Autor: Saiz, José Ramón. 
 Comienza el periplo presidencial por la CEE. 
 Suárez entra en Europa  :   
 En Holanda y Dinamarca tratará de salvar las barreras políticas, mientras que en París y Roma intentará salvar las dificultades económicas. 
 Pueblo.    29/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

COMIENZA EL PERIPLO PRESIDENCIAL POR LA CEE

En Holanda y Dinamarca tratará de salvar las barreras políticas, mientras que en París y Roma intentará

salvar las dificultades económicas

LA HAYA (Holanda). (Por José Ramón SAIZ).

La llegada del presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, a la capital política holandesa, ha

coincidido con el punto más álgido de la crisis gubernamental por la que atraviesa este país desde hace

unas semanas. En efecto, la visita del jefe del Gobierno español se va a ver, en parte, deslucida, al

encontrarse a su llegada a Holanda con un Gobierno dimisionario, precisamente, horas después de que la

Reina Juliana haya encomendado la formación de nuevo Gabinete al cristiano demócrata Veringa. Así las

cosas, aún se desconoce, a la hora de transmitir esta crónica, quién llevará el peso del encuentro por parte

holandesa, aunque fuentes oficiosas han señalado que se cumplirá el programa acordado por ambas

delegaciones, es decir, esta mañana, a las diez, Suárez será recibido por su aún colega Joop del Uyl y al

término de esta entrevista, que se desarrollará en el Ministerio de Asuntos Generales (Presidencia del

Gobierno), seguirá un almuerzo de las dos delegaciones, y por último, los dos jefes de Gobierno

mantendrán, conjuntamente, una rueda de Prensa. Entre las previsiones, no se descarta que el presidente

Suárez mantenga una entrevista protocolaria con la Reina Juliana, y también con el encargado por ésta de

formar nuevo Gabinete.

• PRIMERA GIRA EUROPEA.—Con la llegada a La Haya, se inicia esta primera gira por

Europa del presidente Suárez, tras las elecciones del 15 de junio, lo que viene a ser, de igual

modo, la primera ofensiva diplomática, centrada en temas bien concretos, del tercer Gobierno de la

Monarquía. El segundo turno de países comunitarios que visitará Suárez abarcará Londres y

Dublín, y a finales de noviembre irá, en una tercera etapa, a Bonn, Luxemburgo y B ruselas, lo

que completará el periplo por la Europa de los Nueve.

Sin llegar a estudiar profundamente la estrategia diplomática por Europa de Adolfo Suárez, destaca, en

primer lugar, que el jefe del Gobierno español ha deseado afrontar, en este viaje que ha iniciado, la visita

a las capitales europeas más reacias a la candidatura española cara a la integración en la Comunidad

Europea. .Por ejemplo, en su estancia de una jornada en La Haya y Copenhague, Suárez in-tentará superar

las barreras políticas que estos dos países impusieron siempre a España en tiempos del anterior jefe del

Estado, mientras que con las visitas a París y Roma la diplomacia española intenta, igualmente, superar

las razones económicas por las cuales estos dos países se muestran más reticentes en cuanto a la inserción

de España en plazo breve en la Comunidad.

Pero el viaje presidencial, ya hemos dicho, ha comenzado con el imprevisto de encontrarse en Holanda

con un Gobierno dimisionario, si bien los contactos hispa-no-holandeses no dejan de ser importantes.

* CULTIVAR LA IMAGEN.—Las fuentes oficiosas españolas han rebajado la importancia

negociadora de este viaje hasta dejarlo a un simple contacto del presidente español con sus colegas

europeos. Ciertamente, el presidente Suárez tiene mucho que contar a sus homólogos Joop den Uyl,

Anker Joergensen, Raymond Barre y Giulio Andreotti, ya que en España han sucedido muchas cosas en

los últimos veinte meses. Por otra parte, internamente, el presidente aprovechará el viaje para cuidar su

imagen, ya que dispondrá de buenas oportunidades para estrechar manos y sonrisas en la cúspide del

poder de los países de la Europa occidental.

Aquí, en Europa, los europeos han empezado a olvidar los viejos tópicos, y de ello se dará cuenta Adolfo

Suárez, principalmente, en Holanda y Dinamarca, los dos países que más «dificultades» políticas han

venido imponiendo a nuestro país. De esta forma, la vía española» a la democracia que tanto asombró a

las cancillerías europeas, la va a explicar Adolfo Suárez a sus interlocutores europeos en vísperas de ese

primer debate que los Nueve abrirán, en Bruselas, los próximos días 19 y 20 de septiembre.

En los círculos comunitarios se concede, sin embargo, especial importancia a la visita del presidente

español. Tanto es así que los buenos oficios de la República Federal Alemana se han puesto en marcha en

pro de la candidatura española, y el canciller Schmidt se va a entrevistar en las próximas horas con el

primer ministro italiano Andreotti, con el fin de intercambiar puntos de vista sobre los impulsos españoles

de acelerar la negociación y no resignarse, como parece ser el camino de Grecia y Portugal, a la dura idea

de candidato «sine die».

