueve", se benefician en Francia, Alemania, Italia y Benelux, en virtud del citado

acuerdo de 1970, de una rebaja aduanera del 40 por 100.

Esa rebaja, y dudo que el arancel comunitario para los agrios su-pone un 20 por 100 "ad valorem", es

decir, un 20 por 100 del valor de la mercancía, hace que nuestras naranjas entren en los mercados

continentales de la CEE con un arancel rebajado, que es del 12 por 100 "ad valorem".

DERECHOS DE ENTRADA

En el Reino Unido, gran importador de nuestros agrios y demás frutas y hortalizas españolas, Madrid y

Bruselas llegaron hace_años a un compromiso que consistía en que Londres continuaría aplicando para

los productos agrarios citados de España el arancel nacional británico, que (citamos de memoria) viene a

ser de un 4 por 100 sobre e1 valor de la mercancía.

A ese compromiso ambas partes coincidieron en denominar "statu quo" o "stand still".

Ahora, desde el pasado 1 de julio, al alinear los ingleses sus tarifas aduaneras con el resto de la

Comunidad, deberían, teóricamente, elevar los derechos de entrada para los agrios españoles hasta el 12

por 100 que aplican los demás Estados comunitarios.

Sin embargo, la delegación española—después de contactar separadamente con las delegaciones

nacionales de la comunidad—d e j ó establecido desde el pasado 27 de mayo que los británicos

continuarían manteniendo el "statu quo" ahora en cuestión hasta por lo menos finales de este año. Y ello

tanto para los agrios como para los demás frutos y hortalizas de la exportación española incluidos en el

patinete de la negociación.

Ante esta posición española., que no provocó objeciones por parte de la delegación negociadora

comunitaria, han surgido ahora protestas por parte de algunas delegaciones de los "nueve", concretamente

por parte de la delegación italiana, pese a que Italia no representa más que el 4 por 100 de las compras

totales de agrios que efectúa anualmente toda la Comunidad Europea.

TESIS INADMISIBLE

La posición comunitaria, según fuentes allegadas al Consejo de Ministros de los "nueve", habría, en

consecuencia, cambiado radicalmente en los últimos días. La nueva posición, al parecer, pretende que el

Reino Unido está obligado a elevar sus aranceles para los agrios españolas en un 8 por 100 más, es decir,

triplicando los actuales derechos de entrada.

Naturalmente, la delegación española no puede admitir esa tesis, entre otras razones porque ello podría

suponer un golpe mortal para la exportación de naranjas de España a Inglaterra, donde israelíes,

marroquíes, argelinos y demás productores de agrios del Mediterráneo disfrutan ya de condiciones de

entrada para sus naranjas (rebaja del 80 por 100 en toda la CEE mucho mejores que España. El embajador

Bassols, según se dice aquí, habría sido invitado, en consecuencia, a exponer las razones y argumentos

que avalan a España en este asunto ante la presencia de todas las delegaciones nacionales de los

"nueve"—en el seno del denominado Comité del artículo 113 del Tratado de Roma—, de la delegación

de la Comisión Europea y del Secretariado del Consejo de Ministros de la Comunidad, que tomará acta

del diálogo entre el representante de Madrid y el representante de la Comisión Europa, que será esta vez

el señor Duchateau. Se trata, por tanto, de una auténtica sesión de negociación oficial entre las dos partes

(España y la CEE) y no de una simple sesión informal. Esta sesión debería permitir a las dos partes

superar los malentendidos pendientes. Si fuera así, podría considerarse prácticamente—salvo

imprevistos—concluida por ahora la negociación España-CEE para extender el acuerdo a los "nueve". En

caso contrario, el debate continuaría en septiembre, y, de momento, no es posible saber qué medidas

arancelarias para los agrios tomarían los ingleses en un plazo inmediato.

 

< Volver