• LA AGENDA DEL PRESIDENTE. — Desde que ayer noche el presidente llegara al aeropuerto de

Zeistienhoven, en Rotterdam, la actividad de Adolfo Suárez va a ser importante, ya que los temas que trae

en cartera son varios y cada cual más complicado. Así, el tema pesquero es primordial y las autoridades

españolas deberán volver a Madrid con algunos resultados concretos, ya que la situación del sector es

cada día más delicada. Este tema, posiblemente, será abordado en el encuentro Suárez-Joergensen, ya que

los daneses son elemento clave a la hora de que la CEE haga o no concesiones especiales a España. Otro

de los temas previstos en la agenda del jefe del Gobierno español es el de la situación de nuestros emi-

grantes en Europa.

Suárez, pues, ha entrado en Europa, donde le esperan múltiples contactos y cuatro jornadas agotadoras.

Además de entrevistarse con sus homólogos europeos, Adolfo Suárez se entrevistará también con los

presidentes de Italia y Francia. Giovanni Leone y Giscard d´Estaing, con la Reina Margarita de Dinamarca

y será recibido en las últimas horas de su periplo europeo por el Papa Pablo VI en Castelgandolfo.

O LA POSTURA HOLANDESA. — En estos momentos no se puede hablar de una postura definitiva del

Gobierno holandés respecto a España y a su ingreso en la Comunidad. Hay que tener en cuenta que las

relaciones hispano-holandesas se han venido desarrollando dentro de un marco nada más que templado,

sin que en ningún momento se pueda hablar de cordialidad excesiva. Sin embarco, el Gobierno holandés

ha demostrado estar sensibilizado ante la ampliación de la Comunidad, ya que unas semanas antes de caer

el Gabinete de Joop den Uyl, elevó a Bruselas un documento relacionado con estas negociaciones,

hablando, al referirse a la ampliación a tres miembros más —España. Portugal y Grecia— de países «con

problemas específicos en cada caso». Pero hay más. El Gobierno holandés sabe que existen problemas e

inconvenientes en la ampliación comunitaria, pero tajantemente opina que «consideradones políticas

importantes hacen necesario tomar una actitud positiva hacia la ampliación comunitaria». Es decir, la

postura holandesa señala como positiva esa incorporación, lo que viene a decir, de alguna manera, que si

Holanda ha sido el país más reacio e intransigente con el régimen anterior, hoy, este país evalúa con

simpatía todos los acontecimientos ocurridos en Madrid en los últimos meses. Tal es la coherencia

holandesa sobre este punto, que el gobierno holandés insiste en la necesidad de que «las comunidades

tiendan una mano a estas democracias que comienzan y las refugien para estimular a las fuerzas

democráticas de esos países».

LA HAYA: PRIMER CONTACTO

El presidente Suárez llegó a las ocho de la tarde de ayer a La Haya, primera etapa de su viaje oficial, y fue

recibido en el aeropuerto por el ministro de Asuntos Exteriores de aquel país, Max Van Der Stoel; el

embajador de España en La Haya, Ramón Sedó, y el embajador de Holanda en Madrid, señor Issingen.

Las primeras palabras del señor Stoel fueron para destacar la novedad que supone recibir en este país a un

jefe de Gobierno español. -Espero —dijo el ministro holandés— que con esta visita comience una nueva

etapa en las relaciones entre nuestros dos países y espero también que las conversaciones que se celebren

sean fructíferas.»

El presidente y sus acompañantes se dirigieron posteriormente a la sede de la Embajada española, donde

celebraron una cena de trabajo.

A primeras horas de la mañana de hoy el presidente Suárez tiene previsto recibir a representantes de las

fuerzas políticas presentes en la emigración y de la Federación de Padres de Familia Españoles. Fuentes

próximas al PCE y a CC. OO. indicaron que harían entrega al presidente de una carta en la que

expondrían sus intereses de cara a la integración de nuestro país en la CEE. El PCE y CC. OO. quieren

que en el futuro tratado de adhesión se especifique claramente el derecho de los trabajadores españoles a

circular libremente por los países de la Comunidad, derecho que no todos los miembros de la CEE están

dispuestos a reconocer.

Posteriormente está previsto el encuentro Suárez-Den Uyl, que tendrá lugar en la sede del Ministerio de

Asuntos Generales (Presidencia del Gobierno). Luego, el primer ministro holandés ofrecerá un almuerzo

a sus invitados, al término del cual mantendrá en compañía de Adolfo Suárez una rueda de Prensa.

Por la noche, tras recibir a los informadores españoles acreditados, el presidente Suárez tomará de nuevo

el avión para dirigirse a Copenhague.

 

< Volver